Nombre: El curioso caso de Benjamin Button
Categorías: Drama, Fantasía, Romance, Histórica
Director: David Fincher
País: Estados Unidos
Año: 2008

Otras reseñas para esta película

María José Roldán Pardo * *

El curioso caso de Benjamin Button (2008)

Candidata al olvido

No me llamo a engaños, no pasa nada si uno no ve esta película. Y no por la idea que me gusta, no por la puesta en escena que como suele suceder en las producciones de Hollywood es sensacional, no por los actores que mal que bien intentan algo. Lo malo, malísimo, deplorable es la historia.

Decía que la idea es buena porque la posibilidad de que las manecillas del reloj vayan en sentido contrario o que el tiempo se detenga es una fantasía que hemos tenido y recreado de mil maneras todos los seres humanos. A mi me ha rondado desde la infancia  influenciada especialmente por aquel bolero ranchero que cantaba Don Pedro Vargas y que decía “reloj no marques las  horas porque voy a enloquecer… ella se irá para siempre cuando amanezca otra vez...”   

Benjamin Button empieza bien, la puesta en marcha del gran reloj de la estación de trenes que camina al revés permite que los soldados jóvenes que fueron a la guerra y murieron vuelvan a vivir y que los horrores de la confrontación se deshagan… hermosas fantasías sin duda. Pero el encanto desaparece pronto, como en La Cenicienta la carroza vuelve a ser calabaza y los briosos caballos escurridizos ratones.  La cosa se enreda cuando nos empiezan a contar la vida del protagonista interpretado por Brad Pitt que arranca como un bebe viejito y va rejuveneciendo lentamente a medida que crece. Y ahí ya no hay salvación, la vida que se esperaría sorprendente, reveladora, la del extraño hombre que no envejece es igual a la de cualquier parroquiano común y corriente sin matices, sin pasiones, sin nada de nada enmarcada en una historia de amor sosa, tonta y plana.

Pareciera que a mitad de camino se encartaron y el guionista naufragó en un mar de anécdotas sin interés.

Transcurridos como 30 o 40 años de la vida al revés de Benjamin Button empecé a moverme desesperada en la silla pensando ¿cuándo se acabará, hasta donde llegará, acaso al encuentro del espermatozoide con el ovulo? No más, paren ya, que cosa tan larga y tan aburrida.

Es probable que gane muchos o todos los premios Oscar, pero, eso ya sabemos que no significa nada.

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.