Nombre: El planeta de los simios: confrontación
Categorías: Drama, Acción, Ciencia Ficción, Guerra, Basado en una novela, Thriller
Director: Matt Reeves
País: Estados Unidos
Año: 2014

Otras reseñas para esta película

Samuel Castro * * * ½

El planeta de los simios: confrontación (2014)

La batalla por la humanidad

Esa mirada. Después de entender que los seres humanos casi se han extinguido por la rápida expansión de un virus que terminó llamándose “la gripe simia” al provenir de un laboratorio que hacía pruebas con chimpancés, orangutanes y gorilas, nos topamos con esa mirada profunda, expectante, a la espera de su presa. ¿Será la capacidad de cazar a las demás especies, por grandes que sean, lo que nos hizo humanos? Pero no es un hombre quien mira. Es Caesar, el chimpancé convertido en líder de una sociedad que ha desarrollado arquitectura, lenguaje propio, prendas de vestuario para distinguir funciones sociales y hasta un método de enseñanza. Vemos, no hay duda, el nacimiento de una civilización.

El guión de la cinta, escrito por Rick Jaffa y Amanda Silver, también productores de la película, es muy inteligente al presentarnos desde el comienzo al hombre (blanco y estadounidense, para que los ecos de otros momentos históricos resuenen en la trama) como el que altera un mundo que funcionaba a la perfección en la búsqueda de recursos naturales (una pequeña hidroeléctrica abandonada) que le ayuden a seguir adelante. A diferencia de lo que ocurre en la actualidad, sin embargo, nadie está feliz de recibirlo. Sólo uno de los hombres, Malcolm, encarnado por ese buen actor grandulón que es Jason Clarke, comprende que deben pedir, con respeto y humildad, una autorización para cruzar las fronteras. Mientras chimpancés como Koba, que no ha olvidado las torturas a las que se vio sometido por los humanos cuando era un animal de laboratorio (¿será el concepto de venganza lo que nos hace humanos?) no están dispuestos a que el liderazgo de Caesar le permita a las dos especies vivir en paz.

Andy Serkis, el único actor de Hollywood que puede decir que es capaz de crear matices entre una encarnación de un simio y otra (su King-Kong era más un gigante bonachón confundido, mientras que Caesar es un líder político, un estadista) gracias a la asombrosa tecnología de captura de movimiento y ayudado por el guión y por la admirable dirección de Matt Reeves, que no está dispuesto a hacer ningún plano sin que sea estéticamente interesante (miren a los simios moviéndose en las ramas más altas, mientras Malcolm, boca arriba, los observa aterrado), convierte lo que podría haber sido un descerebrado blockbuster más, en una poderosa reflexión sobre el progreso, la justicia y la ambición (¿serán las ansias de poder lo que nos hace humanos?) sin que por ello se pierdan los elementos de acción y pirotecnia necesarios para la taquilla. 

En El planeta de los simios: confrontación Caesar entenderá que no hay razas buenas y razas malas. Que el problema de su pueblo no es lo diferente sino lo parecido que es al de los hombres. Y que los liderazgos que aceptan las masas (¿serán las ganas de hacer parte de las mayorías lo que nos humaniza?) son aquellos que los guían sin titubear. Porque simios y humanos, creemos a ciegas en la mirada del líder que parece tenerlo todo claro. Esa mirada.

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.