Nombre: El caballero de la noche
Categorías: Drama, Acción, Suspenso, Policiaca, Aventura, Misterio, Cómics
Director: Christopher Nolan
País: Estados Unidos
Año: 2008

Otras reseñas para esta película

Pedro Felipe * *

El caballero de la noche (2008)

¿Batman termina (de nuevo)?

Las películas de Batman se parecen más a las de James Bond que a las de Superman o a las de El hombre araña, pues se trata de una franquicia que depende en gran medida del equipo de turno.

Así que recapitulemos.

Tim Burton Jack Nicholson y Danny de Vito hicieron historia; Joel Schumacher, Val Kilmer y Schwarzenegger produjeron escoria; en fin, Christopher Nolan, Bale y Liam Neeson habían logrado lo imposible, pues no sólo le devolvieron la dignidad al superhéroe sino que incluso potenciaron las posibilidades narrativas y dramáticas de la historia, pues le dieron un trasfondo muy sólido, un enemigo a su medida interpretado por un señor actor, y una manera de narrar novedosa y al mismo tiempo respetuosa de los presupuestos del personaje.

El caballero oscuro, por contar con el equipo básico de Batman comienza, auguraba buenas noticias. Y el resultado es, a mi juicio, muy pero muy discutible. En primer lugar porque se trata del más aséptico de los Batman que quepa imaginar: ciudad gótica se parece demasiado a un distrito comercial de una ciudad cualquiera, Bruce Wayne ya no vive en la mansión Wayne, el sucedáneo de la baticueva es un parqueadero, el pseudo batimóvil parece un batitanque... Yo creo que nuestro héroe ni siquiera utiliza batidoras para prepararse sus huevos revueltos.

En segundo lugar, el Joker versión 2008 deja qué desear. No cabe duda de que Heath Ledger realiza un gran trabajo, y es una lástima que por un puñado de pepas "haya descansado". Según sus propias palabras (las del personaje) él es la encarnación del mal absoluto: no tiene ningún origen o razón (sus antecedentes cambian según la persona a quien le cuenta su historia), no tiene ningún fin diferente a hacer el mal, no siente el menor remordimiento o culpa (en eso tiene razón), y es cierto que hace cosas muy malas. Si estuviésemos en un contexto de debate de filosofía moral el tema sería muy pertinente, pues todos sabemos que los humanos podemos haber tenido una muy sana infancia, todas las oportunidades del mundo, y sin embargo hacer cosas que no deberían suceder (a propósito: la imprescindible Hannah Arendt ya resolvió una buena parte del misterio con su hipótesis de la banalidad del mal). Pero El caballero oscuro es una película de acción, y postular un villano sin motivaciones —por más sofisticado e inquietante que sea— no es más que vudú narrativo; es, en pocas palabras, una trampa del guión. Es un misterio que no cuenta ni con una solución ni con la intensidad suficiente para sostenerse sólo.

Por último, la película es demasiado larga y la parte final es un completo desastre. Si los dos argumentos apenas expuestos están lejos de ser objetivos, a partir de mis charlas con otras personas he podido concluir que la aparición de Dos Caras es, desde cualquier punto de vista, innecesaria, forzada, desagradable y sobre todo desatinada.

En conclusión, creo que los espectadores que vayan a ver un buen blockbuster tienen más posibilidades de no salir desanimados, pues es necesario reconocer que filmándola botaron la casa por la ventana con buenos efectos especiales y visuales; para no salir con mareo es recomendable hacerse lejos de la pantalla. A quienes esperen ver una digna continuación de Batman comienza se me ocurre recomendarles comprar el DVD en frente del Ley de la Séptima con Veinticuatro, o esperar que la pasen por Hallmark.

Y eso es todo.

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.