Nombre: Piratas del Caribe: Navegando aguas misteriosas
Categorías: Aventura
Director: Rob Marshall
Año: 2011

Otras reseñas para esta película

Pedro Felipe * *

Piratas del Caribe: Navegando aguas misteriosas (2011)

My name is Jack

En la cuarta entrega de Los piratas del Caribe Jack Sparrow busca la fuente de la juventud. Las aventuras comienzan cuando su amigo Gibbs afronta un juicio que lo puede llevar a la horca, pues las autoridades lo han tomado por su colega. De hecho, en Londres parecen sobrar los sparrows impostores. ¿O las impostoras...? Como en los horóscopos, "las apariencias engañan" y pronto nuestro héroe "se reencontrará con un antiguo amor".

Como en las anteriores ediciones, la cinta cuenta con personajes variopintos y decimonónicos, que capotean con informalidad las embestidas de los imperios de su tiempo; en en esta ocasión, a la obsesión comercial británica, se agrega el fanatismo destructivo de los españoles. Al igual que las entregas precedentes, Navegando en aguas misteriosas está a su vez permeada por elementos fantásticos recreados con los mejores efectos especiales y tecnología. Las sirenas antropófagas, cuyas lágrimas son necesarias para activar la inmortalidad de la fuente, son tal vez lo más interesante de esta historia, cuya mitología de piratas muertos y de pócimas fabulosas ha sabido calar en nuestro tiempo.

Respecto al reparto, puede extrañar que en una producción que costó un centenar y medio de millones de dólares se prescinda de ganchos como Keira Knightley y Orlando Bloom, cuyos personajes ni siquiera son mencionados en este capítulo. Pero lo cierto es que Sparrow se había convertido desde hace mucho en el llanero solitario de la saga, y es comprensible que en este episodio se hubiese optado por centrarse en él.

Sin embargo, la ecuación falla. En Navegando en aguas misteriosas, al favorecerlo sin mesura se lo lleva a alterar la fórmula de su éxito, y más grave todavía, se le hace soportar el peso dramático de la trama, para lo cual es tan inapropiado como emplear un Ferrari para empujar una carreta. En efecto, por un lado Jack tiene que balbucear más, pisar más pasteles, ser más gritón, más frenético: más de todo y al mismo tiempo. Por el otro, al tener que ejercer de galán oficial y al ver la intriga vinculada a sus intenciones y palabras, el personaje pierde el filo y la gracia que le daba su condición fronteriza de pirata improvisador y "no muy confiable"; una especie de Han Solo oceánico. En ese sentido, si en las obras anteriores estábamos a la expectativa de cómo incumpliría su palabra y de cómo defraudaría a sus compañeros, en este capítulo es claro desde el principio que los personajes no tienen más alternativa que encontrar 'la fuente de Jack'.

Asimismo, todo parece indicar que el cambio de director fue en detrimento de las fortalezas de la producción. Pese a las observaciones que pueden hacerse al trabajo de Gore Verbinski, el autor de las primeras tres cintas, es indudable que cuando el tiempo arreciaba sus atmósferas eran afortunadas. ¿Cómo olvidar sus piratas malditos acercándose, con sus sables desenfundados, perdiendo sus carnes a la luz de la luna? ¿O al Black Pearl al principio de El fin del mundo balancearse hasta quedar con la línea de flotación invertida? ¿O en fin a Sparrow llevando su bota del mástil de su velero, que se hunde, a un muelle donde lo buscan las autoridades? En esta ocasión, por el contrario, las persecuciones y los combates brillan por sus descuidos, y sus intrigas secundarias por su platitud.

Con su atuendo improbable y sus intenciones retorcidas, el capitán Barbossa se convierte en esta entrega en el sorpresivo guardián del fuego. Su intérprete Geoffrey Rush logra un personaje de nuevo detestable y escurridizo, con obsesiones y arranques que no riñen con un discurso razonable. Habría sido deseable que a su historia se le dedicasen más minutos. Su aspecto con una una peluca asquerosa y polvos en su piel rugosa es la perla negra de esta historia.

Comentarios

24/10/2014:

Comparto tu opinión, el cambio de director trasformo totalmente la saga, y considero que para bien. La historia de piratas del caribe aún tiene mucho que ofrecer y requería un cambio para renovarse, veía en http://www.hbomax.tv/movies la tercera parte que siempre será mi favorita, pero fe la forma correcta de cerrar la historia entre Will y Elizabeth. Aún hay mucho por explotar en el mundo de los piratas y espero que una quinta parte.

marcar como spam

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.