Nombre: Temporada de brujas
Categorías: Aventura
Director: Dominic Sena
Año: 2011

Otras reseñas para esta película

Pedro Felipe * *

Temporada de brujas (2011)

La comunidad del martirio

Temporada de brujas cuenta las aventuras de dos cruzados desertores que a su regreso de Oriente deben realizar una última misión para la Iglesia. Se trata de transportar a una joven a un monasterio en Europa central, donde los expertos podrán extraer el demonio de su cuerpo y así conjurar la peste que arrasa el continente. A regañadientes, junto a tres compañeros de fortuna, los dos soldados acceden a cumplir un cometido que ―después de todo― es digno de su estatura moral. Behmem y Felson (Nicolas Cage y Ron Perlman) corresponden de hecho al paradigma del noble caballero obsesionado con traer justica a su tierra, por cierto infestada de demonios y brujas.

Esta película de época no pretende arrojar luces sobre su periodo histórico, ni mucho menos entender las cruzadas, sus actores o sus intenciones. Ni siquiera a través de la leyenda o de la narración épica, como sucede en El último samurái de Zwick y en Robin Hood de Scott, se buscan pistas de la Inquisición o de la relación entre el poder espiritual y los sometidos. Temporada de brujas se centra exclusivamente en las aventuras de sus personajes, teniendo como noble fin entretener. Aunque su temática sucede en la Europa del siglo XIV, podría sin mayor pérdida adaptarse a escenarios lejanos, o incluso ficcionales. Pese a las diferencias de humor y de puesta en escena, sus dominios son similares a los de la serie de Indiana Jones, que se hizo entrañable sin pretender arrojar luz alguna sobre los momentos que le sirven como marco.

Pero a diferencia de aquella, Temporada de brujas no funciona. Contradiciendo sus objetivos, no entretiene ni convoca, lo que resulta de sumar varios defectos. La cinta cuenta por ejemplo con varias secciones inútiles y nocivas, como las batallas santas libradas por Behmem y Felson, que oscilan entre los planos cerrados de los dos personajes y las tomas aéreas de ejércitos multitudinarios, muchas veces sin transición entre ellas, por lo que es difícil saber que se ha cambiado de escenario e incluso de continente. Del  mismo modo, la ejecución de brujas del principio no alberga relación con el resto de la trama, más allá de la obviedad de mostrar que en esa temporada las artes mágicas están en boga, lo mismo que su castigo. Por su parte, los héroes carecen de la gracia y la profundidad mínima para embarcarnos en la tripulación, no digamos del temple necesario para hacer una broma. Con excepción de la travesía propiamente dicha, la historia se pierde a su vez en tramas deshilvanadas, clichés lamentables y denuncias banales. En su afán por crear enemigos y desafíos, se acepta por ejemplo que hubo brujas y demonios, pero también que la Iglesia no es tan buena como se pretende, ni la peste contagiosa para los que son rectos, nobles y de buen corazón.

En el mundo de habla española Temporada de brujas no habría sido posible, pues nadie menos que Don Quijote enfiló sus baterías contra los héroes grandilocuentes e incapaces de reconciliarse con su proyecto exagerado.

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.