Nombre: Margot y la boda
Director: Noah Baumbach
Año: 2007

Otras reseñas para esta película

Otto Gómez * *
Pablo Muñoz * * *

Margot y la boda (2007)

Disfuncional
Se nos ha dicho más de una vez que sólo a partir del conflicto surge el drama. Y hay conflictos, entre otras cosas, porque no todo funciona como debería funcionar. Pues bien, Noah Baumbach decide, una vez más, contar la historia de una familia en conflicto; una familia disfuncional.  

Margot (Nicole Kidman) es una escritora neoyorquina dominada por sus propias neurosis. Pauline (Jennifer Jason Leigh), su hermana, ha vivido siempre prevenida pero dispuesta a tener una buena relación con ella. Luego de un tiempo, Margot regresa con su hijo adolescente Claude a la boda de Pauline en la antigua casa de familia en las afueras de la ciudad. Y como es de esperarse, nada va a funcionar entre ellos. Malcolm (Jack Black), el futuro esposo de Pauline, no despierta el más mínimo respeto en Margot y esta no escatima esfuerzos para hacérselo saber a su hermana.  Pauline le cuenta en secreto a Margot que está embarazada; Margot no tiene el más mínimo reparo en comentarlo con su hijo Claude.

¿Conflictos? Muchos. ¿Empatía? Poca. Margot es neurótica, sin duda, y el cine está lleno de estos personajes: el escritor neurótico. Sin embargo Margot, a diferencia de otros escritores neuróticos, no despierta empatía. Pauline, al igual que su hermana, tampoco consigue tenernos de su lado. Por consiguiente el conflicto entre ellas no podría importarnos menos; llegará el tiempo en que se griten y se llenen de reproches sin despertar mucho en el espectador.

Los pocos instantes donde vivimos un verdadero conflicto es cuando la película se concentra en Claude (Zane Pais) y su prima Ingrid (Flora Cross). Dos niños que apenas enfrentan la adolescencia mientras ven a sus respectivas madres jugar el papel de adultos. Como en la excelente The Squid and the Whale, los niños intentan descubrir quienes son y qué tanto deben parecerse a sus padres.

Pero al final no queda más que una serie de conflictos que no funcionan, en principio por sus personajes principales. Su antecesora The Squid and the Whale sigue siendo la mejor película en retratar las cosas que esta se propone y no logra. Aún así esperamos con curiosidad el próximo proyecto de Baumbach (Greenburg con Mark Ruffalo y Amy Adams) que con seguridad tendrá algo de relaciones disfuncionales. Esperemos, entonces, que no sea disfuncional en su resultado.  

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.