Nombre: Sólo ante el peligro / A la hora señalada
Categorías: Drama, Western
Director: Fred Zinnemann
Año: 1952

Otras reseñas para esta película

Tomás Obregon * * * *

Sólo ante el peligro / A la hora señalada (1952)

No debe ser fácil escribir, filmar y editar una película en tiempo real. Quiero decir: una película de una hora y media que cuenta una historia que ocurre en una hora y media. Debe haber unas cuatro o cinco en la historia del cine, pero ahora, en este momento, recuerdo muy bien dos. Una película del infravalorado John Badham, Nick of time, que le da una hora a un tipo común y corriente para asesinar a una candidata política. Y esta, High Noon, conocida como Sólo ante el peligro o A la hora señalada, en la que un sheriff honorable, Will Kane (Gary Cooper), trata de conseguir ayuda, durante un poco más de una hora, para enfrentar a un criminal que se dirige al pueblo en donde vive. Y en donde, ese mismo día, acaba de casarse con la señorita Amy Fowler (Grace Kelly) en una ceremonia breve, discreta, feliz, antes de emprender un incierto viaje de luna de miel.

Se dice que High Noon, dirigida por Fred Zinnemann (autor de clásicos como De aquí a la eternidad y A man for all seasons), ha sido una de las películas más proyectadas en la sala privada de la Casa Blanca. Se dice, también, que en tiempos del Comité de actividades antiamericanas (un grupo formado por la Cámara de representantes para descubrir supuestas organizaciones de izquierda), en tiempos de la lista negra de Hollywood (desde la mitad de los cuarenta hasta la mitad de los cincuenta), se convirtió en una crítica a la horrenda cacería de brujas que dejó familias destrozadas, un símbolo de la lucha por la libertad en el país que en teoría la defiende a ultranza. Era 1952. Y la paranoia rondaba todos los estudios de Hollywood.

La película, acusada por algunos de antipatriota (y entre esos algunos valdría la pena recordar a John Wayne), ganó 4 de los 7 premios Óscar para los que se encontraba nominada. Entre estos, uno para Gary Cooper. Recibió, en Estados Unidos, unos 8 premios más, incluídos 4 Globos de Oro y el reconocimiento de los críticos de Nueva York como la mejor producción del año. Prueba de que Hollywood, muy en el fondo, en la puerta de atrás del inconsciente, sabía que había cometido un error al entregar a los escritores que supuestamente eran comunistas. Prueba, también, de que la calidad de la película, más allá de sus interpretaciones, resultaba innegable. 

Sí es posible verla en tiempo real. Los relojes nos van anunciando cómo corre el tiempo, minuto por minuto, para que sintamos lo mismo que sentimos en el mundo: que todo es inevitable. Todo es memorable en High Noon. Los diálogos ("tengo que hacerlo", dice Kane: ese es todo el problema"), las actuaciones, los ángulos de las cámaras. Incluso la cancioncita que se repite hasta el cansancio. La pareja que hacen Grace Kelly y Gary Cooper es extraordinaria. El grupo de villanos inclementes es maravilloso. Y el temor de la gente, la forma como todos le dan la espalda a ese sheriff firme, nos recuerda de qué estamos hechos los hombres. No se le puede pedir más a una obra de arte. No se le puede pedir tanto a una película de género. Que nos recuerde, de paso, los errores que cometemos.    

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.