Nombre: Una aventura extraordinaria
Categorías: Drama, Aventura, Fantasía, Basado en una novela, De época
Director: Ang Lee
País: Estados Unidos
Año: 2012

Otras reseñas para esta película

Andrés Rodelo * * *

Una aventura extraordinaria (2012)

Un tigre, y no precisamente de papel

Antes de reflexionar sobre Una aventura extraordinaria (Life of Pi), resulta oportuno plantearnos una situación imaginaria. Piense en un pez gordo de Hollywood al cual usted propondrá una adaptación comercial de Los Vengadores, a finales de la década del 60. “Impensable. Absurdo. Ridículo. Riesgoso. ¡Fuera de mi despacho!”, le acaba de decir su Louis B. Mayer mental. Y eso le habría dicho a cualquier lunático que por esos días hubiese hecho lo mismo.

El problema radicaba en que la tecnología de la época no era la adecuada para llevar a cabo un proyecto de tal envergadura. Los efectos especiales eran una idea incipiente que, pese a todo, nos dejó pequeñas producciones de ciencia ficción y de fantasía que los estudios financiaban sin temor a un descalabro financiero; cintas a los que hoy se rinde culto, precisamente por lo primitivo de sus medios audiovisuales.

Ya es conocido que James Cameron esperó varios años para realizar Avatar, debido a que los medios digitales de 1994 –año en el que concibió la idea- no estaban totalmente desarrollados para recrear la variedad de criaturas que contemplaba el proyecto, y si Cameron pretendía hacerla, la ofrecería como una experiencia de inmersión, como una manera de ubicar la sala de cine no en el multiplex, sino en la espesa jungla del planeta Pandora. Entre sus ideas no estaba que un chroma key mal hecho echara abajo la ilusión que pretendía o que el movimiento de un Na’vi causase risas, en vez de asombro.

Hoy, el virtuosismo de las imágenes generadas por computador puede sintetizarse en un personaje: Richard Parker, el tigre de Una aventura extraordinaria, del cual es difícil diferenciar cuándo es el Parker de carne y hueso y cuándo el de pixeles y animación 3D. Es un tránsito inapreciable de una realidad tangible a una recreación inmaterial, síntoma que evidencia el buen momento que atraviesan los departamentos de CGI (Computer-Generated Imagery).

Y es que la película es un portento audiovisual que, pese a estar hecha con lo mejor de los medios digitales de hoy, podría asegurar que se nutre de viejas cintas como El libro de la selva (1967), El ladrón de Bagdad (1940) o Walkabout (1971), en las que convergen el dominio del hombre sobre la naturaleza y la fantasía de los cuentos orientales. Esta cuota nostálgica es, a mi parecer, lo mejor de la película.

Sin embargo, debo reconocer que el tono de superación y la espiritualidad que predica la última obra de Ang Lee me resultó empalagoso en algunos momentos y si añadimos el hecho de que al final se pone en duda lo que vio el espectador, el resultado se ve plenamente lastrado por estas decisiones. No obstante, reconozco que en comparación a otras películas que hacen lo mismo: llenar de entusiasmo a la audiencia e instarlos a sacar lo mejor de sí mismos para salir de la sala de cine con la idea de conquistar el mundo, Una aventura extraordinaria lo hace de manera digna, sin caer por completo en la melosería o el efectismo.

Comentarios

02/03/2013:

Definitivamente, lo más rescatable de la película no son sus efectos especiales o que uno de los mejores actores franceses, hablando de Gérard Depardieu aparezca en medias escenas.... Realmente, distanciando de la crítica aquí presente, me parece que lo interesante está en el fondo. Por ejemplo, en la película, el problema de la religión o lo religioso, solo es una excusa, muy superficial por demás. Por otra parte, el final es lo más impactante de toda la cinta. Se nos muestran dos "realidades" muy bien compuestas: una, desde la imagen y es la que sustenta toda la película; la segunda, la narración de la "invención" de los hechos... para al final preguntarnos "¿Cuál prefiere?". Eso se llama dejarlo a uno en suspensión, como diría Lessing refiriéndose al drama... simplemente, mágico

marcar como spam

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.