Nombre: El club de los desahuciados
Categorías: Drama, Política, Basado en hechos reales, De época
Director: Jean-Marc Vallée
País: Estados Unidos
Año: 2013

Otras reseñas para esta película

Samuel Castro * * * ½
Caro Morales * * * *

El club de los desahuciados (2013)

Una historia que valió la pena esperar

Dicen por ahí que nadie puede luchar contra el destino. Tuvieron que pasar veinte años para que un guión escrito originalmente por Craig Borten, sobre la inspiradora historia del vaquero y electricista de Texas, Ron Woodroof, pudiera ser llevado al cine. Al final la espera valió la pena y el guión de Borten que luego pasó por las manos de la productora Melisa Wallack, tuvo la suerte de caer en buenas manos y culminar con el rodaje de una de las mejores películas del año, firme candidata al Oscar de la Academia.

Pero el azar también reunió a dos actores que por razones diferentes nos sorprenden esta vez. Para muchos Matthew McConaughey se había convertido en un galán de Hollywood perfecto para comedias clásicas románticas y nada más. Sin embargo, películas como Killer Joe (2011) y Mud (2012), le ofrecieron la oportunidad a este actor de reinventarse y demostrar realmente de qué está hecho, tal como lo hace de manera indiscutible, interpretando a Woodroof. Por otro lado, Jared Leto, después de un paro de casi cinco años, tiempo dedicado a su banda 30 Seconds to Mars, regresó para dejar claro que el que nace con talento no lo pierde nunca. Ambos tienen más que seguro el Oscar por sus interpretaciones, por sus transformaciones físicas y por la química perfecta que irradian como protagonistas de una historia que nos recuerda, de manera cruda y directa, una problemática que parecemos ignorar, como es la dolorosa enfermedad del SIDA.

Jean-Marc Vallée [C.R.A.Z.Y. (2005)], es el director de esta película que nos transmite la angustia de un hombre que se estrella de frente con su oscura realidad. Lo más cautivante del personaje de Woodroof es que jamás pierde su esencia de hombre mujeriego y alcohólico, tampoco su humor. Es un personaje honesto y auténtico que decide defender lo que le queda de vida, aunque primero lo haga impulsado por la ambición y el orgullo. Aun con su odiosa sinceridad, lo entendemos y lo terminamos adorando.

Es así como la película nos conduce no solo hacia el drama de su protagonista sino que al mismo tiempo nos expone un dilema médico inquietante que sigue siendo todo un enigma para el ciudadano común. ¿Cuántas mentiras existen dentro de la gran industria farmacéutica en el mundo?

En conclusión, se trata de una gran historia que mereció ser contada, y que se logró gracias a un director capaz y dos grandes actuaciones. Una cinta que no se olvida fácilmente, que se convertirá en clásico y que no logra opacarse, ni siquiera con la pobre actuación de Jennifer Garner. Una película que valió la pena esperar. Y si no, preguntémosle a Matthew McConaughey.

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.