Nombre: Los juegos del hambre: Sinsajo parte 1
Categorías: Drama, Acción, Aventura, Política, Fantasía, Romance, Guerra, Basado en una novela, Thriller
Director: Francis Lawrence
País: Estados Unidos
Año: 2014

Otras reseñas para esta película

Paula Andrea Chaparro * * *

Los juegos del hambre: Sinsajo parte 1 (2014)

Revolución en proceso

Desde su primera escena, el director Francis Lawrence marca el tono que tendrá toda la película. Uno oscuro, triste, literalmente gris, que contrasta violentamente con la vibrante paleta de colores que se ha manejado en entregas previas.

Y es una suerte, porque nos obliga a recibir sin agrado inicial a ésta nueva Juegos del hambre. Es de entender el descontento de los espectadores que tal vez no están familiarizados con los libros y que se engancharon con el mundo violento y postapocalíptico de Panem, porque, si bien en ésta nueva entrega hay acción, las cargas son mucho menores en comparación.

Sinsajo Parte 1 es una obra de preparación para algo más grande, y es evidente, pero también es indiscutible que lograron hacerla más satisfactoria de lo que pudo haber sido. Después de ese desprolijo rescate en la arena de los últimos juegos, tenemos a una desdibujada Katniss -interpretada efectivamente por Jennifer Lawrence-, quien ha pasado por más de lo que cualquiera podría soportar y ahora ha dejado de ser un títere del presidente Snow -el maravilloso Donald Sutherland- para convertirse en “estandarte volador” de la revolución. En el papel, suena maravilloso; en la realidad, la señorita Everdeen se ve abrumada por sus emociones más que por sus deseos de ser la cara de la rebelión.

Y es aquí donde la película se pone interesante, porque para evitar deprimirnos con la situación de la heroína, personajes secundarios hasta el momento comienzan a surgir con una sutileza admirable. Gale Hawthorne -interpretado por Liam Hemsworth-, ha adoptado una posición militar, mucho más acorde a su carácter subversivo, y brilla con luz propia a pesar de la intensidad del gris, dándole a Katniss una especie de faro en medio de su desesperación por Peeta Mellark –Josh Hutcherson-, quien ha caído en manos del Capitolio. El fallecido Philip Seymour Hoffman (a quien está dedicada la película), como Plutarch Havensbee, se nota cómodo bajo el mando estricto de la presidenta del Distrito 13, Alma Coin, a quien le da vida una simple Julianne Moore. Elizabeth Banks, Jeffrey Wright y Sam Claflin como Effie Trinkett, Beetee y Finnick Odair respectivamente, cuyos personajes son tal vez los que viven cambios más súbitos, brindan interpretaciones tan conmovedoras como realistas. Stanley Tucci repite como Caesar Flickerman, quien se ve inevitablemente afectado por la frialdad que invade a este Capitolio lleno de miedo subrepticio.

La cuota de humor negro, como en las entregas anteriores, está a cargo de Haymitch, un personaje hecho casi a medida para Woody Harrelson. Rostros nuevos como Boggs –una especie de guardaespaldas de Katniss, personificado por Mahersala Ali-, y el grupo de “documentalistas” tras la imagen pública del Sinsajo, encabezados por Cressida -Natalie Dormer en un rol plano-, resultan refrescantes para la historia aunque sus intervenciones sean casi insignificantes, en mi opinión.

Siendo justos, y tomando en cuenta todo lo que debía abarcar y explicar ésta película antes del “grand finale”, sale bastante bien librada y le pide al público (al que sabe que una revolución lleva más cerebro que balas y que seguramente no va a aburrirse con esta película sólo por ser más prudente que las anteriores) que se adhiera a una lucha de la cual ha sido parte activa desde que la señorita Everdeen se ofreció como tributo para salvar a su hermana Prim.

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.