Nombre: El juego de la fortuna
Categorías: Drama, Basado en hechos reales, Biográfica, Histórica, Deportes, Basada en un libro de no ficción
Director: Bennett Miller
País: Estados Unidos
Año: 2011

Otras reseñas para esta película

Caro Morales * * * ½

El juego de la fortuna (2011)

Juego perfecto

“Yale, economía y béisbol. Eres gracioso Peter” Billy Beane

“Es difícil no ser romántico por el béisbol. Este juego es gracioso para los fans, vende boletas y perros calientes. No tiene sentido”. Billy Beane

Cábalas, frustraciones, recuerdos, éxtasis, dinero, humildad, ego, tristeza, felicidad, honor. No es difícil creer la declaración de que el deporte es la metáfora de la vida y mucho menos cuando nos lo dejan claro en una película sobre béisbol, un deporte que no se necesita amar y mucho menos entender para que logre enganchar a una audiencia que posiblemente termine adorando este filme bien contado, dirigido y actuado.

Moneyball, traducida para la cartelera colombiana como El juego de la fortuna, es una adaptación del libro de Michael Lewis (Moneyball: El arte de ganar un juego injusto), publicado en 2003 y donde nos encontramos con la historia real de Billy Beane, gerente y dueño minoritario de los modestos Atléticos de Oakland, quien luego de perder en la postemporada de 2001 con los ostentosos Yanquis tuvo que armar un equipo medianamente competitivo perdiendo a jugadores clave como Damon, Isringhausen y Giambi. Es así como en una maratónica visita a Cleveland en busca de refuerzos conoce a Peter Brand, un economista graduado en Yale, que resulta tener una nueva estrategia para valorar a los jugadores basada en cálculos estadísticos.

Beane sorprendido con Brand decide contratarlo como su asistente y dejando de escuchar la opinión de sus más cercanos consejeros, comienza a tomar decisiones que van contra la lógica de un deporte que aparentemente no puede cambiar, y donde la intuición y las reglas ya están establecidas haciendo imposible romperlas. A partir de este momento comienza un relato enérgico y excitante sobre cómo este equipo logró cruzar el límite para cambiar el juego dentro y fuera del diamante.

Esta película resulta un juego perfecto para Bennett Miller, un director con una pequeña pero fructífera trayectoria que sabe presentarnos la pasión del béisbol sin que ésta se haga presente explícitamente en la cinta. Así lo demuestra la secuencia inicial en la que experimentamos la angustia de los últimos minutos de un partido y donde vemos por primera vez a Brad Pitt, quien se revela maduro y creíble para entregarnos un papel honesto y melancólico.
 
Pero si Miller tuvo juego perfecto, Steven Zaillian y Aaron Sorkin conectaron home run porque su trabajo como guionistas dio como resultado una narración extraordinaria, con diálogos apasionantes, inteligentes y graciosos, mezclados con las excitantes narraciones deportivas que nos transportan a vivir de cerca la hazaña de los Atléticos para batir el récord de veinte juegos ganados en línea.
 
Los amantes de las películas deportivas no se encontrarán con un típico film del género. No esperen ver aquí escenas victoriosas o jugadas memorables. El encanto de esta cinta está en que muestra lo que hay detrás de cada juego: las decisiones que se toman, sus frustraciones o éxitos, todo lo relacionado con una práctica injusta donde hay ricos y pobres, fuertes y débiles. Porque más allá que una historia sobre béisbol, Moneyball es una historia sobre la vida, donde las reglas se rompen todos los días y lo más importante siempre será disfrutar del show, a pesar de todo.

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.