Nombre: La tentación
Categorías: Drama
Director: John Curran
Año: 2005

Otras reseñas para esta película

Andres Borda Gonzalez * * *

La tentación (2005)

Todas las parejas de casados, los noviazgos, los prometidos van a salir deprimidos (o por lo menos un tanto confundidos) de la película que John Curran dirigió y que Larry Gross escribió basándose en dos relatos de André Dubus, Adultery y We don’t live here anymore. La tentación es la historia de la frustración, el adulterio, el engaño, la insatisfacción, y otro buen número de dificultades y pesadillas por las que pasan dos parejas, y con las que, bien sabemos, cualquiera de nosotros puede tropezar.

La película comienza abrupta e inteligentemente a contarnos la historia cuando la secuencia de infidelidades ya se ha desatado: Jack Linden, esposo de Terry y padre de dos niños, se ha enamorado de Edith, quien a su vez es esposa de Hank Evans y madre de una niña. Hank es, por otra parte, un escritor al borde de una crisis laboral, incapaz de amar a nadie, y lo suficientemente arrogante como para buscar a Terry (la desencantada e irremediablemente enamorada esposa de Jack) al mismo tiempo que es consciente de la secreta relación de su esposa y su mejor amigo.

Y los enredos siguen. Excusas para reparar carros, promesas de compras que nunca ocurrirán, viajes en carro que tardan más de cuatro horas se dicen, se oyen, y se repiten a lo largo de la película. Los personajes, a medida que pasa el tiempo, se van volviendo cada vez más y más infelices, y al final la confesión y el reconocimiento de los engaños sirve para terminar la narración, pero no para redimir ni salvar a los protagonistas del infierno que han creado. Saber el final no tiene ninguna importancia: La tentación se apoya única y sólidamente en sus cuatro personajes y en su desarrollo. Quienes la vean van a poder jurar que están viendo un aterrador documental sobre la vida de sus vecinos.


Algunas imágenes, por otra parte, nos ayudan a salirnos de la sensación “documentalista” con la que Curran concibió la historia, y parecen evocar más una fábula que un documental. Y es que hay que reconocer que el guión y las actuaciones son increíbles: a pesar de un par de conversaciones largas y de algunos diálogos que no ayudan a darle movilidad a la narración, la película está construida de tal forma que nos tragamos el cuento entero. Pues a pesar de los pocos errores de los que sufre, y de la sensación de insatisfacción y de tristeza con la que uno sale del teatro, La tentación es un drama sólido. Un drama triste, veraz, incómodo, pero sólido.

 

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.