Nombre: El club de la pelea
Categorías: Drama, Acción
Director: David Fincher, Varios
Reparto:
País: Estados Unidos
Año: 1999

Otras reseñas para esta película

Alejandro Gómez Dugand * * * *

El club de la pelea (1999)

Usted Está Aquí

 

Nada de imaginar.

Pare ya.

En serio, no eso lo va a llegar a ningún lado.

No le va a servir de nada porque acá sólo hay sangre y concreto.

Y una pistola. Y una voz gritándole en la cara.

Concéntrese en el ritmo de su corazón. Ventrículos que se abren y aurículas que se cierran. Rápido, todo muy rápido.

Sístole.

Diástole.

Trate de respirar lo más agitado que pueda, con esfuerzo. Sienta su corazón en la garganta.

Trate de recordar la peor nausea que haya sufrido en su vida.

Multiplíquela por 10.

¿Vértigo? Si.

Multiplíquelo por 100

Ahora entiende un poco lo que está pasando. Por lo menos un poco.

Imagine el frío vacío del cañón de una colt calibre 22 presionando el fondo de su garganta, el dolor penetrante en las rodillas sobre el asfalto mojado, el traqueteo que produce el cañón del arma contra sus dientes a causa del temblor de quien sostiene el arma. Trate de imaginarse lo inverosímil que es el hecho de que en este momento se le ocurra pensar lo que el asfalto puede hacerle a su pantalón, en sí la pistola estará limpia, en cuántas veces puede ser golpeado un diente antes de quebrarse.

Levante sus manos, ábralas, separe sus dedos lo más que pueda. Ahora, lleve esa mano hacia su frente y empiece a darse golpes pequeños sobre ella con la yema de sus dedos, que después de un tiempo empiece a doler. Si, donde está, llueve. Su sudor se mezcla con gotas gruesas de agua que corren desde su frente hasta su boca… En la que un desconocido tiene introducida una pistola colt calibre 22. Usted trata de hablar pero el cañón del arma sólo le permite balbucear algo imposible de entender.

 

Usted es el esfínter descontrolado de Jack, un microbio más en la mierda que compone al mundo. Usted tiene problemas de sueño: Narcolepsia e insomnio. Usted cree que la mejor forma de combatir este problema es estrellarse en el pecho de algún hombre moribundo, por eso empieza a ir a grupos de apoyo de pacientes con cáncer de pulmón y de páncreas, porque la miseria de los otros hacen que se olvide de la suya.

Piense en Camus en Sísifo en Existencialismo en esteroides y en un par de maneras para suicidarse.

 

Usted es el problema de identidad de género de Jack y los grupos de apoyo ya no son suficientes. El mundo, además, es de plástico. Su casa parece un catalogo de Ikea. Usted siente que no es lo suficientemente humano. Por eso decide llenar un sótano con hombres desesperados y solos. Los mira, ellos son sus ciervos, ellos son los socios del Club que usted creó. Los mira y les dice que la primera regla es que no se puede hablar del fight club, ellos asienten, usted agrega que la segunda regla es que no se puede hablar de fight club. Y un poco después su puño está reventando la cara de otro hombre. Y su sudor, su sangre le recuerdan, por fin, que usted es un ser humano, un hombre.

 

Pero no olvide el arma que hay en su boca, usted es los ojos llorones de Jack.

Cierre los ojos.

 

BANG.

 

Todo está oscuro, como si el universo mismo hubiera muerto con ese balazo. Como si el mundo se hubiera hecho pedazos.

Pero usted abre los ojos, y todo parece estar mejor que antes. Usted se levanta y va a su casa, llama a su madre con la que no habla hace tanto y le dice que la ama, usted arregla, por fin, el desorden de su cocina. Usted empieza a ojear las paginas amarillas en busca de un profesor de guitarra.

 

Todo está jodidamente bien. Porque “only through destroying myself can I discover the greater power of my spirit” (Palahniuk) y usted acaba de destruirse a si mismo.

 

Porque Usted acaba de ver Fight Club.

 

 

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.