Nombre: Asesino del futuro
Categorías: Drama, Acción, Ciencia Ficción, Misterio, Crimen, Thriller, Futurista
Director: Rian Johnson
País: Estados Unidos
Año: 2012

Otras reseñas para esta película

Andrés Rodelo * * * *

Asesino del futuro (2012)

No apta para dummies

El crítico británico Mark Kermode apela en su ensayo 'El bueno, el malo y el multiplex' a una  restitución urgente de la calidad artística como eje central del cine comercial de Hollywood, un  intercambio justo que compense el hecho de engrosar las arcas de quienes conciben esta clase de películas, condicionadas hoy —la gran mayoría— por una desestimación intelectual hacia sus adeptos.

“Si no logran entretenerlos, involucrarlos y fascinarlos, es porque no se molestan en hacer las cosas mejor, y si ustedes aceptan eso, entonces son tan estúpidos como ellos creen”, sentencia Kermode en esta obra fundamental para entender los retos que afronta el cine comercial del mundo, y que además propina un puñetazo de revelación a la indulgente crítica del espectador común.

Kermode sabía que era posible: que la creación de películas no estaba condenada al molde  patentado por la industria americana que certifica el éxito a partir de sus lugares comunes, ni mucho menos debía tratar al espectador como un adulto de doce años para complacerle. Kermode era consciente de que en la mente de cineastas como Rian Johnson había películas como Looper (Asesino del futuro) dispuestas a salir y desafiar la inteligencia de quienes deseen afrontarlas.

El tercer largometraje del estadounidense es un entramado de líneas temporales soportado en una estructura impredecible, que narra la historia de Joe (un irreconocible Joseph Gordon-Levitt), miembro de un grupo de asesinos a sueldo llamados Loopers, ubicados temporalmente treinta años en el pasado con el objetivo de liquidar a las víctimas que envía la mafia desde el futuro.

Esto debido a que el asesinato no está permitido en aquel porvenir que se adivina más consumido por la ilegalidad del presente, cuestión que alberga una idea paradójica e inquietante: el hecho de que la prohibición no hace más que empeorar las cosas. La trama se complica cuando Joe debe encargarse de su 'yo' futuro, un Bruce Willis que recupera en diversos tramos de la cinta, los métodos sobrenaturales del John McClane de Duro de matar, aunque sin afectar la veracidad del conjunto.  

La película alecciona sobre cómo encaminar con éxito el calado de las ambiciones narrativas en el género de la ciencia ficción o en cualquier otro, y si bien al inicio resulta irremediable pensar que la obra se irá desvaneciendo ante el gran peso de sus aspiraciones (caso Prometeo), Johnson ata con  precisión cada vuelta de hoja tomando al trasfondo argumental como desencadenante del espectáculo y no al revés, lo que generalmente desorienta el cumplimiento de su finalidad inicial.

Sin tener suficiente, Looper descarta aquel tránsito unívoco de los viajes temporales como una senda subordinada por la predestinación invariable, para ofrecer un ramillete de posibilidades que puede fragmentar el cause del tiempo a partir del efecto de las acciones presentes. Una obra elevada a la condición de pieza de culto, que aminora la mediocridad actual del cine comercial y de género actual.   

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.