Nombre: Batman (The Dark Knight rises)
Categorías: Drama, Acción, Suspenso, Policiaca, Política, Guerra, Cómics, Crimen, Thriller, Basada en un cómic
Director: Christopher Nolan
País: Estados Unidos
Año: 2012

Otras reseñas para esta película

Samuel Castro * * * *
Caro Morales * * * *

Batman (The Dark Knight rises) (2012)

Cómo crear un símbolo

Nadie se toma en serio a los superhéroes. Y deberíamos.

Porque hoy en día, cuando la cultura pop que se consume por programas de televisión, revistas y cómics ha remplazado a los libros de texto, los superhéroes ocupan el papel alegórico que tuvieron por mucho tiempo los dioses griegos. Sus historias son las moralejas con las que crecen nuestros niños y sus hazañas, son tan inspiradoras para algunos como los himnos nacionales.

Con la posible excepción de Spiderman 2, sólo hasta que llegó Christopher Nolan —aquel director obsesionado por los mecanismos de la mente y por la naturaleza humana— a revitalizar una franquicia que agonizaba, alguien se atrevió a pensar que una historia de superhéroes podía ser algo más que un entretenimiento para comprar crispetas. Su manera de asumir a Batman, fue lograr que los espectadores a lo largo de Batman begins, nos hiciéramos las mismas preguntas que el personaje no sabía cómo responder: ¿qué es la justicia?, ¿para qué sirve?, ¿cómo personificarla y eso qué consecuencias tiene? Su acercamiento visual también fue único: en vez de la estética de cómic que uso con éxito Tim Burton, Nolan prefirió “humanizar” cada imagen para que Ciudad Gótica fuera una ciudad cualquiera. Para que fuera todas las ciudades.

En la tercera entrega de la saga, Nolan simplemente lleva hasta las últimas consecuencias lo que había comenzado. Sin concesiones al espectador (hay que ver las dos películas anteriores para comprender todos los detalles de ésta), plantea la continuación del mismo universo ocho años después de los acontecimientos de The dark knight (guardando un luto valeroso, pues no hay una sola mención en toda la cinta al Joker, que consagró al fallecido Heath Ledger), con el enmascarado desaparecido y Bruce Wayne retirado, apático frente a todo, sin ganas de vivir. Pero la llegada de Bane, un malhechor que pretende hacer pagar a la ciudad todos sus pecados (que son los nuestros, por algo su primer golpe es contra el símbolo moderno de la codicia: la bolsa de valores), y de Selina Kyle, una ladrona de traje oscuro, como él, que hace justicia a su manera robándole sólo a los ricos, lo obligarán a tratar de responder esas preguntas que lo siguen atormentando.

Nolan ha sabido entender a los superhéroes y a los villanos como lo que son: símbolos. Por eso triunfa al jugar con la iconografía básica de la historia, poniéndola al servicio de un guión potente, capaz de reflexionar sobre el mundo en que vivimos sin dejar a un lado las fantásticas escenas de acción que interesan a tantos. Les deja a todos sus actores su momento de lucimiento en pantalla (sobre todo a Anne Hathaway y a Michael Caine) sin preocuparse por la duración de la cinta, pues sabe que si una historia está bien contada, nos tendrá pegados a la silla el tiempo que él desee. Y cierra con perspicacia un ciclo, recordándonos que al final cualquiera, si se lo propone, puede convertirse en símbolo.

Nadie se toma en serio a los superhéroes. Por fortuna, Christopher Nolan sí.

Comentarios

06/08/2012:

Hace poco comente la película con un conocido y para mi sorpresa me resulto con la siguiente analogía: La primera es la entrada, la segunda es el plato fuerte (The joker) y ésta última (haciendo referencia a Batman: the Dark Knight rises) el postre. No se por que me causo indignacion y de escozor tal afirmación. La transformación de Bane es agradable, tal vez un guiño para los fans, y aun mas llamativa con el excelente trabajo de voz que hace Hardy en su papel. La música de Hanns Zimmer desde la primera entrega de la saga no ha dejado de captar esa oscura monumentalidad que le es propia a Batman, la cual Nohlan transforma increíblemente de un estilo gótico, a algo mucho mas contemporáneo, que definitivamente esta muy de a cuerdo aun en la novedad con la del Batman de siempre (para un ejemplo tomese el tipo de arquitectura en la saga, especialmente en la segunda y tercera entrega). Ahora quisiera sostener, a pesar de todo lo anterior y aunque todo el mundo este en mi contra, que una revisión poco postrera y mas bien critica de la película lleva a una interpretación no tan optimista. Sostengo primero que, Batman: The dark Night Rises hace uso de elementos excesivamente recurrentes en cierto tipo de cine y particularmente en los finales de sagas (que ya de por si se han convertido en un clise cimematografico-comercial después de grandes hits como Matrix y El señor delos anillos), segundo que, si bien esta ultima entrega del héroe de Bob Kane abunda en buenos y hasta excelentes elementos, estos mismos obturan un enorme vacío dramatúrgico a varios niveles, especialmente en el de la construcción de personajes, y a la “postre”, para los que gustan de la mezcla entre culinaria y cinematografía, o mas bien prefieren los platos light sin importar incluso los malos postres o los engañosamente buenos, tercero, que Batman: The dark Night Rises, obra por sumatoria de aquellos “buenos elementos” de manera inocente y cándida respecto a sus temáticas. Asi pues, para los que gustan de los postres: por favor no confundan las crispetas con el cine!

marcar como spam

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.