Nombre: 2046
Categorías: Drama, Ciencia Ficción, Fantasía, Romance
Director: Wong Kar Wai
País: China
Año: 2004

Otras reseñas para esta película

Maria del Rosario Acosta Lopez * * * *
Javier Moreno * * * *
Mauricio Reina * * * ½

2046 (2004)

2046 tiene sentido a la luz de In the mood for love. Y me atrevo a afirmar que lo contrario también es cierto: la primera película sólo existe gracias a la segunda; tal y como sucede en la vida real, es cuando son iluminados por el futuro que los eventos del pasado empiezan a descubrirse, a revelar sus secretos (esos que los personajes susurran a espaldas del espectador). Y es que sólo quien ha visto In the mood for love, sólo quien ha acompañado a Chow Mo-Wan (Tony Leung) a través de su historia de amor con Su Li, sólo quien ha presenciado la manera como Won Kar Wai, escena tras escena, cuadro por cuadro, nos cuenta la sutil historia de un amor imposible, puede entender la tristeza y la nostalgia de las que está cargada 2046. A su vez, sólo quien ha visto 2046, sólo quien ha sufrido la decadencia del personaje de Mr. Chow (convertido ahora en una especie de galán de film noir), sólo quien lo acompaña en su búsqueda de una sola mujer a través de tres historias que se atraviesan en su camino, puede volver a recorrer los pasos de In the mood for love y comprender el sentido de ese secreto que queda guardado, entre las ruinas, sólo en la memoria.   “Love is a matter of timing”, dice Chow Mo-Wan, y siempre es demasiado temprano o demasiado tarde. Si con Chunking Express Won kar Wai mostraba el lado divertido, optimista, de una historia de amor, con estas dos películas vemos ahora la otra cara: la nostalgia, la tristeza, son los trazos que deja el amor, que nunca sucede, que nunca puede revelarse, que se convierte en la meta de una búsqueda infinita, convertida en un recuerdo, en un par de imágenes bajo la lluvia, o en un espacio imaginado en el que el único consuelo es saber que nunca se olvida.

Mejor escena: en esto no puedo ser objetiva: no hay una sola escena, en una película de Won kar Wai, que no merezca este calificativo. 

Lo peor: ponerse a conjeturar por qué 2046: sí, es la habitación en la que nunca sucede nada en In the mood for love; y es, también –no hay que olvidar las escenas políticas introducidas por el director– el año establecido por China para la devolución de Hong Kong. Pero es, antes que nada, y eso es lo que debería importar, el lugar escogido por Chow Mo-Wan para intentar olvidar, recordando, lo que nunca llegará a ser, ni siquiera en ese tiempo futuro imaginado.

Vale la pena: entre muchas otras cosas, los arreglos musicales de Mike Galazo para ambas películas.

Véala si: está dispuesto a verse las dos y más de una vez.

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.