Nombre: Iron Man
Categorías: Acción, Comedia, Ciencia Ficción, Política, Guerra, Basado en una novela
Director: Jon Favreau
Año: 2008

Otras reseñas para esta película

Pablo Muñoz * * *

Iron Man (2008)

La edad del hierro

Pese a los diseños de Adi Gradnov, la adaptación cinematográfica de Jon Favreau está más cerca de una fidelidad estudiada por el amor de un fan por reproducir el dramatis personaje con cambios nimios (se mantienen pues Rhodey, Pepper Potts, el primer traje, Jinsen, Iron Monger como villano fundacional) que del Extremis de Warren Ellis que dio fama a Gradnov y que convertía al hombre de hierro en un hombre de tormentos de rastro geográficos y espíritu pre-Civil War, espectacular enfrentamiento ético sobre superhéroes que comandó Mark Millar y que devolvió a Stark a un primerísimo plano, dónde merecía estar. Basado en un carisma actoral indudable, como el de Robert Downey Jr., reinterpretando su biografía con la de un personaje que parece concebido como versión libérrima de si mismo, Iron Man funciona como la primera película de Marvel Studios que no teme miedo a ser adulta y divertida al mismo tiempo, algo que, por ejemplo, en Batman Begins todavía no ha dado resultado.

Sin embargo es cierto que Favreau se siente más cómodo convirtiendo a sus personajes en parte de las aventuras de los Swingers que en superhéores acostumbrados al disparate épico y al delirio. También es cierto que David Micheline, el guionista que le proporcionió al personaje una segunda juventud a costa de sus adicciones y mala vida, consagró también al personaje en una dualidad basada en el glamour y la despreocupación y las escenas de acción completamente cómicas.  Sin embargo nada hay en Favreau que parezca indicar que es el cineasta indicado para un festín que se promete en la segunda entrega y eso que ha insertado la escena poscréditos más sensible de toda la filmografía superheroica: Samuel L. Jackson como Nick Furia anunciando una película de Los Vengadores es una decisión díficil que se debatirá entre el look cool y mensaje subversivo de Los Ultimates, y el espiritu de aventura total que inunda las viñetas primigenias de Stan Lee y Jack Kirby. En suma Iron Man está cercana a una interpretación del superhéroe como Guitar Hero, como certifica la canción de Black Sabbath, antes que la excesiva seriedad, aunque uno hubiera deseado un director con una potencia visual que asegure, apriorítsicamente, resultados más estimables como fueron en su día las elecciones de Sam Raimi o Louis Leterrier.

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.