Nombre: Interestelar
Categorías: Drama, Acción, Ciencia Ficción, Aventura, Fantasía, Road movie, Familiar, Thriller, Futurista
Director: Christopher Nolan
País: Estados Unidos
Año: 2014

Otras reseñas para esta película

Samuel Castro * * * ½

Interestelar (2014)

Las leyes del universo

¿Qué hay más sagrado que la promesa que le hace un padre a una hija? Ese hombre, cualquier hombre, se hará matar si es necesario para cumplirla. Pero ese mismo hombre, cualquier hombre, le ocultará a su hija que el mundo que conoce se aproxima a su desaparición, con el único fin de no quitarle la esperanza. En ambos casos, la lógica no es lo que impera, sino el sentimiento, el amor.

Ese hombre es Cooper, un astronauta viudo que no alcanzó a salir nunca de la estratósfera y que ahora vive con sus dos hijos y su suegro en una granja donde tienen sembrados de maíz, una de las pocas plantas que ha resistido a una crisis de la que no nos explican mucho, pero que ha diezmado a la población mundial y que seguramente también es la causa de las nubes de polvo que todo lo cubren y que atacan a veces como si fueran tornados. Su hija Murph, su mayor orgullo, pues ha heredado su respeto por el conocimiento, descubre en su propio cuarto una anormalidad magnética que le indica unas coordenadas. Encontrarán así lo que queda de la NASA y descubrirán la misión a la que está dedicada: encontrar otro mundo que le permita a la humanidad sobrevivir, pues este planeta maltratado, esta madre Tierra, está muriendo.

Interestelar se convierte desde ese momento en una épica búsqueda espacial que no le permite a sus espectadores despegar sus ojos de la pantalla gracias a un reparto que se entrega con energía a sus papeles y a un despliegue de efectos visuales y sonoros abrumador y lleno de ideas originales, desde un robot que parece diseñado por Mies van der Rohe hasta una banda sonora donde se puede sentir el tiempo corriendo en contra de nuestros protagonistas. Pero si algo hay que destacar del guión que firman Christopher Nolan y su hermano Jonathan, es que no teman llenar la película de discusiones científicas y éticas, de términos de física cuántica y teorías sobre la forma del universo. Un sustento teórico poderoso que convierte de inmediato a “Interestelar” en una de esas raras películas que son tanto una experiencia para los sentidos como una aventura intelectual.

Algunos le critican a Nolan la grandilocuencia de su cine desde su primer Batman. Si algo hay que elogiarle al cineasta británico es precisamente eso: el hecho de que no se amilane ante historias gigantescas, ambiciosas en sus alcances narrativos; que esté decidido, siguiendo los pasos de Spielberg, a hacer películas entretenidas que al mismo tiempo nos cuestionen; es decir, que no crea que para ser profundo hay que ser impopular. Es verdad que no todas las ideas encajan, que la figura de la científica que encarna Anne Hathaway defendiendo una decisión basada en el amor suena fuera de lugar o ingenua. Pero esa es la mayor virtud de Nolan: que no teme caerse desde lo más alto. 

Porque puede que la ciencia nos diga que una promesa paternal no es tan importante como la ley de la gravedad. Pero en un universo humano, del que se alimenta el cine, ciertas metáforas son tan válidas como los teoremas.

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.