Nombre: Kung Fu Panda
Categorías: Drama, Acción, Comedia, Animación, Artes marciales, Fantasía, Infantil
Director: Varios, John Stevenson & Mark Osborne, Jack Black, Varios
Reparto:
Guión:
País: Estados Unidos
Año: 2008

Otras reseñas para esta película

Pedro Felipe * * * ½

Kung Fu Panda (2008)

Ya no tengo hambre

Po es un oso panda simpático, buen cocinero y habitante del próspero Valle de la Paz. Es también un leal compañero y tiene buen humor en ambos sentidos de la palabra. Su padre, una oca delirante y con poco entendimiento, lo ha destinado al arte familiar de la preparación de fideos, cuya cocción domina gracias al uso de un " ingrediente secreto". Po, sin embargo, tiene aspiraciones más altas y sueña con ser maestro en kung fu. El problema radica en que es torpísimo, se distrae aun divagando y su estado físico no favorece la agilidad. No es un desdichado, pero sólo en sueños liderando batallas legendarias se siente satisfecho. Y comiendo.

Una tarde, el venerable maestro Oogway tiene una premonición según la cual escapará de prisión Tai Lung, un temible leopardo de las nieves a quien las artes marciales se le dan mejor que a Neo, protagonista de Matrix. Después sabremos que se trata de un discípulo incapaz de controlar su ira (que lo llevó a la tristeza, y esta al odio, y este al sufrimiento, etc.), pero el efecto inmediato en la vida de Po de semejante visión es desencadenar una serie de hechos que termina con nuestro panda aterrizando entre fuegos artificiales ante el dedo Oogway, justo en el instante en que se está señalando al próximo Guerrero Dragón. Sus idolatrados Cinco Furiosos, que son personajes antropomorfos expertos en kung fu, y el maestro Shifu que los entrena, un diestro panda rojo, no pueden menos que sentirse desconcertados y más tarde también indignados y, como su nombre lo indica, furiosos.

Ahora bien, el ingrediente secreto de esta historia es en parte obvio, pues consiste en un dibujo con un notable sentido de la composición, y una extraordinaria animación que emplea lo mejor de la informática. Es pues un buen dibujo animado. Pese a su título banal y a su coqueteo extremo ―Kung fu Panda vendría a ser una cinta que trae incluido su propio juego de video― la película tiene las tres patas necesarias para mantenerse de pie incluso ante los peores embates. Además de su calidad técnica y artística, la obra cuenta con su personaje central, en cuyo desarrollo tuvo bastante que ver Jack Black, el actor que le prestó la voz.

En efecto, nuestro oso es jovial y ocurrente, no muy lúcido pero sí inteligente, complicado y también complejo. Ni sus matices ni sus contradicciones llegan a la esquizofrenia de los superhéroes enmascarados. Además de su gracia, Po expresa que no le gusta ser quien es. A mi juicio, es un objetivo inteligente llevar a este árido personaje a estar en paz consigo mismo al final de la cinta, pues resulta ser una herramienta narrativa mucho más poderosa de lo que podría parecer a primera vista. Po vendría a ser un Goofy preguntándose por una vez por qué todo le sale tan mal y qué puede hacer para remediarlo. ¿Se corre así el riesgo de que se pierda el encanto? Por supuesto, y es debido justamente a salvar ese abismo que tiene relevancia la marcha triunfal de nuestro antihéroe.

A un simpatizante de los dibujos animados sin fobia a los panda, o al kung fu (o a la China) no veo cómo pueda disgustarle este buen ejemplo del trabajo de DreamWorks.

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.