volver a ochoymedio.info

Archivo para la categoría 'Navidad'

Regalos en blu-ray

Wednesday, December 10, 2014 por Samuel Castro

Esto de los regalos de Navidad es para volverse loco cuando uno tiene la romántica creencia de que cada presente navideño debe ser escogido específicamente para el destinatario y que eso de darle lo mismo a todo el mundo, es una costumbre de empresas y no de personas. Para que las compras no sean eternas yendo de un almacén a otro, decidí gastarme toda la plata en series y películas en blu-ray pero, eso sí, intentando que cada quien se lleve lo que necesita (o lo que merece). Comparto con ustedes mi lista de Navidad.

Christmas tree

A Juan Manuel Santos: Downton Abbey para que recuerde, de una vez por todas, que se debe gobernar tanto para “los de arriba” como para “los de abajo”.

A Alejandro Gaviria: Sherlock, a ver si copiando las tácticas del detective, logra resolver ese caso sin solución que es la salud colombiana.

A Gustavo Petro: House of cards para que descubra, finalmente, que lo que hace a un político memorable no son las peleas que caza, sino los objetivos que lo guían.

A los libretistas de los canales privados: Orange is the new black, a ver si recuerdan la diversidad que pueden tener los personajes femeninos cuando se escriben bien, y dejan de pensar en términos de “esposa de”, “madre de”, “amiga de”.

A Juan Carlos Ortiz, el de Interbolsa: Las dos caras de enero, para que nos cuente qué se siente que Viggo Mortensen haga de uno en una película.

A Álvaro Uribe: True detective y Dallas buyers club. Para que vea que, como Matthew McCounaghey, la gente sí es capaz de reinventarse si se lo propone y deja de actuar siempre igual.

A Julio Sánchez Cristo: Modern family, para que la vea completica y alguna vez sea capaz de hablar de las buenas escenas de Sofía Vergara y no de “lo buena” que está.

A Sergio Fajardo: Birdman, para que en los “detrás de cámaras” pueda ver al gemelo del que lo separaron al nacer, Alejandro González-Iñárritu.

A Roy Barreras: El cazador de cocodrilos porque seguramente podrá reconocer a familiares que hace mucho no ve.

A Maluma: Glee para que vea algunas formas realmente creativas de adaptar canciones a un formato juvenil, sin necesidad de decirle “princesita” a las niñas que hacen parte de su grupo en La Voz Kids.

Seguramente me faltaron regalos, ustedes me dirán. Pero creo que los que di están bien, a ver si de pronto mostrándoles a los famosos y poderosos, series y películas bien escritas, dejamos de vivir en un país tan mal libreteado.

Publicado en Revista Únete edición diciembre de 2014

Las 12 del 13. Mi selección de las mejores películas del año

Tuesday, December 24, 2013 por Samuel Castro

Si uno ve una buena película cada mes, al menos una, la vida es mejor. Las buenas películas nos brindan temas para iniciar una conversación con los amigos de siempre, revelan dimensiones del mundo que no conocíamos, permiten que mantengamos la sana costumbre de escuchar (y ver) historias. Por eso esta selección es como un regalo para 2014 más que un resumen. 12 películas que pueden hacer del 2014, si las vemos, un mejor año.

About time

About time (Cuestión de tiempo): Richard Curtis, su director y guionista, el mismo de Love actually y Notting Hill sabe que el amor es cursi y maravilloso al mismo tiempo. Y es uno de los pocos capaz de traducir esa idea en una buena historia.

Silver linings playbook

Silver linings playbook (Los juegos del destino): Gracias a unas muy buenas actuaciones, nos emocionamos con una historia de amor entre dos seres débiles que no sabían que eran el uno para el otro.

La reina infiel

En kongelig affære (La reina infiel): Revelarnos a un personaje que logró imponer ideas que se adelantaron a la Revolución Francesa, es una de las muchas cualidades de esta película histórica.

Las nieves del Kilimanjaro

Les neiges du Kilimandjaro (Las nieves del Kilimanjaro): Una historia simple sobre personas simples es capaz de generar reflexiones sobre conceptos complejos como la justicia y la lealtad.

No

No: La salida de Pinochet del poder contada desde un ángulo que no conocíamos: la campaña publicitaria que permitió el éxito del referendo político que parecía destinado al fracaso.

Jagten

Jagten (La cacería): La actuación extraordinaria de Mads Mikkelsen permite que comprendamos lo fácil que es dañar la vida de alguien con una calumnia.

Stoker

Stoker (Lazos perversos): Tal vez la película visualmente más excitante y atractiva que pasó por las salas colombianas en 2013. Una clase maestra de transiciones y del uso de los elementos visuales para potenciar una historia.

Blancanieves

Blancanieves: Un cuento clásico que impacta por la forma original en que se cuenta: en este caso, sin palabras y a través del mundo de la tauromaquia.

Gravity

Gravity (Gravedad): ¿Quién dijo que ya no podían asombrarnos con una historia que sucediera en “el espacio exterior”? Adolfo Cuarón demuestra que el cine todavía nos puede dejar con la boca abierta.

Searching for sugar man

Searching for Sugar Man (Buscando a Sugar Man): Sin duda el documental del año. Una historia sobre un músico que, sin saberlo, era una estrella al otro lado del mundo.

Before midnight

Before midnight (Antes de medianoche): Richard Linklater logró consolidar con la tercera parte de esta trilogía, la historia de amor que ha marcado a una generación.

Amour

Amour (Amor): El nocaut emocional más duro que el cine nos propinó durante este año. La prueba de que hay amores que ni siquiera la muerte puede derrotar.

Causa tristeza que muchas de estas películas no hayan estado en exhibición más que una o dos semanas por falta de público. Ojalá que uno de los propósitos para 2014 sea atrevernos a ver otros tipos de cine, otros lenguajes, otras historias, y así los distribuidores se atrevan a regalarnos más variedad en nuestra cartelera. Para que el próximo diciembre sea todavía más difícil hacer esta selección.

Lo mejor de la década: 2008

Friday, December 24, 2010 por Samuel Castro

Mientras escribo esta nota, en la radio suenan efectos de sonido que imitan fuegos artificiales como fondo dramático de una locutora que está gritando “que viva diciembre” antes de darle paso a canciones que en Colombia se escuchan sólo en esta época y que tienen letras tan poéticas como “aguardiente pa’l chofer”. No sé si sea el ambiente adecuado para reflexionar sobre el cine, pero esos son los riesgos que impone el objetivo de terminar con esta selección de “lo mejor de la década” y no perder la apuesta que hicimos con Alejandro Martín. Antes de que sirvan la cena de Navidad, repasemos entonces lo que para mí fueron las mejores películas que se estrenaron en 2008.

Gran Torino: Para los adolescentes de hoy en día, Clint Eastwood es un nombre que no les dice nada. No saben quién es Harry el sucio (seguramente ya habrá alguien planeando el remake) y creen que las películas de vaqueros son una rara curiosidad. Por eso fue bueno que el maestro en que se ha convertido Eastwood sea capaz de seguir dando lecciones de buen cine, incluso bajo el disfraz de un viejo gruñón que descubre, al final de su vida, cuánto nos parecemos a personas que tienen otro color de piel

Låt den rätte komma in (Déjame entrar): ¿En qué momento las películas “de terror” se convirtieron en una sopa de sangre y gritos desenfrenados sin sentido? ¿Cuándo convertimos los sustos en un insulto a la inteligencia? La prueba de que no miento es que esta película sueca que cuenta una historia de niños y de personas que se alimentan de otras con una economía de recursos admirable, cause una conmoción en todo aquel que la ve.

The dark knight: En The big bang theory tienen razón: a veces pareciera que lo único que ha hecho Christian Bale por la figura de Batman es fingir la voz de su personaje para que parezca un cantante de metal. Por fortuna, detrás de él está un director como Christopher Nolan, capaz de crear una atmósfera y una historia que trasciende el mundo de los superhéroes y se convierte en una tragedia universal. Una tragedia con el toque realmente magistral de Heath Ledger que sin saberlo, estaba a punto de convertirse en el mejor actor de su generación.

WALL-E: Hay que esperar 39 minutos desde que comienza esta película para escuchar la primera palabra que pronuncia un ser humano. Lo mejor de todo es que nadie extraña los diálogos en esta obra bellísima, que recupera el sentido de las primeras historias de Disney, con un robot que nos conmueve más que Lassie y una moraleja ecológica que, como siempre pasa con Pixar, no parece ñoña.

Revolutionary road (Sólo un sueño): ¿Quién puede negar que uno de los aciertos de Titanic era la química absoluta que había entre sus protagonistas? En este drama intenso y desgarrador, Leonardo DiCaprio y Kate Winslet muestran cuánto han crecido como actores desde aquellos años y nos regalan unas actuaciones que no se borran de la memoria ni del alma.

Bueno. Esto fue el 2008. Y ya están a punto de servir la cena de navidad. Espero que aprovechen estas fiestas para ver algunas de estas grandes películas. Y para pensar cuáles pueden ser las elegidas de 2009. ¡Feliz Navidad de parte de ochoymedio para todos los amantes del cine!