volver a ochoymedio.info

Archivo para la categoría 'Ochoymedio'

Películas con pausa

Wednesday, August 5, 2009 por Samuel Castro

Que levante la mano el que vio Solaris de corrido. Y no la versión descafeinada de Soderbergh, sino la de verdad, la de Tarkovsky de los setenta. Si lo hicieron, por favor utilicen la posibilidad de comentarios inmediatos que ahora tiene ochoymedio y nos cuentan cómo fue la experiencia porque yo nunca fui capaz. Jamás. Y eso que traté de verla incluso en una silla incómoda de madera del auditorio de la Escuela de Ingeniería en la UPB. Pero ni eso valió. Tuve que disimular el cabeceo somnoliento fingiendo que me ponía derecho para estar más atento y luego mover dos o tres veces más la cabeza para que todos “creyeran” que tenía el vicio de agitarla cuando quería afirmar algo mentalmente (nadie me creyó, por supuesto) Y por eso es que bendigo el DVD y los soportes digitales que nos permiten ver ciertas películas a la hora que nos de la gana y dejarlas pausadas mientras nosotros vamos al baño, nos mojamos la cabeza y nos preparamos un sánduche o unas galletas con mermelada.

 No tiene nada que ver con la calidad de la película. Simplemente hay días que son más pesados que otros, o más calurosos, o más difíciles, y nuestro cuerpo y nuestro espíritu no están preparados para ver 2001 Odisea del espacio o Interiores de Woody Allen. Son películas bacanas, nadie lo niega. Pero a veces ni con la mejor voluntad podemos aguantar densidades fuertes en las imágenes que consumimos. Y eso abre otra aclaración. Tampoco tiene que ver con lo contemplativa que pueda ser una película. Me ha pasado incluso con capítulos de 24 que no son precisamente muestras de cine de autor. Simplemente las imágenes en pantalla y las personas son como las parejas de baile: se necesita que ambos estén sintonizados en la misma frecuencia para que haya armonía. Y todo viene al caso porque lo mismo me pasó con Che: el argentino, precisamente la última película en nuestras pantallas de Steven Soderbergh. No quise ni imaginar lo que hubiera sido ver esa campaña guerrillera tan latinoamericana (lenta, de a poquitos, pueblo desolado por pueblo desolado, en medio de la selva) en una sala de cine, sin poderme salir. Pero no puedo negar que gracias a que la vi en varias tandas, pude recordar mejor los distintos momentos de la campaña y disfrutar con la interpretación de Benicio del Toro, con la asombrosa imitación de Fidel que hace Demián Bichir e incluso con la aparición de Catalina Sandino Moreno.

 La pausa está ahí, al lado del play en el control. Sin ella, sería más difícil ver el cine de Terrence Malick (con todo lo bueno que tiene) o aguantarse ciertas películas de Daniel Burman. Y claro que sé que el cine está hecho para verse en las salas. Sí. Pero mientras ninguno de nosotros tenga su sala privada, seguiremos jugando a ser los dioses que detienen el tiempo.

 Si se les ocurre alguna película que pueda entrar en esta categoría menciónenla en nuestros comentarios, para que probemos qué tan necesario es el control remoto del DVD.

Hagan sus apuestas que se vino el Oscar

Wednesday, February 18, 2009 por Samuel Castro

Esta es la parte que más nos gusta del Oscar (incluso más que la ceremonia misma). Porque hacer las predicciones y mirar si se comprueban es la excusa boba que nos damos para soportar las tres horas de evento, con sus homenajes sentidos y sus formas inteligentes de decir en 30 segundos cuál es la importancia de los peluqueros, los maquilladores, los editores y los técnicos de sonido en una película. Pero no podemos resistirla cada año porque si no, ¿para qué servirían los Oscar? ¿Para comprobar una vez más que en la vida lo que importa es la suerte y los contactos que uno tenga? ¿Para envidiar a Sam Mendes por su esposa? ¿Para preguntarse cuántas de las joyas que tienen puestas las estrellas son prestadas?

 

Por eso hay que comenzar con las predicciones, para que la próxima semana cobremos o nos riamos de nuestras equivocaciones, que esa noche entenderemos, se dieron porque no comprendimos la lógica interna del premio (saber si deciden premiar lo extranjero, o lo distinto, o a todos los que se merecen la estatua desde hace tiempo, o a los comprometidos políticamente… de ese enfoque depende todo) Anoten y cobren el lunes:

 

Mejor Director de Fotografía: Quiero que gane y creo que gana, Claudio Miranda, porque si algo vale la pena en The curious case of Benjamin Button son las imágenes con que está narrada. ¿Se imaginan si ganara Wally Pfister por The dark knight? Hasta bueno sería.

 

Mejor guión original: Si hay algo de justicia en el mundo, debería ganar Wall-E por esa historia que crearon Andrew Stanton, Pete Docter y Jim Reardon.

 

Mejor guión adaptado: Creo que este es uno de los que se va a llevar Slumdog Millionaire pero me gustaría que se lo ganara John Patrick Shanley por Doubt.

 

Mejor actriz de reparto: La categoría que está peleada de verdad. Creo que se lo gana Viola Davis por Doubt pero me gustaría que se lo dieran a Marisa Tomei sólo por verla subir las escaleras a recibirlo.

 

Mejor actor de reparto: ¿Alguna duda de que se lo lleva Heath Ledger? ¿No? Muy bien. Continuemos entonces.

 

Mejor actriz principal: Donde no se lo gane Kate Winslet no vuelvo a ver la entrega de los Oscar… por lo menos en un año. Y espero que si se lo gana Meryl Streep lo vuelva a dejar olvidado en el baño, como ya lo hizo alguna vez, para que Kate se lo robe. Sería lo justo.

 

Mejor actor principal: Me gustaría que se lo ganara Richard Jenkins por The visitor porque es una actuación con menos ayuda que los demás. Jenkins hace de un tipo que no existió en la vida real, que no necesita del maquillaje y los efectos para parecer más joven de lo que es y que no es gay. Pero bueno, si como creo, se lo gana Mickey Rourke, seguiría pensando que el mundo da segundas oportunidades.

 

Mejor director: No, yo no creo que se lo den a Danny Boyle, como todo el mundo piensa. Creo que se lo van a dar a David Fincher porque se lo están debiendo desde hace rato. Y eso es también lo que me gustaría que pasara porque creo que Seven es mejor que Trainspotting y The fight club mejor que La playa.

 

Mejor película: También me arriesgo. Creo que el asunto va a ser a lo Salomón y para no comprometerse con ninguno de los dos favoritos (y por ese endiablado sistema de votación) se lo va a ganar The reader. Sí, ya sé que parece osada la apuesta, ¿pero esa no es la idea con estos vaticinios? Ahora les toca a ustedes.

Lo mejor del año que se fue

Thursday, January 8, 2009 por Samuel Castro

Podría hablar de muchas cosas que fueron buenas en el año que pasó pero me voy a abstener. No quiero meterme en peleas políticas en el primer post que comparto en este blog: no es este ni el momento (todavía algunos nos sentimos en diciembre y otros están en vacaciones) ni el lugar. No se extrañen si de las 12 mejores películas (no quise que fueran 10 como para no unirme a la norma, es mejor hacer un listado para que cada cual se pueda ver al menos una gran película al mes) que me parecieron lo mejor que vi el año pasado, algunas no han pasado por nuestras carteleras. Como habrán visto, muchos escribimos en ochoymedio de un cine que a duras penas nos llega por DVD, por medios que es mejor no mencionar para no comprometer a alguien con un delito y por ese maravilloso canal que es Cinemax. Aquí están las películas que más me gustaron el año pasado, sin un orden específico. Como siempre pasa con el cine, podría decir cuál es mejor que la otra dependiendo del día en que me lo pregunten:

 

Sicko

De los tres documentales que he visto de Michael Moore Sicko es el mejor. Porque no tiene el tono sobrador de Bowling for columbine ni el odio frio de Farenheit 9/11 pero conserva la mala leche y el buen humor de ambos. Ver que el estado del sector de la salud del país más poderoso del mundo es casi tan terrible como el nuestro (casi, ojo) hace que nos cuestionemos muchas cosas. El momento en que Moore lleva a los héroes del 11 de septiembre a que les atiendan sus afecciones en La Habana es imperdible.

 

Lejos de ella

No dejen que los convenzan de que ésta es otra película de viejitos que se aman de las que tanto hacen en Argentina. Sarah Polley dirige con una mano que cualquiera envidiaría, un drama potente acerca de dos personas que tienen que separarse porque la vida, como todos sabemos, a veces es una mierda y el Alzheimer hace parte de la vida de muchas personas. En el camino, sus protagonistas son capaces de presentarnos a un par de personajes que parecen reales, que sudan y sufren y se desesperan y se enamoran como cualquiera de nosotros.

 

Juno

No hay mucho que decir acerca de Juno, porque supongo que todos la vieron. Simplemente hay que disfrutar una de esas pocas comedias inteligentes y profundas al mismo tiempo, que se hacen muy de vez en cuando. Ah, y sorprenderse con la actuación de Ellen Page, el complemento perfecto de un guión que le pone las cosas muy difíciles a Diablo Cody de ahora en adelante. ¿Cómo superar algo como Juno?

 

Gone baby gone

Cuando alguien nos comentaba que habían estrenado una película de Ben Affleck muchos nos reíamos. Por fortuna Affleck nos calló la boca a todos con una película sobria, sensible, capaz de hablar de muchos temas importantes sin pretender ser algo más que una cinta de detectives.

 

Atonement

Si Joe Wright logra que The soloist, su próxima película, sea tan buena y tenga tantas ideas visuales como Orgullo y prejuicio o como Atonement tendremos que aceptar que estamos ante uno de los directores más interesantes de los últimos años, uno de esos pocos que es capaz de contar una historia con imágenes inolvidables.

 

Once

Ella y él se enamoran. No tienen nombres. Cantan cada cinco minutos. Nada parece indicarlo, pero ésta fue una de las películas que pude recomendar a ojo cerrado a casi todos mis amigos. Hay algo en ella, una especie de embrujo, “química” dirían algunos, que hace que uno no pueda olvidarla después de verla.

 

The savages

Dos hermanos se reúnen para intentar hacer algo con sus vidas y con su padre enfermo. Los dos hermanos son Philip Seymour Hoffman y Laura Linney, dos de los mejores actores norteamericanos de los últimos años. Paga verla sólo por verlos a ellos. Pero el guión ayuda a que además de todo, sea una excelente historia. Cine independiente que no parece autista.

 

Le scaphandre et le papillon

Es tal vez una de las películas que más reseñas tuvo el año pasado en ochoymedio. Pero lo merece porque Schnabel fue capaz de tomar un libro imposible de adaptar y lograr que como espectadores viviéramos durante un par de horas en la cabeza de un hombre que ya no se puede mover, que es un insecto atrapado en un traje de buzo.

 

Dan in real life

Una de las cosas más difíciles que hay es conseguir una buena comedia romántica. Últimamente parece que los productores piensan que todos somos tan estúpidos que necesitamos una multitud de chistes explicados para disfrutarlas. En esta película no hay chistes explicados, sólo un par de personajes adultos y medianamente inteligentes que se enamoran a pesar de las circunstancias. Todo un logro en estos tiempos de comedias románticas pálidas e imbéciles.

 

The dark knight

Sí, veo películas de superhéroes. ¿Y qué? Y no creo que haya necesidad de que todas las actualizaciones de nuestros dioses de papel tengan que convertirlos en personajes complejos y sufridores, pero Batman es el hombre murciélago. TENÍA que ser obscuro y superar lo que había hecho Tim Burton. Heath Ledger y Christopher Nolan lo consiguen aunque tampoco es para que sea la quinta mejor película de todos los tiempos en el listado de IMDB.

 

Ball of fire

No se alcanzan a imaginar cuántas películas maravillosas nos estamos perdiendo por no sacar tiempo para ver los “clásicos”. Pude ver esta maravillosa comedia en el ciclo de cine de Eafit en Medellín que dirige nuestro compañero Juan Carlos González. Y todavía hoy, varios meses después, creo que fue de lo mejor que vi en el 2008, así sea de 1941.

 

4 meses, 3 semanas y 2 días

Jamás voy a olvidar esta película en toda mi vida. Así de sencillo.

 

Esperemos que tanto los lectores con sus comentarios, como los compañeros de ochoymedio con sus propias listas, sumen títulos que valga la pena ver.

¡Ánimo, Pedro Felipe!

Wednesday, February 20, 2008 por Javier Moreno

Me decía Alejo que esto de las presencias virtuales es extraño: Uno simplemente lee a una persona con constancia y al cabo de un tiempo genera de forma natural lo que sólo puede ser descrito como una amistad. No se necesita intercambiar palabras siquera, basta leer con juicio hasta encontrar la voz tras el texto al tiempo que imaginamos que -así estén hablando de cine, o precisamente por eso- nos están contando cosas sobre ellos mismos.

Pedro Felipe nos acompaña en ochoymedio desde hace exactamente un año (su primera reseña es del 17 de enero de 2007) y durante ese tiempo se ha convertido en uno de nuestros reseñistas más activos y prolíficos (con semanas de casi una reseña al día). Pedro Felipe es nuestro especialista en rarezas francesas, aunque de vez en cuando nos sorprende con afiladas reseñas sobre las películas de temporada. Tras un año con nosotros nos ha regalado cincuenta y siete jugosos textos donde nos habla de sus gustos cinematográficos y veladamente -quiero creer- de su vida en París. Y a través de estas reseñas lo hemos conocido al menos un poco, lo suficiente para preocuparnos cuando se ausenta por un tiempo y extrañarlo, como cuando uno no sabe de un amigo por largo rato.

Apenas hoy me enteré, gracias a Diana, que Felipe sufrió un accidente hace poco más de un mes. Un accidente duro, de esos que requieren aprender cosas de nuevo. Desde Barcelona quería desearle una pronta mejoría y mandarle mucho ánimo. Espero que dentro de poco pueda regresar a ochoymedio y continuar con sus reseñas que tanto disfrutamos.