Nombre: ¿Quieres ser millonario?
Categorías: Drama, Basado en una novela
Director: Danny Boyle
Año: 2008

Otras reseñas para esta película

Alejandro Martin Maldonado

¿Quieres ser millonario? (2008)

Entro en la discusión

Llevo un buen rato sin escribir sobre ninguna película. Y me invitan a entrar aquí las reseñas de Javier Moreno y de Luis Fernando Afanador.

Con Javier comparto la decepción. Y la conexión que hace con Ciudad de Dios, si bien algo me hace no ser tan duro con la película. De Afanador me invita mi espíritu de contradicción, sobre todo porque me toca una fibra sensible: ¿por ser melodrama ha de ser vista con recelo por el crítico?

Esa es una forma de ver el cine y de ver al crítico con la que yo me opongo radicalmente. Estan los que critican algo porque "parece una telenovela", y con eso parecen sentirse superiores, y existe el prejuicio general de que los "críticos" han de compartir ese modo de ver el cine.

Y es que si yo algo tengo que cuestionarle a la película es que falla como melodrama. O, por lo menos, ante mí como audiencia. Ni lloré, ni me emocioné, es más, ni siquiera me conmoví.

Así que salí decepcionado, yo iba a montarme en una montaña rusa emocional y me encontré que no había ni subidas ni bajadas. Que los momentos más "hermosos" ya los había visto en los cortos y que no había nada que me sorprendiera luego de lo que yo ya sabía.

Pero quizás lo que más me sorprendió fue que al examinar en el recuerdo la película esta mañana, en la ducha, que es cuando me gusta darle vueltas a las cosas, me encontré con que se trata de una película muy inteligente. Que tiene una trama meticulosamente armada. Cada momento tiene una historia grande sugerida.

Pero, como conversaba esta mañana con Gina, la falla más grande es que justamente la historia de amor (el eje del melodrama) no es fuerte. Porque la verdadera historia de amor es la del protagonista (Jamal) y su hermano (Salim) y lo malo es que pareciera ser que el director y el guionista se dan y no se dan cuenta. Allí están las contradicciones, los sacrificios y las pasiones de las historias de amor que hacen el melodrama, pero como todas las grandes ideas de esta película se quedan cortas y como sin resolver del todo. El sacrificio del hermano no lo sufre nadie (está tan demonizado que no se le reconoce lo que habría que reconocérsele).

También está la relación de Jamal y del entrevistador, esa con una cantidad de tensiones sutiles, pero quizás demasiado sutiles, y, sobre todo, sin resolución y sin verdaderas consecuencias (aunque su pequeño pulso puede ser lo mejor resuelto de la película). 

Y la relación de Salim y sus jefes mafiosos, su odio y su incapacidad de independencia. Su búsqueda de superarlos para sumergirse cada vez más en la violencia de su mundo. Con ese momento trágico, cuando en un rapto de soberbia se queda con la mujer de su hermano, es completamente rebajado a casi nada. En gran medida, creo, por la incapacidad de Latika, en todo momento de la película, darle matices a su papel, de comunicarnos algo de lo que siente.

No, Luis Fernando, no, aquí lo que tenemos son todos los grandes motivos del melodrama desperdiciados.

Y, sobre todo, ¿dónde está la mujer? ¿dónde está el hombre? ¿donde está la pasión? ¿y dónde el sexo? Sin mucho riesgo a equivocarme, puedo decir que todos los personajes no dejan nunca de ser niños.

Hay mucha habilidad, mucha inteligencia, mucho ingenio de esos que gustan premiarse con el Oscar al mejor guión. Tan bien armado que incluso nos deja suspender el escepticismo ante el curioso hecho de que las respuestas se respondan en orden biográfico (¿no es demasiado pedir? ¿un orden cronológico distinto habría complicado innecesariamente la trama?).

Pero suspendiendo todo eso, está la trama y ese contrapunto que la organiza tan hábilmente, pero que quizás rezuma inteligencia y le falta fibra.

Uno alcanza a adivinar las fuentes "Bollywood" de las que bebe la película, pero de las que en última desconfía (¿por qué no hay más números de baile?). Esas se cuelan en los mejores momentos, como cuando el entrevistador hace un pasesito de baile para celebrar, o en la coreografía final, que a pesar de su timidez, nos deja sentir algo de esa emoción del melodrama que llena muchas de las mejores películas de la época dorada de Hollywood, de las películas de la India que todavía no llegan, y por qué no decirlo, de nuestras telenovelas (como Café o Gallito Ramírez) que en lo audiovisual es de lo que los colombianos más orgullosos podemos estar.

P.S.

Quedaría por cuestionar lo incuestionable. ¿Por qué hablan en inglés (y a veces en otra lengua que parece ser la suya)? ¿Qué es esta relación tan extraña entre Inglaterra e India en la que los ex-colonizadores se atreven a contar las historias de las entrañas de sus ex-colonizados? ¿A nadie le sabe raro que la historia nada más que de Ghandi fuera contada por un inglés? ¿Que ante el imaginario mundial se confundan las figuras de personaje histórico y su representante inglés?

P.S. 2

Hay que reconocerle varias cosas maravillosas. Muchos momentos de la música, en especial la canción del comienzo con las voces de M.I.A. Muchos planos, en particular, el momento en que los dos discute si dejarla o no entrar a protegerse de la lluvia y los contraluces cuando ella entra.

Pero ambas cosas fotografía y música (y montaje), aunque todos muy hábiles, a ratos se siente que la película se apoya demasiado en ellos, como que no se arriesga a descansar un poco y confiar en la trama.

P.S. 3

Al pensarla varias veces, no deja de ser sorprendente el modo el modo tan meticuloso como fue tensado todo. Pero quizás eso confirma el hecho de que algo falla hacia el final. Como que uno está sostenido por la técnica, por la forma como lo llevan de un sitio al otro, pero al final algo falta. 

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.