Nombre: Mammuth
Categorías: Comedia dramática, Road movie
Director: Gustave de Kervern
País: Francia
Año: 2010

Otras reseñas para esta película

Aquiles Cuervo * * *

Mammuth (2010)

Todos los caminos no conducen a Roma

No hay muchas películas de carretera “a la francesa”. El road movie no es un género muy querido por los cineastas galos que además, en los últimos años, se concentran ante todo en el drama y la comedia. Sólo por esa razón Mammuth sorprende. También desconcierta positivamente ver a un Gerard Depardieu, con un aire libertario » que no se le veía desde hace muchos años (Novecento de Bertolucci).

La película narra la historia de un semi-pensionado (aún no le pagan la pensión, pero ya lo “licenciaron”) del sector porcino que debe viajar por varios pueblos franceses, buscando los comprobantes de pago de sus salarios en los diferentes oficios en los que se empleó por más de 30 años. Allí empieza la aventura de liberación de Serge (Depardieu), a bordo de su moto, una Mammuth de los setenta, que es la causa de su apodo. El trasfondo social gira alrededor de la precariedad del trabajo en esta era post-fordista y la penuria del trabajador corriente frente a su cada vez más incierta pensión de jubilación.

Alrededor de Mammuth vemos a su esposa (una empleada de un supermercado tedioso), a su sobrina y a una presencia fantasmagórica del pasado de Mammuth, un punto de quiebre en su vida que aparece progresivamente a medida que el viaje avanza. Diversos personajes van cruzando fugazmente el camino de Mammuth, bien sea para poner a prueba su paciencia o su coraje, para engañarlo o para internarlo en nuevas experiencias. Hay escenas delirantes como su “reencuentro sexual en una noche de verano” con un “viejo primo”.

Gustave de Kervern y Benôit Delépine saben manejar muy bien el humor y el absurdo y aprovechan al máximo los recursos visuales para trasmitir una sensación de desarraigo y orfandad que no cae nunca en lo melodramático. Mammuth es un viaje de ida y vuelta, un devenir libre a través de un pasado nunca recobrado del todo. En Mammuth no todos los caminos conducen a la aparente Roma del personaje (su pensión), pero el viaje en sí mismo, la experiencia de viajar a la deriva, le permite a Mammuth ver su vida con otros ojos y recomenzar por otros caminos. Seguro sería una película que le hubiera gustado ver a Roberto Bolaño.

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.