Nombre: En la casa
Categorías: Suspenso, Basada en una obra de teatro
Director: François Ozon
País: Francia
Año: 2012

Otras reseñas para esta película

Samuel Castro * * ½
Caro Morales * * *

En la casa (2012)

Una historia redonda

Existe eso que llaman una historia redonda, aquella que te atrapa, te domina, te pone a jugar y no te suelta hasta dejarte sin aliento, satisfecho y con muchas preguntas. En la casa, dirigida por François Ozon, es el ejemplo perfecto. Basada en la obra de teatro “El chico de la última fila”, del madrileño Juan Mayorga, este es un filme algo enfermizo pero al mismo tiempo divertido, sobre cómo un talento innato y un maestro frustrado se convierten en cómplices para buscar satisfacción entrometiéndose en la vida de otros.

Germain es un profesor de bachillerato que vive sus días tratando de que sus alumnos encuentren la luz intelectual en los libros, mientras se lamenta por ser un escritor de novelas fracasado. Un día se encuentra con el talento de uno de sus estudiantes, Claude, un joven misterioso que lo sorprende a él y a su esposa con los relatos sobre sus experiencias conociendo a una "típica familia de clase media". Poco a poco lo que comienza como una simple tarea de escritura, se convierte en un juego lleno de manipulación y suspenso, en el que como espectadores también somos fichas, pues terminan jugando con nuestra mente haciendo que dudemos sobre lo qué es real y lo que no.

La película cuenta con los ingredientes suficientes para mantenernos amarrados. Todos los personajes tienen su momento en la historia, ninguno es indiferente. Kristin Scott Thomas, por ejemplo, nos encanta en su papel de Jeanne, la esposa de Germain, quien parece soportar un matrimonio monótono, entregándonos escenas divertidas sobre su curioso trabajo en una galería de arte.

Al final su personaje y en general toda la historia, gira de manera algo inesperada, un desenlace en el que Ozon se olvida de nosotros y decide hacer todo por su cuenta, dejándonos algo inquietos. Lo mágico de esta película es que está tan bien construida que luego de verla todos podrán armar su propio final y jugar una y otra vez con cada uno de sus personajes.

La música, los trampas que nos pone Ozon entre lo que puede ser cierto y lo que puede ser una ficción y el papelazo hecho por Ernst Umhauer entre intrigante y misterioso pero encantador, hacen de En la casa una película alucinante, donde nada es claro ni suficiente del todo porque, como en la realidad, siempre serán más interesantes las vidas de los demás para olvidarnos de nuestras propias desgracias.

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.