Nombre: Bajo la misma estrella
Categorías: Drama, Romance, Basado en una novela, Familiar
Director: Josh Boone
País: Estados Unidos
Año: 2014

Otras reseñas para esta película

Samuel Castro * * * ½

Bajo la misma estrella (2014)

El amor antes del fin

Cuando uno es joven cree que es inmortal. Tal vez por eso los jóvenes cometen todo tipo de excesos haciendo cosas que unos años más tarde recordarán como indudables equivocaciones. ¿Pero qué pasaría si siendo joven tuvieras un recuerdo permanente de tu inevitable fin? Un tubo de oxígeno conectado a tu nariz, por ejemplo, sin el cual no puedes respirar porque tus pulmones están tan deteriorados por el cáncer que subir unas escaleras te causa dolor. Es probable entonces que no seas un joven como la mayoría, pues has aprendido antes de tiempo que hay demasiadas cosas en esta vida que no controlamos, de las que sólo podemos culpar, como pretende decir el título original de la película, The fault in our stars, a las estrellas que rigen nuestro destino, o a Dios, o a aquello en lo que cada cual crea.

Serías tal vez como Hazel, el personaje principal de Bajo la misma estrella. Una muchacha que ya no puede ver al mundo con ingenuidad. Que ha hecho de la ironía y el humor negro sus armas de defensa, pero que al mismo tiempo tiene una mirada sensata sobre las cosas, porque su enfermedad la ha hecho madurar antes de tiempo. O a lo mejor serías como Augustus Waters, Gus, el muchacho encantador a quien ella conoce en un grupo de apoyo para jóvenes con enfermedades terminales, que se ha recuperado de su propia dolencia, con secuelas irreparables, pero que es tan optimista y adorable que no hay manera de que ella deje de fijarse en él.

Vendrá entonces la amistad entre Hazel y Gus y sus encuentros llenos de chispa y humor, gracias a que la principal virtud del exitoso libro en el que se basa esta película y del propio guión, es que sus personajes no temen ser inteligentes. A pesar de que el público mayoritario de esta historia sea joven, Bajo la misma estrella no nivela por lo bajo “pensando en su audiencia”. Sus protagonistas hablan de arte, intercambian libros, saben anécdotas históricas. Que todo eso se sienta natural es, además, consecuencia de la magnífica química entre los dos estupendos actores principales, Shailene Woodley y Ansel Egort, que le brindan a sus personajes un encanto que se sale de la pantalla.

Cuando los vemos enamorarse, cuando estamos con ellos mientras intentan amarse a pesar de sus dificultades físicas, sólo podemos alegrarnos de que Bajo la misma estrella haya logrado, ayudada por una dirección justa, por un elenco que siempre está a la altura y por una banda sonora llena de aciertos, encontrar el equilibrio perfecto para ser dulce sin ser dulzarrona. Sólo en alguna escena en que la gente alrededor aplaude (aunque esas cosas pasan en la vida real, créanme) sentimos el golpe del cliché, pero a esas alturas estamos tan comprometidos con el romance, que ya no nos importa.

Después de tanta película juvenil con héroes en mundos imposibles o con vampiros sosos, es un alivio que haya películas que sean exitosas recordándonos la lección de siempre: el hecho de que no seamos inmortales es, justamente, lo que hace que valga la pena vivir.

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.