Nombre: De Roma con amor
Categorías: Comedia, Erótico, Comedia romántica, Comedia dramática
Director: Woody Allen
País: Estados Unidos
Año: 2012

Otras reseñas para esta película

Iván Gallo * * * ½
Caro Morales * * ½

De Roma con amor (2012)

Cría fama y échate a dormir

Woody Allen es un director imposible de obviar, cada que estrena una película los amantes del cine abarrotan las salas con la expectativa de encontrarse con una historia inteligente, graciosa y con altos niveles de sarcasmo. Esta vez la situación no era diferente. El anuncio de su nuevo filme acompañado además de un reparto de lujo, pronosticaba un éxito más de este hombre genial e irreverente. Sin embargo y muy probablemente sin que le importe a Allen, De Roma con amor (To Rome with love) no es más que una modesta colcha de retazos, pequeñas historias que nunca llegan a conectarse, momentos graciosos, pero en definitiva una cinta desabrida y algo confusa.

Sin haber estado en Roma, no termino de entender qué hace que esta ciudad sea la protagonista de estos pequeños cortos de amor y existencialismo. De entrada nos encontramos con Hayley y Michelangelo, protagonizando el típico romance de verano, que esta vez y como casi nunca sucede, se mantiene en el tiempo. Luego aparece el gran Woody Allen, en tal vez uno de los mejores momentos de toda la película. Esta escena del avión junto con Judy Davis, quien interpreta a su esposa, es mordaz, inteligente y muy divertida.

A partir de ahí comienzan a desarrollarse una serie de historias independientes, donde el amor aparece como el hilo conductor, con excepción del que representa Roberto Benigni, quien haciendo de Leopoldo le sirve a Woody Allen para hacer una crítica a la sociedad del espectáculo y a la fama en sí. Una crítica que al final resulta un poco acartonada y no tan auténtica para mi gusto.

El rol de Alec Baldwin como conciencia, al final resulta un poco frustrante. Un papel que pudo ser más desarrollado para aprovechar la calidad gigante de este actor.

Quizá esperamos mucho de Woody Allen, quizá queremos ver una película que nos haga pensar, pero al mismo tiempo reír, y quizá a Woody lo único que le interese es hacer una película liviana en una de las ciudades más hermosas de Europa, reuniendo a un grupo de buenos actores, para simplemente divertirse haciendo cine. Él tiene derecho a hacerlo, se lo ha ganado. Yo por mi parte trataré de no esperar demasiado para la próxima vez.

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.