Nombre: Dredd 3D
Categorías: Acción, Ciencia Ficción, Policiaca, Política, Cómics, Crimen, Thriller, Basada en un cómic
Director: Pete Travis
País: Estados Unidos
Año: 2012

Otras reseñas para esta película

Andrés Rodelo * * ½

Dredd 3D (2012)

Riesgo de corto alcance

El tercio narrativo en el que Dredd instaura su registro dramático no es otro que la fracción más ácida de la ciencia ficción. Habla de aquel futuro infestado por el fracaso del proyecto humano, donde el hacinamiento de los cuerpos es una manera de purgar las secuelas de la globalización y la manifestación étnica de la violencia no consiente límites racionales. Allí donde el agua turbia de las alcantarillas se mimetiza con la tecnología de punta, donde el mercado de alucinógenos mitiga las almas atormentadas de los ciudadanos. Allí donde el sentido de la justicia es impartido por un grupo de jueces que a manera de depuradores sociales tratan de conseguir —con agresivos paliativos— un revulsivo para este enfermo terminal.

“El futuro apesta” es la línea de la que se nutre Dredd. Un lamento proferido por otras obras como Akira o Blade Runner, pero en particular por aquellas películas de ciencia ficción confeccionadas en Hollywood a principios de los años noventa como Robocop o El vengador del futuro, a las cuales pertenece la primera adaptación cinematográfica de este título, hecha en 1995 y protagonizada por Sylvester Stallone.

La pregunta que surge luego es qué puede aportar otra cinta adscrita al conocido género del cyberpunk. Pocas cosas, según parece. Dredd empuja su relato a partir de un arquetipo habitual del cine policíaco: el del defensor al que le adjudican un ingenuo (ingenua, en este caso) aprendiz, con un sentido idealista de la justicia como compañero de misión.

A partir de ese momento las intenciones de la cinta estarán condicionadas por un margen de aportación y de riesgo artístico mínimo, cuestión que se antoja obligatoria para revitalizar el cine de género actual, tan plagado de las fórmulas concurridas que Dredd usa para mantenerse en terreno firme.

Sin embargo, esta película introduce una reformulación del villano que resulta interesante: la delgada actriz Lena Headey encarna a la despiadada Ma-Ma, cabeza de un emporio criminal. Una figura tan distante del macho alfa representado por los Banes o los Lokis del cine comercial contemporáneo. Por lo demás, creo que Dredd se queda corta. Tal vez algunos la verán como una película que cumple con lo que promete, pero en realidad, adolece de la sustancia que ubica en el plano de la retentiva cinéfila a las grandes cintas.

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.