Nombre: Corazón de caballero
Categorías: Acción, Comedia, Aventura
Director: Brian Helgeland
País: Estados Unidos
Año: 2001

Otras reseñas para esta película

Mauricio Reina * *

Corazón de caballero (2001)

Extras

Algunos cultivamos la extraña y apasionante afición de seguir con atención el trabajo de los extras en las películas. Digo que es una extraña afición porque, así como todo el mundo está pendiente de las estrellas famosas, casi nadie se fija en esos personajes anónimos que aparecen durante dos segundos en la esquina inferior derecha de la pantalla. Y digo que es apasionante porque en el trabajo de los extras se enfrentan de manera implacable la sofisticación del cine con los aspectos más prosaicos de la vida real.

Y es que inspira sentimientos de solidaridad el pensar que esos personajes anónimos, que pasan horas al lado de estrellas que ganan millones de dólares, cobran un exiguo cheque en la ventanilla de pagos a proveedores, o el imaginar que el día del estreno asisten con ansiedad a la función para ver su nombre en letras de molde en la última línea de los créditos, cuando ya han prendido las luces y no queda nadie en el teatro.

Claro que hay extras de extras. Unos son juiciosos y disciplinados, y esperan pacientemente una oportunidad para demostrar que ellos también pueden triunfar en el mundo del espectáculo. Son los que agachan la cabeza cada vez que el director les ordena mirar hacia el suelo, y su trabajo no es muy entretenido que digamos. Pero hay otros que deciden aprovechar sus dos segundos de fama y miran sin ningún pudor a la cámara mientras reflexionan: "¿bajar la cabeza cuando me pueden ver millones de personas alrededor del mundo? ¡Mamola!" Estos últimos constituyen un verdadero deleite para el espectador.

¿A qué viene todo esto? A que Corazón de caballero es la película con los extras más indisciplinados y pantalleros que he visto en mucho tiempo. Mientras los protagonistas se toman a pecho sus papeles de rudos caballeros en las trascendentales escenas de combate, los extras que representan a la caterva sonríen sin disimulo a la cámara, quizás con la esperanza de que algún familiar los identifique. (Sólo les falta saludar con la mano, como esos personajillos que en los noticieros saltan detrás del corresponsal que está cubriendo una tragedia para que los vean en la casa.) Pues bien: estos extras se gozan la película desde el principio, cuando aparecen cantando We will rock you en pleno siglo XV, hasta el final.

¿Y qué más tiene para ofrecer Corazón de caballero? Una trama interesante que se diluye poco a poco, a medida que avanza la proyección y la película naufraga en una fatal mezcolanza de géneros. El filme cuenta la historia de un hombre del vulgo que, esgrimiendo falsos títulos nobiliarios y desafiando las normas de la época, se enfrenta a ilustres caballeros con la ayuda de un escudo y una armadura, en busca de la gloria y, cómo no, del amor de una mujer. Infortunadamente la película se queda a mitad de camino entre la parodia y las aventuras, y al final no es ni chicha ni limonada. Si lo que usted quiere es una comedia, se encontrará con algunos buenos apuntes que son opacados por grandes dosis de melodrama. Y si lo que quiere es una cinta de aventuras, se encontrará con una seguidilla de combates que al principio resultan emocionantes, pero que de tanto repetirse se vuelven aburridores. Ahora bien: si lo que usted quiere es ver extras en acción...

Publicado en la revista Cambio. ©Casa Editorial El Tiempo - Todos los derechos reservados

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.