Nombre: La graine et le mulet
Categorías: Drama
Director: Abdellatif Kechiche
País: Tunez
Año: 2007

Otras reseñas para esta película

Miguel Olmos

La graine et le mulet (2007)

Una familia de inmigrantes del norte de Africa de segunda generación, son los personajes de esta historia.

Imagínese que Usted está sentado en una comida familiar de domingo de una familia colombiana, que llegan las cuñadas, las nueras, los yernos, los nietos, las hijas, los tíos solterones. La matrona, la mamá santa, la señora de la casa ha cocinado para todos ellos, la gente llega, los secretos afloran, la comida pasa de mano en mano, las miradas detallan personajes. Imagínese que Usted es un invitado más, que la cámara se deleita en escuchar temas que esa familia trata, que el dueño de la tienda se murió, que el pan de antes era mejor, que la puta de la nueva mujer de su padre ha sido vista en el barrio, que la vecina es infiel, que el couscous ha quedado mucho mejor este domingo.

La cinta de Abdel Kechiche "La graine et le mulet" tiene mucho de lo escrito hace un momento. Si bien los espacios de estas escenas son muy cerrados, la cámara se las arregla para dar esa sensación para solo hacernos parte del convite. Los personajes son plenamente detallados cuando son puestos a interactuar y hablar por hablar, en ocasiones se puede sentir uno en una jaula de cotorras que hablan en diversos idiomas.

Pero la película no es solo esto, es un canto a la vida, a la soledad del mar. Filmada en Marsella, en sus barrios del puerto, Kechiche describe la vida familiar de Slimane, un empleado de un astillero quien durante 35 años viene haciendo el mismo oficio, arreglando barcos. La peripecia de la historia es cuando este hombre emprende una nueva aventura, quizás la única que le ha dejado su inercia de vida y monta un restaurante donde se preparará el mejor couscous de la ciudad, luego de las vueltas burocráticas de rigor, Slimane decide abrir el negocio e invitar a todos esos burócratas y así ganar su paladar para después conseguir su firma en los permisos legales. Ningún parecido con Colombia, claro está, aquí funcionamos con el sistema prepago.

Es esa simbiósis cultural la que aprovecha Kechiche y su mayoría de actores naturales, para hacer un retrato exacto de ese sur de Francia abierto a las culturas que el mar ha traído y dejado en allí. El sitio no podía ser mejor, un Astillero, un Puerto, una pequeña cocina, un restaurante dentro de un barco.

Este Balzac que es Kechiche nos cuenta una historia tan universal y por lo tanto tan sencilla que nos hace pensar en que todos esos cuentos pueden pasar por estos lares, es una historia que hace reencontrarnos con nuestro carácter humano, que a pesar de las distancias y los barcos, la universalidad está en la portería de nuestro edificio, en la visita familiar del domingo.

Además de la verborrea, de la crítica a la burocracia (que parece ser la misma en todo lado), envuelve un conflicto familiar que es el hastío de Slimane por todo lo que ha concebido, una media docena de hijos que le ayudan en su restaurante, una exmujer que grita y reprocha, un nuevo amor orgulloso y una hijastra hermosa que baila como nadie lo había hecho en el cine.

La Graine et le mulet, es una historia con muchas lecturas, con muchas descripciones, pero quizás la que sobresale es el cansancio de Slimane, el cansancio de su vida, el perro viejo que en sus ojos muestra la desazón del destino, la maledicencia del azar, el pesimismo que pocas veces conjuga con la vida en familia, lo juguetona que en ocasiones resulta siendo la muerte. Eso es quizás lo que vale la pena de esta hermosa cinta, ganadora en Venecia y en los Césares del 2007.

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.