Nombre: La era del hielo 4
Categorías: Acción, Comedia, Animación, Aventura, Infantil, Road movie, Familiar
Director: Steve Martino
País: Estados Unidos
Año: 2012

Otras reseñas para esta película

Samuel Castro * *

La era del hielo 4 (2012)

El sólido iceberg se resquebraja

No hay tiempo para pensar. Scrat, como de costumbre, se mete en problemas con su bellota, esta vez desde el primer minuto: llega hasta el núcleo del planeta y provoca que los continentes se separen (aquí no hay lógica y está bien, es válido en una película animada), haciendo que Manny, Diego y Sid, los tres protagonistas que han estado durante toda la saga de La era del hielo, vaguen a la deriva por el océano, montados en un pedazo de glaciar que los llevará a conocer a unos terribles piratas y a vivir algunas divertidas aunque ya no tan sorprendentes aventuras, mientras intentan volver a reunirse con su familia.

Por supuesto que no es lo mismo hacer una cuarta película que una primera, donde los guionistas nos presentan a los personajes principales de la historia, lo que garantiza nuestro interés. Es poco probable que quienes hayamos visto La era del hielo inicial olvidemos las emociones que nos produjo la despedida final con el niño que este grupo de héroes peludos salvaba. Pero como existen las tres Toy story y como la anterior parte de esta misma saga había mostrado una historia redonda que desarrollaba otros aspectos de estos compañeros de viaje, cabía esperar algo más. Sin embargo, en esta ocasión el estudio de animación Blue Sky parece haberse decantado por una aventura menos compleja, por acumular muchos personajes secundarios pensando en alguna promoción de cajitas felices en la sección de comidas rápidas y por unos cuantos conflictos (como el de la adolescencia de la hija mamut) que se resuelven demasiado gratuitamente como para emocionar.

Lo que se mantiene, por fortuna, es la curva ascendente en la calidad y la belleza de la animación que aparece en pantalla: los detalles físicos de las distintas criaturas (como el pelo rasta del carismático villano: el capitán Tripa), las panorámicas estratégicamente escogidas para aprovechar el efecto 3D en persecuciones frenéticas, la ambición formal de algunos de los escenarios, donde no se escatima detalle ni color. En ese orden de ideas La era del hielo 4 es un disfrute para los sentidos y una jornada de gozo para los más pequeños. Los más grandes, desafortunadamente, percibimos que en algunos momentos la historia marcha en piloto automático (como cuando aparecen las “sirenas”), que ciertos chistes no funcionan tan bien como deberían y que unos cuantos puntos de giro de la historia se anticipan  con mucha antelación. Es normal el desgaste, claro, pero con un conjunto tan poderoso de personajes en sus manos (Sid y su abuela se llevan todos los premios en esta entrega) la compañía productora no debería permitirse el lujo de dejarlos languidecer como hicieron en DreamWorks con Shrek.

Los guionistas fueron lo suficientemente astutos como para dejar al final varias líneas narrativas abiertas para continuar con la saga. Esperemos que en la próxima entrega de La era del hielo no se les olvide que, sin una buena trama, las películas no son más que dinosaurios de sangre fría esperando por su extinción.

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.