Nombre: El maquinista
Categorías: Drama, Misterio, Thriller
Director: Brad Anderson
País: Estados Unidos
Año: 2004

Otras reseñas para esta película

Diana Ospina Obando * * *

El maquinista (2004)

Lo primero que impacta al ver El maquinista es la extrema flacura de Cristian Bale quien interpreta al atormentado Trevor Reznick.  Anderson, el director, desea que así sea  y nos bombardea con primeros planos a la cara consumida del protagonista, a sus costillas y espina dorsal  que sobresalen.

Reznick se ve enfermo de principio a fin, agotado, cansado a punto del colapso: “si adelgazas más vas a desaparecer” le dirá la prostituta que visita todas las semanas;“¿estás en las drogas” le preguntan inquisidores sus compañeros de trabajo, porque Reznick no siempre ha sido así, no, para nada. La película inicia cuando la transformación ya ha tenido  lugar pero, más adelante,  veremos imágenes del antiguo Trevor del sonriente y bien parecido Trevor del que poco o nada queda y comprenderemos, aún más, la consternación de quienes lo rodean. La razón, si es que eso puede tranquilizar a alguien, es que nuestro atribulado protagonista no consigue conciliar el sueño desde hace un año. Sus reflejos se ven mermados, poco o nada puede hacer por su cuerpo, las noches son largos momentos y, lo más grave, su debilitada mente intuye que un complot se ha instaurado contra él. Los misteriosos acontecimientos parecen darle la razón, ¿pero están realmente ocurriendo o son productos de su imaginación alterada por la falta de sueño?  Anderson no permite que el espectador sepa más que el atormentado Trevor y, por el contrario, busca que se sumerja en la atmosfera fría y azulosa con la que decidió teñir  su película, una especie de eterna alba de la que no se despierta del todo. A esto se suman los abruptos cortes en las secuencias que no muestran el final de una acción y acentúan la sensación de que, tal vez, muchas de las percepciones, son alucinaciones o pequeños sueños.

¿Por qué no puede dormir Trevor? ¿Quién parece interesado en torturarlo y cuántos le están colaborando?Un siniestro juego parece haber iniciado y las pistas para resolverlo son muy pocas, empezando por  las misteriosas notas en su refrigerador  con un juego del ahorcado que debe ser completado.

El maquinista es una película  sobre los tormentos interiores, sobre  la culpa el miedo y la incapacidad que tenemos, muchas veces, de asomarnos a los lados más oscuros de nuestra personalidad. Porque, a veces, lo más siniestro  se esconde justo en nuestro interior.

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.