Nombre: Las sufragistas
Categorías: Drama, Basado en hechos reales, Histórica, De época, Crítica social
Director: Sarah Gavron
País: Reino Unido
Año: 2015

Otras reseñas para esta película

Samuel Castro * * *

Las sufragistas (2015)

Un voto efectivo

Los hombres la tenemos fácil. No parimos. No sangramos cada mes. Ninguna abuela nos dirá que no saldremos adelante si no nos casamos bien. Nadie supone que debemos cambiarnos el apellido al hacerlo. Jamás van a manosearnos en el transporte público suponiendo que nos vamos a quedar callados. Nuestros jefes nunca han pensado en pagarnos menos que a nuestro compañero de al lado, por hacer el mismo trabajo. A ningún amigo se le ocurrirá insultarnos diciendo que somos fáciles.

Parece obvio para esta generación, porque vivimos en un país occidental y nuestras leyes no las dicta la religión, que las mujeres y los hombres tenemos los mismos derechos, pero hace menos de un siglo la realidad era otra. Por eso, con decenas de películas acerca de las luchas por los derechos de las minorías raciales, lo primero que llama la atención es que no se hagan más cintas como Las sufragistas. En ella se relata la lucha que tuvo que dar un grupo de mujeres inglesas, en una larga y exasperante batalla llevada a cabo durante los años posteriores a la Primera Guerra Mundial, para que les permitieran votar.

Abi Morgan, la afamada guionista de Shame, construye varios personajes ficticios, que le permiten resumir en dos horas lo que en realidad fue una gesta de décadas, que involucró a cientos de mujeres. De esos personajes, el más destacado es Maud Watts, joven y tenaz obrera de una lavandería industrial, quien se interesa en las consignas de las integrantes de la “Unión Social y Política de las Mujeres”, luego de presenciar una de sus “acciones”. Esta organización, liderada por Emmeline Pankhurst (encarnada en pocas escenas por Meryl Streep), personaje histórico real, puso contra las cuerdas a las autoridades británicas, ejecutando acciones que llamaban la atención de la prensa, como hacer explotar los buzones públicos o cortar las líneas del telégrafo. Maud se suma al movimiento después de sufrir en carne propia la violenta represión con la que la policía repelía las manifestaciones femeninas. Su decisión le supondrá rechazo social, peleas familiares y sacrificios, que estas heroínas discretas enfrentaron para que la futura revolución femenina fuera posible.

La película, dirigida por Sarah Gavron con una refrescante vitalidad, inusual en el cine de época, consigue que entendamos lo que significaba la conquista del voto para unas mujeres que soportaban todo tipo de humillaciones al ser vistas como ciudadanas de segunda. Carey Mulligan, en una actuación brillante, logra conmovernos en ese paso del conformismo al compromiso político que vive su personaje, acompañada de un reparto preciso, que se destaca a pesar de que la principal debilidad del guión sea abandonar a su suerte a muchos de los personajes, concentrado en que entendamos el momento histórico.

Fallas menores que se disculpan por la oportunidad que brinda Las sufragistas de recordar uno de los muchos episodios que se han necesitado para que la vida de la mitad de la humanidad, sea menos difícil.

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.