Nombre: Revancha
Categorías: Drama, Deportes
Director: Antoine Fuqua
Año: 2015

Otras reseñas para esta película

Diana Ospina Obando * * *

Revancha (2015)

Golpes, muchos golpes
Seis meses  de  estricto entrenamiento físico llevado al límite le permitieron a Jake Gyllenhall ganar siete kilos de masa muscular y obtener la habilidad en el boxeo necesaria para encarnar, sin utilizar nunca un doble, al explosivo boxeador Billy Hope  en Revancha.

 

Gyllenhall me parece uno de los actores más completos de las nuevas generaciones.  Amante de las personalidades complejas no duda en asumir personajes marginales, atormentados, difícilmente clasificables. Gyllenhall se entrega por completo a cada rol y consigue diferenciarlos imprimiéndole a cada uno un toque personal (a pesar de que no necesariamente haga transformaciones físicas muy extremas). Baste recordar el adolescente atormentado  en Donnie Darko, el obsesivo caricaturista en Zodiac o, más reciente, al periodista sin escrúpulos en la genial Nightcrawler (disponible en Netflix), por citar solo algunos.

 

 En Revancha Gyllenhall lleva todo el peso de la película sobre sus  hombros y no desilusiona al darle vida al  imprevisible Billy que ha cosechado el éxito como campeón de boxeo.  La vida parece sonreírle a este huérfano que logró cambiar una vida de abandono y  pobreza gracias a su capacidad de reacción visceral cuando parece que todo está perdido y al apoyo incondicional de la mujer que lo acompaña desde que es era un adolescente problemático: su esposa Maurenn. Bastan unas pocas secuencias del inicio para saber que es un amor fuerte, cimentado a través de los años, el que los une.  Maurenn ha sabido contener y direccionar de manera adecuada la inmensa rabia que carga Billy quien se sube al ring  a darlo todo, sin ninguna técnica, sin saberse defender, sostenido solo por su instinto, su rabia, y el amor incondicional de su esposa. 

 

 El problema es que este cuadro beatífico. Esta familia feliz que ha logrado construir Hope apunta de golpes  y rabia se vendrá a pique, paradójicamente por  estas mismas dos razones.

 

Revancha es una clásica película de boxeo y respeta los códigos del género.  Lo que el espectador verá es la caída dolorosa de un ganador y sus esfuerzos determinados por reconstruir su vida y recuperar lo que queda de su familia resquebrajada.

Hay peleas, sudor, lágrimas  y golpes, muchos golpes. 

Esta historia clásica de un hombre que deberá recorrer los pasillos oscuros de sus miedos, mirar su dolor y volverlo su amigo para poder subirse a un ring a pelear por lo que le ha sido arrebatado  termina por conmovernos gracias a la fuerza que le imprime Gyllenhaal a su personaje y a los bien escogidos actores secundarios que acompañan de manera  pertinente  su búsqueda de redención.

Una película entretenida y conmovedora a la altura de las expectativas del género.

 

(Mención aparte merece el oponente, el villano, que, para mantener una moda que empieza a ser recurrente en el cine norteamericano, es colombiano. Independientemente del rol que juega en la película lástima, que una vez más, es imposible que el acento colombiano sea respetado (¿no se vería ridículo un irlandés hablando como inglés?). El caso es que para los productores norteamericanos cualquier nacionalidad latinoamericana pareciera hablar con un tono  entre  el mexicano y el supuesto neutral de Televisa. Y si es colombiano a eso se le suma  la palabra parce o un pues al finalizar cualquier frase. ¿Hasta cuándo? )

www.elgatoquepesca.com

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.