Nombre: Exodus: dioses y reyes
Categorías: Drama, Acción, Aventura, Política, Religiosa, Guerra, Biográfica, Histórica, De época, Thriller
Director: Ridley Scott
País: Estados Unidos
Año: 2014

Otras reseñas para esta película

Samuel Castro * * ½

Exodus: dioses y reyes (2014)

El héroe enojado

Si había un personaje de la Biblia que se ajustara a los héroes que tanto le gusta retratar a Ridley Scott, era Moisés. No sólo fue “criado por el enemigo”; además era un líder militar caído en desgracia (como Maximus en Gladiador, el título de la filmografía de Scott más claramente emparentado con éste), que tomaba las armas de nuevo a regañadientes y que se enfrentaba en su batalla decisiva a quien había sido su hermano durante media vida. Parecía que figura histórica y director estuvieran hechos el uno para el otro.

Pero Exodus: dioses y reyes no logra ser la gran película épica que uno pensaría que Scott quería hacer ni el complejo relato histórico mezclado con drama personal que se insinúa en algunas escenas. Es una película híbrida, con doble personalidad, que entretiene gracias a las habilidades para el espectáculo grandioso que siempre ha tenido Scott (miren esos planos “aéreos” de Menfis, o de las canteras donde trabaja esclavizado el pueblo judío) pero que falla más de lo aceptable cuando se adentra en los terrenos dramáticos que un personaje tan complejo como Moisés requería.

Por fortuna Scott acierta, como lo hizo cuando eligió a Russell Crowe para ser Maximus, en la elección de su actor protagónico. Es Christian Bale quien lleva el peso de la película sobre sus hombros y quien permite que las dos y horas y media del largometraje no se hagan eternas, gracias al compromiso que pone en dotar a su personaje de muchas dimensiones: es confiado y confiable cuando todavía es parte de la corte egipcia, es estoico para aceptar el destierro, casi delirante cuando se encuentra con el dios que lo llama para una misión, fanático convencido de sus acciones y luego un líder que duda, consciente de ser responsable del destino de un pueblo. Todas las emociones se traducen en los gestos de Bale, que nuevamente comprueba por qué es uno de los mejores actores de su generación.

Lastimosamente sólo puede elogiarse también el trabajo de Joel Edgerton como Ramsés, que hace más de lo que se esperaría con un guión al que se le notan las demasiadas manos que intervinieron en su construcción. De resto, actores como Sigourney Weaver, Ben Kingsley o Aaron Paul son apenas rostros llamativos que uno señala al reconocer pero que pasan por la trama sin pena ni gloria. Hasta María Valverde, como la esposa de Moisés, es más un adorno para que los guionistas pudieran poner también algún ingrediente de romance en la mezcla.

Hubiera sido interesante si en vez de darle tanto metraje a la secuencia de las plagas, visualmente perfecta, narrativamente monótona, los guionistas hubieran profundizado en los mejores momentos de Exodus, cuando Moisés, enojado y triste, tiene que hablar con ese dios colérico e impaciente (tal vez por eso retratado como un niño). Más de esa lucha entre la irracionalidad de la venganza y el razonamiento del buen líder, una discusión muy pertinente hoy en día, le habrían dado a la película la solidez argumental que al final nunca encuentra.

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.