Nombre: 21 gramos
Categorías: Drama
Director: Alejandro González Iñárritu
País: Estados Unidos
Año: 2003

Otras reseñas para esta película

Alejandro Martin Maldonado * * *

21 gramos (2003)

La tierra giró para acercarnos
giró sobre sí misma y en nosotros,
hasta juntarnos por fin en este sueño
como fue escrito en el Simposio.
Pasaron noches, nieves y solsticios;
pasó el tiempo en minutos y milenios.
Una carreta que iba para Nínive
llegó a Nebraska.
Un gallo cantó lejos del mundo,
en la previda a menos mil de nuestros padres.
La tierra giró musicalmente
llevándonos a bordo;
no cesó de girar un solo instante,
como si tanto amor, tanto milagro
sólo fuera un adagio hace mucho ya escrito
entre las partituras del Simposio.

Eugenio Montejo

Sean Penn le recita a Naomy Watts las tres primeras líneas de este poema el día que finalmente pueden conversar. No veo otra forma de acercarme a la película que no sea a través de la poesía. Llegué a la casa buscando el libro de Montejo que sé que compré alguna vez. (En Madrid una amiga venezolana que lo había conocido me habló una vez de él  y de su relación intensa con Portugal y con Pessoa). Lo busqué y lo busqué. No logré encontrarlo. En cambio, vino a mis manos "El pulso de las Cosas" de Michaux, abrí en una página cualquiera (como la protagonista de la película que ví ayer por la mañana: Next stop wonderland) y encontré:

Laberinto, la vida, laberinto, la muerte
laberinto sin fin dice el Maestro de Ho.
Todo hunde, nada libera.
Nace el suicida a un nuevo sufrimiento.
La prisión se abre sobre una prisión
el corredor abre otro corredor:
Quien cree desenrollar el rollo de su vida
nada de nada desenrolla.
Nada desemboca en parte alguna.
También los siglos viven bajo la trierra dijo el Maestro del Ho.

Henry Micheaux

No sé a partir de cuál poema leer la película. La muerte está por todas partes, la desolación. Sin embargo de alguna manera parece asomar alguna luz. Intento leerlo desde Montejo. ¿Cómo enfrentarnos a la vida? ¿Qué imagen de la vida nos presentan? Sin duda es una obsesión de Arriaga y de Iñarritu el hecho de "coincidir". La tierra giró para acercarnos / giró sobre sí misma y en nosotros /hasta juntarnos por fin en este sueño ¿Es un sueño o una pesadilla allí donde se encuentran nuestros protagonistas? ¿O es, más bien, la vida? Una pregunta que no abandona a la filosofía es aquella que interroga por lo que diferencia la vigilia del sueño. Y suele responderse que en la primera hay un orden que no tiene la secuencia de sensaciones que se viven en la segunda. ¿Y qué cuando tal orden parece romperse?

En Amores Perros también surge todo de una coincidencia, de un choque, pero las vidas que allí se encuentran no se mezclan. Cada uno tiene su camino. Aquí al contrario, se hace de muchas vidas una sola.

Dicen que todos perdemos 21 gramos en el exacto momento de nuestra muerte
El peso de una chocolatina
El peso de un colibrí
¿Quién los pierde?
¿Quién los gana?


En el mismo momento que Penn le recita el poema a Watts, le dice también que la naturaleza está escrita en números y que eso es lo que intenta enseñarle a los alumnos. Yo, que estudié matemáticas, carezco de la mística del número. Tengo un amigo artista que sí la posee, le hemos dado muchas vueltas a la idea de hacer un video juntos sobre la lotería y la forma como varias personas se relacionan con su número. Yo me identificaba con aquél que simplemente se dejaba llevar por el azar, que, cómo hice yo un día, compraba un número porque la placa del carro del frente, en el momento que iba a parquear antes de buscar el billete, decía: BUY 253. Rodrigo, por el contrario, quería para la película un matemático que se pasara horas calculando, haciendo estadísticas, haciendo pruebas. Yo le dije que, quizás, más bien el artista debía hacer ese papel.

¿Cómo vemos la vida? ¿Vemos patrones? ¿Vemos orden? Parece que inevitablemente las coincidencias nos obligan a leer la vida. No podemos simplemente recibirlas como un dato más, algo que simplemente sucede. En esos momentos la vida parece hablarnos, parece querer decirnos algo. La vida nos mueve a actuar, a hacer algo. Hubo un momento en mi vida en que todo dio un vuelco. Dejé de entender lo que estaba sucediendo. De ahí en adelante ya no sabía que esperar. Y fui atropellado por un torbellino de coincidencias. El día menos pensado me encontré en el sitio más absurdo con las personas que menos me debía encontrar. Ninguno de nosotros supo que hacer. Pero la vida quería juntarnos y no se si supimos entender el mensaje. O quizás no había tal.

 

***

Viernes, Marzo 12, 2004
Andrés Villaveces escribió su propia reseña que en alguna manera me respondía:

¡Finalmente! Había leído tantas reseñas de 21 gramos y tenía tantas expectativas por culpa de Amores Perros que en cierta medida fue un poco decepcionante. No del todo. Por razones de horario (hoy nos cuadraba mejor por la tarde) terminamos viéndola en el Atlantis, uno de los pastiches arquitectónicos más horrorosos que se han visto en esta ciudad. La gente dice que se ve como Miami en el centro de Bogotá - y sólo parece gustarle a los adolescentes de los colegios internacionales. No conozco Miami más que de tener que parar en el aeropuerto un par de veces de camino a otro lugar, así que no puedo juzgar realmente. Sólo sé que el Atlantis es arquitectura de la mala, mala.

De todas maneras, 21 gramos:

- La forma como están enlazadas las diferentes historias está increiblemente bien hecha. Iñarritu, creo, está convirtiendose en un maestro (tipo Altman) de combinar historias diferentes mediante pequeñas viñetas que cuadran unas con otras. No noté que hubiese partes de la película que pudiesen ser (fácilmente) eliminadas, y la manera cómo algunas escenas reaparecen dos o más veces, como subrayando momentos, requiere una técnica muy cuidadosa. Entiendo que les dieran el premio al guión por esas razones.

- La actuación de Benicio del Toro es magnífica - Creo que era el más convincente de los actores de la película. No sólo consigue hacernos sentir las terribles implicaciones de ser el autor de un horrible accidente, también logra convencernos como ex-convicto reformado, ex-alcohólico, que depende de "Jesús" (en una extraña versión) para su salvación.

- Sean Penn y Naomi Watts, por otro lado, no convencen del todo. Penn, en particular, se parece, en alguna medida, demasiado al papel que hace en Rio Místico. Imagino que las filmaciones fueron cercanas en el tiempo, pero es desagradable ver una película completamente diferente y de alguna manera ver el mismo corte de pelo, más o menos la misma forma de vestir y la misma expresión del pathos de "eterno sufrimiento". Como en general es tan buen actor, su papel en 21 gramos se mantiene y no se hunde; sin embargo, tuve la impresión de alguien con muy buen nivel que claramente estaba trabajando por debajo de sí mismo. Con Naomi Watts, la impresión no fue tan negativa: es convincente, pero no sobresaliente.

- El encuentro de personas diferentes a través de un terrible accidente de tráfico es interesante, tanto aquí como en Amores Perros. La "mirada" de una sociedad (en Amores Perros, tres niveles muy diferentes de la sociedad mexicana, y el viejo rebelde de una familia rica viéndolo todo; aquí, tres lados muy diferentes de los Estados Unidos (en una Pheanix horrible para la vista). Este es quizás uno de los puntos más fuertes de Iñarritu.

- Alejandro en su comentario hizo una conexión muy fuerte con la poesía de Montejo, y llegó hasta Pessoa inspirado por la película. Esto llevó mis expectativas demasiado lejos con respecto a la película. En la película Penn recita sólo un par de líneas del poema de Montejo. Sin embargo, debo decir que muchos (muchos) puntos visuales de la película tienen una gran fuerza poética: los pájaros, la escena inicial de Penn y Watts desnudos en el motel, las escenas de piscinas, etc. Incluso el final.

- No estoy seguro en este punto si me gusta la historia per se, o si no. Muchos aspectos locales son increibles. No estoy seguro de que configuren aspectos globales. Quizás (quizás!) cierto "pegante" final esencial hace falta en esta película.



***

Sábado, Marzo 13.
Javier Moreno agregó:

Estoy de acuerdo, el personaje más fuerte y más interesante es el de del Toro.

A alguna gente no le gustó el hecho de que la película, dada su quebrada estructura narrativa, parece un rompecabezas mal diseñado. En mi opinión, es realmente una de las cosas más fuertes de la película. Es abierta, te hace pensar, no te resuelve el problema, y estoy bastante seguro de que no hay una única solución.

Algunas escenas parecen cuadrar en cualquier momento de la película... Me pareció especialmente enigmática la escena de la piscina en la que Watts le muestra el dedo a su hermana. Estoy completamente de acuerdo, la apariencia collage de la película requiere mucha técnica e Iñarritu parece ser uno de los mejores en ello.

No estoy seguro de que falte "pegante". O bien, quizás hace falta de una manera esencial... quiero decir, la película requiere este pegante que falta, es parte de su alma. Darlo todo y cerrar la película con el pegamiento final destruiría toda la sensación de "apertura" que te queda cuando la ves.

 

*** 

Lunes, Marzo 15.
Y yo cerré:

Es un enigma esto de la forma en que cada uno ve la película. A mí, por ejemplo, no me gustó tanto Benicio, me cansaba. Me parecía un poco demasiado, no sé si era cosa de la actuación o del personaje. Pero no me fascinó. En cambio, Naomy y Sean me sedujeron completamente. Hay un punto débil, definitivamente, en el personaje de Penn, uno nunca sabe bien de quién se trata y no parece haber pistas en la vida diaria que le digan a uno que es un profesor (si bien el nos lo cuenta). No lo parece. Incluso yo perdí una pista que parece haber en la película donde se sugiere que tenía relaciones con sus alumnas. Penn es famoso por asumir en sus papeles toda la "historia" del personaje y aquí no se nota. No sé si esto sea un dogma, a ratos es interesante tener personajes que no es tan claro de donde vienen. Naomi me pareció fuertísima, y a mí la relación entre los dos fue lo que realmente me conmovió de la película.

En cuanto a la narración entrecortada. No sé cómo decidirme. A ratos se logran cosas realmente interesantes, pero no sé si en otros momentos sólo "parece" muy interesante. La película me agarra en el momento que se deja de tanto rompecabezas y empezamos a seguir la telenovela de Sean y Naomi. Esa relación tiene momentos muy fuertes y quién sabe si habrían sabido manejarla sin tener que recortarlo todo. Hay momentos que parecen muy inspirados en Wong Kar Wai y la capacidad de sus personajes de decir la frase precisa, y también, la forma de estar juntos sin decir nada. Estoy pensando en la manera como la convence de que coman juntos y todas sus referencias a los problemas renales por comer sola (The days of being wild - Chunking Express). También está ese momento que se quedan los dos en el carro (In the mood for love).

En cuanto al dedo en la piscina. Eso fue de lo que me pareció más genial de la edición entrecortada. La primera vez que Naomi sale de la piscina, se ríe al mirar a la hermana, y uno no entiende porqué. Yo me quedé con la intriga y esperaba que me la resolvieran. Luego se ve el dedo. Debe ser que naomi le ganó la carrera y bueno, la otra le respondió así. ¿Será que los autores, y no debemos dejar el guionista de lado, tenían antes el rompecabeza completamente armado? Aunque me gustaría que fuera como Javier lo imagina creo que ellos tenían un lugar friamente determinado para cada una de las piezas.

Siento haber dado pista para demasiadas expectativas al redador de la poesía. Siempre lo mejor es no tener demasiadas e intenté, cuando hablé con Andrés, rebajarlas un poco. No fue algo muy pensado lo que me llevó a aproximarme a la película a partir de la poesía. Fue institivo. Creo que en general hay algo poético en la película, no se trata, en su mayoría, de un relato, de una narración, es más como una sensación, unos quiebres, unas cotraposiciónes, unas imágenes. Sobre todo, cuando uno sale, es una sensación lo que se lleva.

 

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.