Nombre: Objetivo Bin Laden: Zero dark thirty
Categorías: Acción, Política, Basado en hechos reales, Guerra, Histórica
Director: Kathryn Bigelow
País: Estados Unidos
Año: 2012

Otras reseñas para esta película

Samuel Castro * * ½
Iván Gallo * *
Andrés Rodelo * * * *

Objetivo Bin Laden: Zero dark thirty (2012)

Neofascismo

El mundo ya es esa distopía que preconizaban los grandes escritores de principios del siglo XX. Tres bombas atómicas dinamitaron el centro de la civilización y ahora son los “malos” los que han ganado. Eso explica porque la crítica mundial ha abrazado con fervor una de las películas más fascistas de las que se tenga recuerdo.

Con Vidas al límite Bigelow había demostrado lo cómoda que se siente filmando con el uniforme del ejército norteamericano. Los gringos eran los que estaban allí en Irak, eso era lo que importaba. Para la directora (iba a escribir dictadora) es irrelevante mostrarnos a un sólo iraquí, ellos no importan, son salvajes que deben ser reducidos a su mínima expresión, son ellos o nosotros. Pero en Vidas al límite lo más importante no era hablar de la cruzada yanqui sino mostrarnos a un marine sicópata como un muchacho simpático, adicto a la adrenalina, que no quiere andar por ahí perdiendo el tiempo con su familia sino que quiere pasarse la vida haciendo lo que más le gusta, desactivando bombas, acabando con los enemigos de América. Para Bigelow todos los jóvenes deberían dejar de estudiar, ponerse el uniforme e ir hasta Afganistán donde está el enemigo.

En el 2010 cuando ganó el Óscar con el cual Hollywood avalaba su cine-propaganda decía con la estatuilla en la mano "Quisiera dedicarle esto a los hombres y mujeres que arriesgan sus vidas en Irak, Afganistán y alrededor del mundo”. Su guionista y compañero de lucha por un mundo libre, Mark Boal, dijo en su discurso de premiación "Quiero dar las gracias y dedicar esto a nuestras tropas, a las 115.000 personas que siguen en Irak, a los 120.000 de Afganistán y a los más de 30.000 heridos y 4.000 que no lograron volver a sus hogares". Queda claro que el cacareado distanciamiento con el cual los críticos alaban su cine no es más que un escamoteo. Cuando han muerto las ideologías, los críticos no son más que cínicos al servicio del que mejor pague. No hay tiempo para la polémica, igual ya nada importa. Hace años que explotaron las bombas atómicas.

Pero la propaganda es más directa, más descarada en La noche más oscura. La historia comienza con el atentado a las torres. De una manera bastante inteligente Bigelow pone la pantalla en negro y lo que escuchamos son los gritos de auxilio, las llamadas, el sonido de las explosiones que inundaron el 11 de septiembre de 2001. A partir de allí la directora de Punto de quiebre nos cuenta la persecución, el relato de una mujer obsesionada por darle caza al terrorista más cruel de la historia, una santa en búsqueda de Satanás. Uno de sus compañeros dice con admiración que Maya a pesar de su juventud “es toda una asesina” algo que al parecer es un elogio dentro del servicio secreto. La historia abarca una década de persecución y queda claro que para la realizadora y su guionista era mejor el mandato de Bush porque no se tenían que llenar tantos papeles a la hora de bombardear. Cuando te enfrentas contra terroristas no hay que preguntar mucho, hay que actuar, si no disparas a tiempo tu vida y la de la gente que más quiere corren peligro. Es más saludable que caiga un inocente a dejar la duda flotando en el aire.

En la sociedad post- apocalíptica se le dan premios a las producciones que nos enseñan que la tortura muchas veces está justificada, sobre todo si se la aplicas a un cochino musulmán. En una sociedad así los torturadores son tiernos muchachitos que en sus ratos libres alimentan de helado a sus mascotas encerradas en una jaula. Jovencitos casi universitarios que se cansan de tener que torturar porque al fin y al cabo detrás del desierto hay una familia que espera por ellos.

Para Bigelow los funcionarios de la administración Obama son siniestros burócratas que necesitan pruebas antes de efectuar un operativo, los marines son jovencitos inocentes que no le temen a nada, que tienen la valentía de entrar a una casa en medio de la noche más oscura y asesinar a todo aquello que se mueva adentro, hombre o mujer, armado o desarmado no hay diferencia… igual todos son musulmanes.

Me es inevitable comparar La noche más oscura con Homeland. En la serie protagonizada por Claire Daines los de Al Qaeda no solo son fanáticos capaces de inmolarse sino que llegan a ser seres humanos con contradicciones, víctimas de una poderosa fuerza de ocupación que masacra inocentes. La CIA es una partida de ineptos misóginos que ningunean y maltratan a su mejor agente sólo porque es una mujer. En el filme nada de eso sucede, es más, no sabemos a qué es lo que se enfrenta Maya si dentro del servicio secreto la respetan tanto. Mientras la serie se atreve a desnudar que el problema no son los fundamentalistas islámicos sino la corrupción, el fanatismo y la estupidez que emergen desde los cimientos de la Casa Blanca, en La noche más oscura el problema era Bin Laden y su harem.

De verdad no entendemos tampoco porque esa lluvia de elogios sobre Jessica Chastain. Su papel es eficiente pero nada antológico. Está allí poniendo esa cara de robot frío, siendo lo suficientemente incisiva sobre atacar, sobre llevarse todo por delante como un vendaval para parecernos odiosa, casi que repugnante. Los entendidos dicen que es un Óscar seguro, no nos extrañaría. La academia está para respaldar esas cosas, Hoover dejó limpia la casa antes de morir.Los pakistaníes y afganos de esta laureada cinta no son más que sombras, fantasmas que deambulan sin que se sobre ellos caiga el más mínimo interés. No hay una sola línea de ellos, ni les interesa mostrar donde vivían, quiénes son y sobre todo por qué han decidido dar la vida con tal de destruir a la nación más poderosa del planeta.

Como en todas sus películas Bigelow vuelve a demostrar que es una de las mejores técnicas del cine contemporáneo y que Boal es un hombre capaz de realizar los guiones más acabados del momento, pero de nuevo volvieron a dejar clara su nostalgia hacia los dorados años de Bush, cuando no se respetaban los derechos civiles, cuando se torturaba para prevenir un ataque, cuando se disparaba a todo aquellos que tuviera una túnica y se moviera. Cuando América era un lugar más seguro y digno para vivir.

Comentarios

06/03/2013:

Aunque esperaba lo mismo que tu describes en tu columna, mi lectura fue totalmente opuesta y esome sorprendió mucho. Igual, poco me interesa discutir perspectivas políticas (Aunque aclaro que no soy derechista).Sin embargo, lo que si me interesa resaltar es que esto no es una critica cinematográfica, es una critica / análsis político, muy diferente.

marcar como spam
06/03/2013:

Estos comments como que no identifican al usuario, tons aquí lo pongo: El anterior comentario es escrito por Hache Rodriguez (hacherodriguezs@gmail.com)

marcar como spam

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.