Nombre: Dan en la vida real
Director: Peter Hedges
Año: 2007

Otras reseñas para esta película

Otto Gómez * * ½

Dan en la vida real (2007)

Vida artificiosa

Dan, un hombre viudo padre de tres hijas, escribe una columna para padres de familia en un periódico de su ciudad. Todo parece indicar que sus consejos son brillantes; parece ser el padre de familia perfecto. Pero la verdad es otra. Dan en realidad no sabe nada, sus hijas le parecen seres extraños (sí, lo son), y el duelo por la muerte de su esposa lo ha mantenido algo alejado de sí mismo.

Definitivamente es un trasfondo algo trágico, sin embargo Peter Hedges (Pieces of April), el director y co-guionista de esta película, quiere darle un tono menos sombrío a la historia de este hombre que lucha por encontrar respuestas y sentirse menos extraño. Sí. Es una comedia con sus momentos tristes (O al menos eso parece) .

La película se desarrolla en la casa de los padres de Dan, donde toda la familia (tíos, cuñados, sobrinos, etc) se reúne en las vacaciones a ser una familia feliz. Literalmente. Creo que el cine ha visto pocas veces una familia tan feliz y enérgica: juegan a llenar crucigramas, se abrazan constantemente, hacen concursos, aeróbicos, juegan fútbol americano, a las escondidas y nadie se odia. Se dicen cosas tan amables como “el amor te encontrará a ti.”

Los problemas empiezan cuando Dan conoce a Marie, la mujer que podría ser la salida de su conflicto, pero que finalmente resulta ser la nueva novia de su hermano. Así Dan deberá lidiar con toda su familia –especialmente sus tres hijas- mientras se enamora de Marie.

Hay que decir –por encima de todo- que esta película le debe grandes cosas a sus actores.  Steve Carell consigue darle la complejidad necesaria al personaje de Dan; vemos a un hombre que está entre la inmadurez y el desasosiego. Detrás de él esta Juliette Binoche que, aunque parece algo incómoda, logra darle un poco de magia a ese extraño personaje que es Marie. Y cómo no elogiar a la genial Dianne Wiest (Hannah and her sisters, Bullets Over Broadway, Edward Scissorhands). Demostrando una vez más que es incapaz de hacer un mal trabajo, Dianne –en el personaje de la madre de Dan- ilumina con el más mínimo gesto un personaje tan poco desarrollado como ese. Sólo ella sabe que en un mundo obsesionado por la celebridad y el actor principal, nadie debe olvidar al personaje secundario. Finalmente, en un brevísimo papel, está Emily Blunt (The Devil wears Prada) demostrando, también, que con poco se puede ser una luminaria en una película desigual.

Desigual aunque divertida. Sí. Dan alcanza a involucrarnos en su drama. Entendemos que a veces parece un niño. Entendemos que aunque su vida parezca ir cada vez peor, sus intentos por poner todo en orden logran sacarnos alguna que otra sonrisa.

Pero Dan no puede ser feliz, creo, porque no pertenece del todo al mundo donde se desarrolla esta película. El escenario en últimas es como de papel, aunque los de atrás logren dar vida por momentos a algo que no lo tiene.

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.