Nombre: ¿Quieres ser millonario?
Categorías: Drama, Basado en una novela
Director: Danny Boyle
Año: 2008

Otras reseñas para esta película

Jorge Mario Sánchez * * * ½

¿Quieres ser millonario? (2008)

¿Quién quiere ser manipulado?

No sé ustedes, pero yo voy a cine a que me manipulen. Muchas veces esa manipulación es tan fuerte que puede provocarme reacciones físicas: las más comunes son llanto, angustia, pánico, náuseas o, incluso, con ciertas películas, una zozobra que puede extenderse semanas enteras.

Obviamente, para que el efecto que la película pretende inducir funcione, debo predisponerme para ello. No tendría ningún sentido ir a cine si me voy a sentar en la sala a pelear con el filme, a no permitir, tercamente, que me seduzca. En muchas ocasiones, y esto ocurre especialmente con algunos bodrios hollywoodenses, la misma película, ya sea por estupidez o infantilismo, hace todo lo posible por sacarme de la hipnosis, por patearme fuera del asiento. La última vez que me pasó algo así fue viendo The Curious Case of Benjamin Button, sobre todo su primera hora y media, en la que la extenuante sucesión de frases pomposas de superación personal estaba a punto de hacerme abandonar la sala. Gracias a Dios, al final la película deja de lado tanta “filosofía” y logra volverse, hasta cierto punto, disfrutable.

Escribo esto como preámbulo a mi reseña de Slumdog Millionaire porque el carácter abiertamente manipulador de esta película ha logrado que sea amada por muchos y, como era de esperar, odiada a rabiar por otros. Un crítico español escribió que era una de las películas más manipuladoras de los últimos años, y por eso le pareció poco menos que asquerosa. Yo estoy lejos de ser experto en cine, pero tengo entendido que los soviéticos (encabezados por Eisenstein), a principios del siglo XX, se dieron cuenta de esto, de que el cine es un arte manipulador por naturaleza y de que con una cosa llamada montaje podían trastocar las emociones del público, e intentaron usarlo como arma política. Esta enseñanza la siguieron la gran mayoría de directores, e imagino que ésta es una de las razones por las cuales existen hoy los géneros cinematográficos (horror, drama, comedia, suspenso, etc.), sobre todo en Hollywood.

Aclarado esto, debo decir que Slumdog Millionaire me pareció una buena película, entretenida, redonda, con un guión sólido y un montaje –perdonen el cliché– frenético que resulta muy efectivo para la historia que se narra. Y, sobre todo, es una película que cumple con lo que se propone, esto es, arrancarle emociones de todo tipo al espectador. A pesar de que ya sabía casi todo sobre el filme por las reseñas que había leído y por todo lo que se dijo y se mostró sobre éste en la gala de los Oscar, me mantuve expectante durante toda la proyección, atento a la resolución de la historia principal (Jamal, un muchacho pobre procedente de las barriadas de Mumbai –un slumdog–, participa en el programa “¿Quién quiere ser millonario?” para reencontrarse con Latika, el amor de su vida) y de las subtramas (la relación de Jamal con su hermano, el interrogatorio policial que busca arrancarle a Jamal el porqué conoce las respuestas a la mayoría de preguntas, la radiografía de la vida miserable o corrupta que llevan los habitantes de los slums de Mumbai, la reflexión sobre el azar y el destino). Por supuesto, todas las historias convergen al final, en ese crescendo que nos incita a levantarnos de las sillas y a gritarle palabras de aliento a Jamal (claro que el público es tímido por naturaleza, y algo así no ocurrió en la proyección en la que estuve presente).

De todas formas, la película peca de ser un tanto predecible e inverosímil y de bordear peligrosamente el cliché (chico pobre se enamora de chica, la pierde, luego la reencuentra y debe rescatarla, etc.), pero es una experiencia por la que, sin duda, vale la pena pasar ¿Y qué puede tener de malo que le guste a casi todo el mundo y que haya ganado todos los Oscar importantes?

(PD: el mejor análisis –más que reseña– que he leído hasta el momento sobre Slumdog Millionaire es el de David Bordwell en su blog).

 

De El Persa, blog de literatura y cine.

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.