Nombre: Lujuria y traición
Categorías: Drama, Erótico, Política, Romance, Histórica, De época
Director: Ang Lee
País: Estados Unidos
Año: 2007

Otras reseñas para esta película

Luis Fernando Afanador Perez * * * ½

Lujuria y traición (2007)

Cuidado con la lujuria
El esquizofrénico y talentoso Ang Lee, deja atrás a los tristes vaqueros gays, da otra vez un giro de 180 grados y se adentra en una historia de espionaje, traición y amor durante la ocupación japonesa en China en 1938. Que empieza cuatro años más tarde, en el Hong Kong de1942 cuando una elegante y sofisticada mujer, Mrs. Mack (Tang Wei), entra a hacer una llamada a un bar donde se habla un excelente inglés. Pero inmediatamente la historia se devuelve y estamos en Shangai escuchando el cotorreo de unas ricas y ociosas señoras que juegan Mah-Jongg. Allí está Mrs. Mack quien en realidad se llama Wong Chia Chi y es una estudiante de teatro a quien un grupo de compañeros miembros de la resistencia China, ha cooptado para realizar un atentado con fines patrióticos: ni más ni menos que matar a Mr. Yee (Tony Leung), el esposo de la señora de la casa donde transcurre el apacible juego de cartas. Mr. Yee es un colaboracionista, partidario de los invasores y, además, como jefe de la policía, persigue y tortura a los chinos insumisos. La bella Wong Chia Chi deberá convertirse en el señuelo que seduce al traidor y lo entrega en bandeja de plata para el acto justiciero. Lentamente se irá desovillando la trama de este fino thriller. El baquiano estilista Ang Lee no pierde nunca la intensidad de la intriga pero quiere que el espectador también vea y disfrute otras cosas: los vestidos, la música, la fotografía del mexicano Rodrigo Prieto y la impresionante reconstrucción de época. Para que no haya dudas de su control, en los momentos justos aprieta el acelerador: violencia cruda y sexo aún más crudo como quiera que se hizo sin fingimientos, al alimón. Esto último, por cierto, originó censuras en China y en Estados Unidos fue mandada a los infiernos de la clasificación NC-17 y luego R, previa aceptación de un corte de varios minutos. Debo decir, honestamente, que desde El imperio de los sentidos no veía en el cine nada tan convincente en materia de sexo. La pasión enfermiza crece entre el policía y la espía y hace vacilar la misión y las convicciones políticas… Sí, el título original es el adecuado: cuidado con la lujuria. Exquisita película y al final las dos horas y media resultan demasiado breves.

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.