Nombre: Red state
Categorías: Terror, Suspenso, Religiosa, Horror
Director: Kevin Smith
País: Estados Unidos
Año: 2011

Otras reseñas para esta película

Andrés Rodelo * * * ½

Red state (2011)

Para estómago de carroñero

Quizá la idea del último largometraje de Kevin Smith se remonta a 1999, año en el que hizo Dogma, cinta en la que planteaba toda una representación en clave pop de la doctrina cristiana: la cantante Alanis Morissette interpretaba a una versión femenina de Dios, el comediante Chris Rock hacía de apóstol negro o un cardenal fundaba una renovada Iglesia Católica en la que el Buddy Christ, una figura de Jesús con pulgar en alto y ojo cerrado, era el ídolo a venerar.

La obra causó tanto revuelo que de las miles de quejas que recibió por parte de fanáticos religiosos, Smith recuerda una carta que decía: “Usen el dinero que nos robaron y compren chalecos antibala, porque iremos con fusiles”, como lo cuenta en el documental ‘Una Tarde con Kevin Smith’ (2002). Tal vez sea esta amenaza la que sirvió de inspiración para realizar doce años después Red State, filme menospreciado e incomprendido por una parte de la crítica, que gira en torno a un grupo fundamentalista cristiano que predica el evangelio a tiro de escopeta.

A manera de advertencia cabe decir que quienes la juzguen con el baremo de la verosimilitud terminarán confundidos o lamentarán la indigestión que les pueda causar este “subproducto de poca monta”, como algunos lo califican. Pero aquellos que sean conscientes de que la única regla es que no hay reglas, de que el relato avanza poseído por el exceso y el ingenio, de que las intenciones narrativas apuntan directamente a las entrañas, al bajo vientre de la diversión, seguramente apreciarán su belleza.    
    
Red State es un despropósito; un sangriento collage tan sobrecargado que bordea los límites del delirio. Una cinta con tan poco aprecio por sus personajes y con tan poca vergüenza que no queda más que levantarse y aplaudir. Smith pulveriza los cánones a favor de una transgresión formal y narrativa que se antoja como una bocanada de aire fresco entre tantas películas que se toman demasiado en serio a sí mismas y que se ciñen atenazadas a la ortodoxia. No apta para amantes de la sutileza.

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.