Nombre: La voz dormida
Categorías: Drama, Política, Religiosa, Guerra, Basado en una novela, Histórica, De época
Director: Benito Zambrano
País: Espa
Año: 2011

Otras reseñas para esta película

Samuel Castro * * ½

La voz dormida (2011)

Desgracias que no debieron ser

Imaginen un mundo donde todo sea oscuro y sombrío. Un mundo como de zarzuela lúgubre (si eso pudiera ser posible), donde los sentimientos de cada personaje, casi todos mujeres, están a flor de piel, y no hay descanso para el sufrimiento: alguien es asesinado, otro llora, aquella no logra aprender a leer. Un mundo donde procuradores vestidos con sotana o hábito, intentan defender lo indefendible, excusados por unos ideales católicos mal interpretados. Ese mundo, que no dará tregua a la emoción, que servirá para que salgamos del cine un poco más tristes de lo que entramos, es el que nos dibuja Benito Zambrano en su película La voz dormida, que llega a nuestras salas con el prestigio de los tres premios Goya que recibió este año, adaptando la exitosísima novela del mismo nombre, de Dulce Chacón.

A ese mundo llega un rayo de luz, Pepita, que viene de Andalucía con su acento musical, su inocencia y los ojos más bonitos que uno se pueda imaginar. María León, la actriz que la encarna, impresiona gratamente con la mezcla vital que le inyecta a su personaje, haciéndola chistosa y valiente, tierna y estoica al mismo tiempo. Pepita arriba a esa Madrid donde hace tanto frío y todos visten de luto, para visitar a su hermana Hortensia, embarazada de siete meses y encerrada en la cárcel por su actividad política en el bando republicano, antes de la victoria de Franco. Pepita no es militante ni piensa serlo, pero su amor de hermana la lleva a ayudarle a Hortensia en todo lo que le pide, ya sea mandar una carta a los milicianos que están ocultos en las montañas de los pueblos cercanos, o pedirle a su patrón que es médico de buena familia (y ahora contador como castigo por su pensamiento de izquierda), que le ayude a quitarle una bala que ha herido a su cuñado.

Mientras tanto, en el interior de la cárcel, Hortensia (una gran Inma Cuesta) intenta conservar su dignidad frente a los abusos de poder, siendo el alma (la que canta, la que lee las cartas, la que organiza las publicaciones clandestinas) de un grupo de mujeres que, como ella, han caído en desgracia ante el régimen y esperan con paciencia los remedos de juicio que muy probablemente las condenen a muerte.

Sabemos desde el comienzo que no hay redención posible en ese universo que nos pinta en blanco y negro, con pocos matices, Benito Zambrano. Por eso no sorprende esa presentación de personajes propia del teatro de variedades, donde los buenos son buenísimos y los malos, malvados hasta el hartazgo. Pero a pesar de esa falla narrativa, que puede llegar a cansar, La voz dormida logra convencernos, gracias a las actuaciones extraordinarias que el director consigue de su reparto, de que estamos ante una historia que pudo haber sucedido. Porque lo más terrible de todo, es que al leer relatos periodísticos de la Guerra Civil Española, de la nuestra, de cualquier guerra, comprendemos que el cine siempre se queda corto frente a la realidad. Que ese mundo oscuro y sombrío que imaginamos, es también aquel en el que vivimos.

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.