Nombre: Ted
Categorías: Acción, Comedia, Animación
Director: Seth MacFarlane
País: Estados Unidos
Año: 2012

Otras reseñas para esta película

Samuel Castro * * * ½
Iván Gallo * * * *
Caro Morales * * * ½

Ted (2012)

Un juguete para adultos

No se dejen engañar por su rostro tierno, por los ojos brillantes o por ese cuerpo rechoncho y peludo que provoca abrazar. Aunque el protagonista de esta comedia sea un oso de peluche, Ted tiene de película familiar lo que Pamela Anderson tiene de actriz dramática.

El comienzo también es engañoso. Con una narración de cuento de hadas, conocemos a John Bennett, un niño de siete años a quien nadie aprecia en su barrio. Triste, le pide al cielo que el oso de juguete que sus padres le regalaron por Navidad, se convierta en un amigo de verdad. Una estrella fugaz le concede su deseo y a la mañana siguiente su peluche cobra vida. Que el papá de John, muerto de miedo, busque un arma cuando su hijo le muestra a su nueva mascota parlante, nos da pistas del verdadero tono que tendrá la cinta desde ese momento. Los créditos de la presentación, narrarán con eficacia los siguientes años de los dos amigos, entre ellos la fama pasajera que tuvo Ted, con presentaciones en televisión y portadas de revistas. Pero la verdadera historia comienza cuando John tiene 35 años, y su novia no aguanta más a ese adulto que sigue durmiendo con su osito en las noches de tormenta.

Animales parlantes, como Ted, son uno de los recursos más usados en las series animadas de Seth MacFarlane, el cerebro detrás de Padre de familia y próximo presentador de los Premios Oscar, que aquí se estrena como director y guionista de cine en su primer largometraje. Y así como en Ted explota a las maravillas el hecho de que un animal que es tierno puede decir cosas terribles sin que se vea vulgar o agresivo (al menos no como le pasaría a un actor de carne y hueso) MacFarlane hace uso de todas las herramientas narrativas que ha demostrado conocer a la perfección en sus shows: chistes sobre la cultura pop que sólo agarran los más atentos de la audiencia, uso inteligente del humor físico (ver a Mark Wahlberg dándose golpes con el oso produce carcajadas inmediatas), cameos de famosos que se burlan de sí mismos (como Norah Jones o Ryan Reynolds), juegos de palabras e incluso, el astuto uso del humor absurdo, que muy pocos comediantes saben manejar. Puede que a veces roce lo burdo, pero no se puede negar que MacFarlane es un valiente al que no le preocupa lo políticamente correcto (se burla del sexo, de los defectos físicos, de los niños) y que, sobre todas las cosas, cree en la inteligencia de su auditorio.

Tal vez porque MacFarlane no está acostumbrado al formato temporal largo, la película decae un poco en su intensidad humorística en la segunda mitad, después del verdadero clímax de Ted: una fiesta memorable en el apartamento de soltero del oso. Sin embargo, el balance es más que positivo, porque hay muy pocas comedias adultas que logren hoy en día sorprendernos. Y Ted lo consigue a punta de ingenio, de buenas bromas y del encanto de su protagonista animado, ese oso de felpa que todos, aunque no lo confesemos en público, hubiéramos querido tener. 

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.