Nombre: Mi novio es un zombie
Categorías: Drama, Fantasía, Comedia romántica, Romance, Basado en una novela, Familiar
Director: Jonathan Levine
País: Estados Unidos
Año: 2013

Otras reseñas para esta película

Caro Morales * * * ½

Mi novio es un zombie (2013)

Todo zombie tiene su corazoncito

Basada en la popular novela escrita por Isaac Marion y dirigida por Jonathan Levine (50/50), llega a las salas de cine del país Warm bodies, traducida como Mi novio es un zombie, título que de entrada alerta a muchos que temerán encontrarse ante un típico cliché cursi y romanticón.

Pues bien, prepárense para disfrutar de una buena y divertida película. La ya conocida historia de amor adolescente se condimenta con un nuevo ingrediente y es que uno de sus protagonistas resulta ser un zombie, un joven perturbado por su estado que se pregunta día y noche acerca del por qué no logra comunicarse con los otros. Quién fui, quién soy, qué hago con mi vida, todo esto formulado por el personaje en una serie de monólogos graciosos e inteligentes.

R, como se llama nuestro zombie, se enamora perdidamente de Julie, la novia de su última víctima, quien resulta ser la hija del general Grigio (John Malkovich), el hombre que lidera el ejercito que busca exterminar a estos extraños y violentos seres. Como toda buena historia de amor ésta comienza con el pie izquierdo, por obvias razones, claro. Julie poco a poco se interesará en este misterioso y frío individuo, que en lugar de tomarla como cena, decide protegerla y ocultarla de sus compañeros. Él vive en un avión abandonado, colecciona cosas, entre ellas música, elemento clave en la película, pues la elección que decidieron hacer resulta ser perfecta para ambientar este relato refrescante.

Nos encontraremos con escenas muy divertidas y otras como de Romeo y Julieta, pues aquí no falta la escena de balcón (no por nada la historia es entre R y Julie). Sin embargo, en medio de todo lo ridículo que pueda parecer, la cinta cumple a la hora de mantenernos atentos al desarrollo de la historia, que bien puede convertirse desde ya en un clásico para el subgénero.

Los diálogos entre los personajes no resultan para nada predecibles. Por el contrario, nos dibujan una sonrisa en la cara y nos ponen a pensar en el zombie que todos llevamos dentro. En ese pedazo de hielo que va con nosotros a todas partes y en esa extraña sensación al estar enamorados, cuando literalmente parecemos zombies: no entendemos nuestras acciones y sentimos el deseo irracional de absorber al otro.

El clímax y el final de la historia, además de lo interesante de muchos detalles (como lo que sucede cuando los zombies están devorando a sus víctimas), hacen que valga la pena ver esta película, una típica pero única (como todas) historia de amor.

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.