Nombre: Los tres entierros de Melquiades Estrada
Categorías: Drama, Western
Director: Tommy Lee Jones
Año: 2006

Otras reseñas para esta película

Javier Moreno * * * *

Los tres entierros de Melquiades Estrada (2006)

Una respuesta a Portnoy.

(Desde Newark, NJ, Portnoy pregunta: "¿Y? ¿Al menos la historia es buena? ¿O es sólo un ejercicio de ruptura temporal narrativa como Amores perros o 21 gramos? Cuenta, cuenta.")

Primer Entierro

Para empezar, he de reconocer que yo soy más benevolente con Arriaga que Portnoy. Mientras que él califica 21 grams y Amores Perros como simples ejercicios de ruptura temporal narrativa, yo le doy un poco más de mérito y reconozco que los ejercicios son bien realizados y que narrar de esa manera (y hacerlo de manera efectiva) requiere talento. Adicionalmente, debo admitir que a mí me gustan las historias de ambas películas aunque tengo la sensación de que Amores Perros habría sido suficiente. 21 Gramos parece un remake de la misma estructura del lado gringo experimentando al límite con ese asunto de los saltos. Al fin y al cabo ambas son historias que se basan en contar cómo muchas vidas convergen al azar (¿por culpa del Plan?) en un cierto punto y la manera como ese punto las afecta. Yo una vez quize escribir un libro así, pero creo que ya claudiqué.

Segundo Entierro

Respondo a su segunda pregunta primero, Portnoy. No, Los tres entierros de Melquiades Estrada no es otro de esos ejercicios. El toque Arriaga se percibe —él piensa así, sospecho—, pero en esta ocasión se contiene. De los ejercicios pasa a la practica del recurso pero no se recuesta en él (como a veces pareciera que hace en 21 grams). Me parece una película estructuralmente menos arriesgada que las anteriores, menos recargada.

Tercer Entierro

¿Al menos la historia es buena? Se lo voy a poner así: La historia es un cuento que me hubiera gustado leer. Me imagino un cuento de seis o siete páginas. Un cuento de vaqueros curtidos y solitarios, de vaqueros nobles y testarudos. En la página cuatro hay una linea que divide la historia. Una línea visible que, sin embargo, no significa nada, es como un espejo en el medio de una habitación. Un espejo-muro que la divide en dos, que divide el mundo de los vivos del de los muertos sin aclarar bien qué lado es cuál. La historia, es bien sabido, trata sobre un viaje a través de ese espejo, pero prefiero no ahondar. Tal vez en el fondo también es otra de esas que le gustan a Arriaga sobre cómo las vidas de los hombres se cruzan, pero creo que en este caso ese cruce no es central, es sólo una circunstancia menor.

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.