Nombre: Un poco de chocolate
Director: Aitzol Aramaio
Año: 2008

Otras reseñas para esta película

eduardo nabal aragon

Un poco de chocolate (2008)

Un poco de chocolate, el debut en el largometraje de Aitzol Aramaio, es un filme imperfecto pero también  apreciable. Apoyada en un excelente cuarteto protagonista, la película denota un excesivo respeto por el original literario en que se basa: la novela de Unai Elorriaga “Un tranvía a S. P”. También se apoya en exceso en una intensa pero algo estridente interpretación de Héctor Alterio, como el anciano Lucas, un enfermo terminal, a la vez entrañable e irritante,  que vive - en el interior de su cabeza - una segunda juventud. El problema es que Aramaio cae en la tentación de visualizar de continuo los motivos, recuerdos  y personajes del pasado del protagonista, como ese tranvía rosa que cruza el filme, cayendo así en la cursilería y la afectación.

A pesar de todo podemos apreciar la valía de  un director que sabe sacar poesía de los momentos aparentemente más anodinos del filme como la incipiente relación amorosa entre los jóvenes Marcos (Daniel Brühl) y Roma (Barbara Goneaga) o el retrato costumbrista y humano de ese pequeño pueblo en el que viven Lucas (Alterio) y su sacrificada esposa Maria (desaprovechada Julieta Serrano). La historia de este hombre que, como el protagonista de Fresas salvajes de Bergman, trata de reconstruir y rehacer su juventud y los que formaron parte de ella, está filmada con calidez - dosificando los momentos de tristeza y humor - pero el realizador emplea  en exceso diálogos literarios y motivos visuales de postal.

Un poco de chocolate es un debut algo balbuceante  y lleno de manierismos donde, no obstante, vemos una clara falta de complejos a la hora de mezclar sonidos y colores logrando algunos motivos visuales muy hermosos en una historia de adultos con demasiado bagaje personal e histórico detrás y de jóvenes desorientados que huyen de un pasado borroso. Si obviamos las florituras de un joven realizador metido en la adaptación meticulosa de una novela de éxito, podemos degustar Un poco de chocolate como un filme descompensado pero agradable de ver gracias a la humanidad que desprenden sus criaturas y algunos de los momentos de una historia donde no faltan tampoco ni el humor negro ni el ternurismo.

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.