Nombre: El sorprendente hombre araña
Categorías: Drama, Acción, Romance, Cómics, Crimen, Familiar, Basada en un cómic
Director: Marc Webb
País: Estados Unidos
Año: 2012

Otras reseñas para esta película

Samuel Castro * * * ½

El sorprendente hombre araña (2012)

Un buen cover

Revisen sus archivos de música (iba a escribir “discos”, pero a lo mejor algunos ya no entenderían el término). Es muy probable que buena parte de ellos esté compuesta por “versiones” o covers, esas canciones que, basadas en algún éxito ya popular, otros músicos como homenaje o por simple interés comercial, rehacen a su manera. Eso es lo que ocurre con El sorprendente hombre araña, que aunque es un reboot (el término inglés usado cuando se hace el relanzamiento de un personaje o una historia ya conocidos), es, sobre todo para los mayores de 25 años, un cover de aquel Spider-man que Sam Raimi dirigió en 2002, hace apenas una década (sólo para comparar, el primer Batman de Tim Burton es de 1989, y The dark knight de Christopher Nolan, es de 2008: casi 20 años entre uno y otro), lo que hace que cargue con un lastre terrible: esa permanente sensación de déjà vu que tenemos durante la primera hora de su narración, donde pasa lo que ya sabemos: un joven retraído por la ausencia de sus padres es bendecido con ciertas virtudes que le contagia una araña de laboratorio, que lo llevarán a convertirse en un héroe enmascarado.

Pero el encanto de los covers está precisamente en las sutiles diferencias que tiene con la versión original, y en este caso, las diferencias son bastante interesantes. En primer lugar, está el protagonista. A pesar de lo que digan, el flacuchento Andrew Garfield con sus 28 años, se ve creíble como estudiante de último año de secundaria, gracias a un rostro agradecido con el paso del tiempo, y a esa combinación de duda, timidez y rebeldía que el actor sabe imprimirle al personaje, mucho más cercano al adolescente típico de hoy, que aquella especie de bobalicón torpe que encarnaba Tobey Maguire. La química palpable entre él y Emma Stone (que aquí es Gwen Stacy) hace que las escenas y los diálogos entre ambos se sientan como parte fundamental de la historia y no como relleno antes de las secuencias de acción. Esto también es virtud de Marc Webb, el nuevo director de la franquicia, que le imprime a la parte “humana” de la trama la misma sensibilidad combinada con cierto desparpajo, que tan buenos resultados le dio en su película anterior, (500) days of Summer. La forma en que Parker usa el lanzador de telarañas para acercar a Gwen y besarla, por ejemplo, es tan memorable como aquel beso con el héroe boca abajo, que se hizo famoso en la primera trilogía.

Aunque los efectos especiales son impecables, los secundarios están muy bien, (sobre todo Martin Sheen como el tío Ben) y algunas escenas son perfectas (como la del niño que usa la máscara roja para llenarse de valor), ciertas flaquezas del guión irritan, pues subestiman al espectador, olvidando que incluso en una película de superhéroes es necesario cierto grado de credibilidad. Pero son flaquezas que se le perdonan a esta cinta agradable y divertida, sobre todo en una tarde en que quieres escuchar otra vez la misma canción que siempre te ha gustado, aunque sea en otra versión.

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.