volver a ochoymedio.info

Archivo para la categoría 'Lo mejor de la década'

Lo mejor de la década: listado final

Saturday, January 1, 2011 por Samuel Castro

¡Lo logramos! Menos de 12 horas después de que nos abrazamos diciendo ¡Feliz año! y de comernos las 12 uvas y de caminar alrededor de la cuadra cargando la maleta, logramos concluir esta lista, con lo mejor de la década Y aquí es donde además de listado este post se convierte en una queja, pues de todos los títulos que las revistas internacionales especializadas escogieron como lo mejor del año, en Colombia no se ha estrenado ni la cuarta parte: no hemos visto Biutiful ni Black swan, ni The kids are alright o The king’s speech. Afortunadamente nosotros somos de los que creemos que la década comenzó en 2000 y por lo tanto lo mejor de 2010 pertenece al siguiente conteo. Mientras llega el próximo año y todos somos felices frente a una pantalla (porque hay cosas que no queremos que cambien con el paso del tiempo) rememoremos las que aquí en ochoymedio hemos escogido como las mejores que pudimos ver en Colombia desde el 2000 hasta el 2009. ¿Quién dijo que había que ser pesimistas por el destino del cine? Como lo prueba esta lista donde hay de todo, desde grandes superproducciones con efectos especiales (necesarios para las historias que pretendían contar) hasta piezas independientes, donde hay títulos mexicanos, franceses, italianos y finlandeses, donde hay películas de guerra, thrillers y cintas que en lo audiovisual que se salen de los esquemas usuales, lo único que debe estar claro es que siempre habrá películas que valgan la pena. Está en manos de los que nos decimos críticos, descubrirlas, para que ustedes armen una filmoteca digna, como la que resultaría de comprar esta selección. ¡Feliz año para todos!

2000
Wo hu can long (El tigre y el dragón):
Fa yeung nin wa (Deseando amar):
Memento
Réquiem for a dream
Amores perros

2001
No man´s land (En tierra de nadie
La stanza del figlio (La habitación del hijo)
Moulin Rouge
Le fabuleux destin d’Amelie Poulain (Amelie)
Artificial Intelligence (AI)
Donnie Darko
Shrek
Y tu mamá también
The others

2002
El hombre sin pasado (Mies vailla menneisyyttä
The hours
The pianist
Ciudad de Dios (Cidade de Deus)
Bowling for Columbine

2003
Dogville

Elephant
Kill Bill vol. 1

Lost in translation
Las invasiones bárbaras
Mystic river
Finding Nemo
Mi vida sin mí
Oldboy

2004
Eternal sunshine of the spotless mind
Los edukadores

Machuca
Antes del atardecer

Temporada de patos
Vera Drake
Mar adentro
Sideways

2005
El niño
Una historia violenta

El jardinero fiel
Match point
El aura

2006
Once
Gwoemul (The host)
Das leben der anderen (La vida de los otros)
The departed
El laberinto del fauno

2007
4 luni, 3 saptamâni si 2 zile (4 meses, 3 semanas y 2 días)

Atonement
Juno
Le scaphandre et le papillon (La escafandra y la mariposa)

Ratatouille
The visitor

2008
Gran Torino
Låt den rätte komma in (Déjame entrar)
The dark knight
WALL-E
Revolutionary road

2009
Bastardos sin gloria
Up in the air
A single man
Up
El secreto de sus ojos

Lo mejor de la década: 2009

Thursday, December 30, 2010 por Samuel Castro

En menos de 48 horas se acaba este año. Y yo, en medio de fincas familiares y deseos de futuro venturoso en el 2011, corro todo lo que puedo para que Alejandro no gane su desafío y podamos terminar de nombrar las mejores películas de la década antes de la media noche de mañana. El 2009 fue un muy buen año para el cine y por el hecho de que reducimos esta lista a cinco por cada año (para que al final nos queden 50) se tuvieron que quedar por fuera de este listado anual grandes películas como Capitalismo: una historia de amor o Un profeta. Además, tengo que advertirlo, no está en este listado La cinta blanca porque por múltiples razones no la he visto aún (ya sé que decirlo es casi un crimen) y no me parece honesto con ustedes hablar de una película que tengo pendientes. Con esa salvedad, que espero excusen, veamos la lista de 2009.

Inglorious basterds: Tarantino cada vez lo hace mejor. En esta magnífica mezcla (que no es parodia, ni homenaje, sino todo lo contrario, como diría Cantinflas) de géneros y tonos, Quentin le declara su amor y su admiración al cine. Por eso el héroe es un crítico de cine y el combustible del incendio vengador es la antigua cinta fílmica de nitrato. Todo combinado en su justa medida para lograr una cinta imprescindible.

Up in the air: Ya escribí todo lo que podía escribir de esta película magnífica. Pero en los últimos días me he asombrado al escuchar muchos comentarios de personas que dicen que les pareció aburrida esta cinta. Al margen de respetar los gustos, creo que esas personas tal vez están demasiado cómodas con sus vidas y no han sentido esa angustia que, sobre todo en estos días de fin de año, nos llena el alma.

A single man: Yo soy un gran defensor de las buenas historias como la materia prima esencial de las buenas películas, pero me fascina aún más cuando un director logra encontrar la mejor manera visual de contar su historia. Si quieren un ejemplo de eso vean el primer trabajo del antiguo modisto Tom Ford. De continuar con este nivel, estamos hablando, sin lugar a dudas, de un verdadero autor de cine.

Up: Un anciano como protagonista. Un niño gordo como su segundo de abordo. Y así, a punta de ir en contra de los esquemas y de recordar las verdaderas películas de aventuras en cada secuencia, Pixar logró otra vez crear un nuevo clásico. Si alguien se perdió la secuencia en la que cuentan la vida del protagonista y su esposa en pocos minutos, salga ya mismo a comprar el DVD.

El secreto de sus ojos: Sí, todos la vieron este año. Pero oficialmente esta maravillosa historia se lanzó en 2009, logrando que los argentinos volvieran a creer en su cine y que los latinoamericanos tengamos dónde mirar cuando alguien dice que aquí no se pueden hacer grandes películas. Ésta, más que grande, es grandiosa.

Ya sólo queda que escojamos las mejores películas de 2010, para que la década esté completa. No dejen de visitarnos mañana.

Lo mejor de la década: 2008

Friday, December 24, 2010 por Samuel Castro

Mientras escribo esta nota, en la radio suenan efectos de sonido que imitan fuegos artificiales como fondo dramático de una locutora que está gritando “que viva diciembre” antes de darle paso a canciones que en Colombia se escuchan sólo en esta época y que tienen letras tan poéticas como “aguardiente pa’l chofer”. No sé si sea el ambiente adecuado para reflexionar sobre el cine, pero esos son los riesgos que impone el objetivo de terminar con esta selección de “lo mejor de la década” y no perder la apuesta que hicimos con Alejandro Martín. Antes de que sirvan la cena de Navidad, repasemos entonces lo que para mí fueron las mejores películas que se estrenaron en 2008.

Gran Torino: Para los adolescentes de hoy en día, Clint Eastwood es un nombre que no les dice nada. No saben quién es Harry el sucio (seguramente ya habrá alguien planeando el remake) y creen que las películas de vaqueros son una rara curiosidad. Por eso fue bueno que el maestro en que se ha convertido Eastwood sea capaz de seguir dando lecciones de buen cine, incluso bajo el disfraz de un viejo gruñón que descubre, al final de su vida, cuánto nos parecemos a personas que tienen otro color de piel

Låt den rätte komma in (Déjame entrar): ¿En qué momento las películas “de terror” se convirtieron en una sopa de sangre y gritos desenfrenados sin sentido? ¿Cuándo convertimos los sustos en un insulto a la inteligencia? La prueba de que no miento es que esta película sueca que cuenta una historia de niños y de personas que se alimentan de otras con una economía de recursos admirable, cause una conmoción en todo aquel que la ve.

The dark knight: En The big bang theory tienen razón: a veces pareciera que lo único que ha hecho Christian Bale por la figura de Batman es fingir la voz de su personaje para que parezca un cantante de metal. Por fortuna, detrás de él está un director como Christopher Nolan, capaz de crear una atmósfera y una historia que trasciende el mundo de los superhéroes y se convierte en una tragedia universal. Una tragedia con el toque realmente magistral de Heath Ledger que sin saberlo, estaba a punto de convertirse en el mejor actor de su generación.

WALL-E: Hay que esperar 39 minutos desde que comienza esta película para escuchar la primera palabra que pronuncia un ser humano. Lo mejor de todo es que nadie extraña los diálogos en esta obra bellísima, que recupera el sentido de las primeras historias de Disney, con un robot que nos conmueve más que Lassie y una moraleja ecológica que, como siempre pasa con Pixar, no parece ñoña.

Revolutionary road (Sólo un sueño): ¿Quién puede negar que uno de los aciertos de Titanic era la química absoluta que había entre sus protagonistas? En este drama intenso y desgarrador, Leonardo DiCaprio y Kate Winslet muestran cuánto han crecido como actores desde aquellos años y nos regalan unas actuaciones que no se borran de la memoria ni del alma.

Bueno. Esto fue el 2008. Y ya están a punto de servir la cena de navidad. Espero que aprovechen estas fiestas para ver algunas de estas grandes películas. Y para pensar cuáles pueden ser las elegidas de 2009. ¡Feliz Navidad de parte de ochoymedio para todos los amantes del cine!

Lo mejor de la década: 2007

Wednesday, December 15, 2010 por Samuel Castro

Ya nos quedará tiempo (o al menos eso quiero pensar) para hablar de muchas cosas importantísimas: de los superhéroes que se toman las pantallas, de las nominaciones de los Globo (¿Burlesque? ¡Por Dios!, ¿en qué están pensando?, ¿tan malo fue el cine de este año?), de la afortunada decisión de Scarlett Johansson de separarse. Pero como dijo Alejandro, no podemos dejar que se acabe este año sin que terminemos de definir cuáles fueron las mejores películas de la década.

Este 2007 tiene una excepción a las normas que estábamos siguiendo. Hasta ahora, teníamos listas de 5 películas. Les juro que intenté por todos los premios ceñirme a ese número pero no fui capaz de quitar ninguna de las siguientes cintas. Lo siento, pero sin cualquiera de ellas, mi año cinematográfico quedaría chueco emocionalmente. Vamos a ver qué tan de acuerdo están ustedes:

4 luni, 3 saptamâni si 2 zile (4 meses, 3 semanas y 2 días): ¿Por qué una película que se siente como una patada en el estómago, que te deja sin aliento y te causa dolor, está en este listado? Porque ese dolor y esa angustia las logra transmitir a pura sinceridad, mostrándonos esas desgracias que cualquiera, en una mala racha, podría vivir.

Atonement: Ian McEwan tiene la suerte de que buenos directores han decidido adaptar sus libros. Y aquí, Joe Wright toma a Keira Knightley, de la que sabe sacar lo mejor, y la convierte en la heroína de un drama imposible, romántico y hermoso, filmado con un gusto exquisito por las formas y por las posibilidades estéticas que potencian las buenas historias.

Juno: Los que habíamos visto Hard candy sabíamos que Ellen Page era una de esas actrices que tiene un cuerpo demasiado pequeño para la energía que posee. Pero cuando la vimos encarnando a Juno, esa adolescente irónica y mordaz que se embarazaba de su mejor amigo, Page se convirtió en un ícono. Las palabras que Diablo Cody escribió para ella en esta película, la volvieron inmortal.

Le scaphandre et le papillon (La escafandra y la mariposa): Yo había leído el libro cuando estaba en el ejército y me había conmovido hasta las lágrimas. Pero la forma que escogió Julian Schnabel para contar esta historia, con la mirada imposible y perturbadora de un hombre a quien su cuerpo no le responde, es tan asombrosa que cualquier intento de describir la película se queda corto. Hay que verla.

Ratatouille: Si nos gustan tanto las historias de héroes imposibles, ¿por qué a nadie se le había ocurrido lo que pasaría si una rata sucia y cochina, tuviera vocación de chef? Pixar lo pensó, y llevando toda la belleza de París a una cinta animada, creó una de esos relatos eternos, que servirán para que los niños crezcan creyendo que todas las películas del mundo son así de maravillosas.

 

The visitor: Richard Jenkins tuvo que actuar en 51 largometrajes (sin contar sus trabajos para televisión) antes de que lo nominaran al Oscar como mejor actor. Y la Academia lo hizo porque el personaje que crea en esta película, ese hombre gris que un día ve la oportunidad de ayudar a un par de personas que se cruzan en su camino mientras vuelve a creer en la vida, es un regalo para el espíritu.

¿Ya pensaron cuáles pueden ser las de 2008?

Error en la elección de la reina

Friday, December 3, 2010 por Samuel Castro

Este es uno de esos títulos que no parecen de ochoymedio sino de Caras, de TVyNovelas o de Jet-Set. Lo sé. Pero como en el asunto a tratar está involucrado un concurso de belleza, me pareció bueno aprovechar la oportunidad de escribir una frase que los lectores jamás esperarían encontrar acá.

Y esta es mi forma de decir que la embarré: en el post de lo mejor del 2006 debo patrasearme porque Miss Sunshine, la señorita que hacía parte de mi selección de las cinco mejores del año, debe ceder su puesto a una película pequeña y hermosa, simple y única, que le gana en mi corazón: Once.

No sé por qué la olvidé. Supongo que porque la vi en el 2007 (cuando escribí su reseña) y una de sus canciones fue premiada apenas en los Oscar del 2008. Pero esta película con textura y fotografía de documental, que combina de forma mágica el musical con la comedia romántica, cuyos protagonistas ni siquiera son actores profesionales, es de lo más bonito y conmovedor que he visto en la vida.

Así que, con todo respeto por nuestros lectores, debo aceptar mi olvido y poner la corrección. Oficialmente lo mejor de 2006 para este crítico fue: Once, Gwoemul (The host), Das leven der anderen (La vida de los otros), The departed y El laberinto del fauno.

Espero que, viendo la película, entiendan que esta corrección era absolutamente necesaria. Como las canciones de amor.

Lo mejor de la década: 2006

Friday, November 19, 2010 por Samuel Castro

Alejandro Martín, el fundador de ochoymedio, intuye que no voy a alcanzar a publicar los post con lo mejor de la década antes de que se termine el año. No tanto por llevarle la contraria como por intentar cumplir al menos uno de los propósitos que me había hecho para este 2010 (mismos que espero no incumplir en 2011) aquí va la lista de mis películas preferidas de 2006.

Little Miss Sunshine: Dudé mucho en este quinto puesto de la lista (para los otros cuatro no hubo vacilación) pues como finalistas estaban Babel y Children of men. Pero esta comedia sobre otra familia disfuncional (¿y la de quién no lo es?) que se apoyaba mutuamente persiguiendo el sueño de una niñita ñoña, y que reunía dentro de una camioneta a esos tremendos actores que son Toni Collette, Steve Carell (lo es, no lo han aprovechado todavía), Paul Dano, Alan Arkin y Abigail Breslin, me decía más del estado del mundo (con esas niñas horribles del concurso de belleza, con el hermano que no habla y el académico que quiere suicidarse) de una forma más simple, que la grandilocuencia babélica o la estilizada parábola de Cuarón. Y además, con una escena de baile que la quisiera cualquiera que haga una comedia.

Gwoemul (The host): Eso que ustedes ven desenfocado en el fondo de la foto, esa cosa sin forma a la que la niña que siempre queda de tercera en los concursos de tiro busca dispararle, es el monstruo más original del cine de los últimos años. En esta película espléndida, donde no sabemos nunca qué demonios estamos viendo (ni en la forma del monstruo ni en el género de la película), Joon-ho Bong (¿o es al revés?, nunca he podido saber) fue capaz de hablar de las pasiones y las inseguridades humanas, de la corrupción gubernamental, de los vínculos familiares, mientras nos contaba la caza absurda de un monstruo que, como la maldad verdadera, mataba sin motivo.

Das leben der anderen (La vida de los otros): ¿Quién dice que todas las películas de espías son iguales? El director de nombre más largo en actividad (Florian Henckel von Donnersmarck) tenía la suerte de presenciar bajo su mando una de las mejores actuaciones de Ulrich Mühe (que era el papá en la versión original de Funny games de Haneke) convertido en ese hombre sin escrúpulos que un día se da cuenta de que la intimidad de las personas y la música de piano, eran capaces de conmoverlo. Y de cambiarlo. Porque lo malo no son las películas con mensaje (en este caso que “nunca es tarde para redimirse”), lo malo, siempre serán las malas películas.

The departed (Infiltrados): Yo vi la versión original, Infernal affairs. Y a pesar de lo que digan muchos críticos españoles (siempre un poco obnubilados por lo exótico, mientras que los latinoamericanos SOMOS exóticos) Martin Scorsese es tan maestro de cine, que es capaz de hacer un remake y superar por muchos kilómetros (y por un actor como Jack Nicholson, inolvidable con sus manos ensangrentadas) al original. Ver esta película es la mejor manera de recordar por qué los thrillers se llaman así.

El laberinto del fauno: Cuando uno ve la ficha de Guillermo del Toro en IMDb, puede comprobar que este gordito bonachón ha sido de todo: maquillador, director de cásting, director de segunda unidad, editor (en una entrevista en Gatopardo, Alejandro Gonzáles Iñárritu dijo que de no haber sido por él no hubiera podido editar la secuencia del choque en Amores perros), productor y escritor. Sólo una mente verdaderamente multifacética podía generar una combinación como ésta: una mezcla de cine de terror, con thriller político, con fantasía infantil, con cuento de hadas. Y como resultado una película que expresa mejor que casi todas aquello de “la magia del cine”.

Lo mejor de la década: 2005

Monday, November 8, 2010 por Samuel Castro

Casi que no. Hasta Diana Ospina, mi querida amiga y mi compañera usual en esta página y en este blog, se preocupó por mi ausencia. Por fortuna, todo se debió a unas vacaciones que me alegraron la vida. Y aunque lo lógico sería comenzar con las críticas que siguen pendientes, como ya “se acabó este año” es necesario seguir escogiendo lo que para mí fue lo mejor de la década (ya saben que Diana también tiene su propia versión, que pueden leer en post anteriores) antes de que el 2010 termine y la lista deje de tener sentido. Esto es, entonces, según mi opinión, lo mejor de 2005.

El niño: Lo mejor de los hermanos Dardenne es que su cine sirve para que aquellos que ven sus películas no crean más en el mito de que Europa es un mundo perfecto donde todos están bien. Y el padre de la criatura, el aquí inmenso Jérémie Renier, me recuerda, no sé por qué, a muchos de los inconscientes adolescentes que nos rodean.

Una historia de violencia: Casi 6 años después de verla, aún recuerdo la sensación que me produjo la última secuencia de esta cinta, en una cocina silenciosa e la que una familia se sentaba a comer. Era como si el pasado de un hombre volviera a reclamarle por la felicidad de su presente. Y la escena de sexo entre Mortensen y María Bello puede ser una de las mejores que he visto en la vida.

El jardinero fiel: Yo recuerdo el miedo que tenía por comprobar si Fernando Meirelles era capaz de mantener el pulso firme que nos sorprendió a todos en Ciudad de Dios. No sólo lo hizo, sino que manejó de la mejor manera el recital de actuación que dan Ralph Fiennes y Rachel Weisz en esta historia lúcida y deprimente, es decir, maravillosa.

Match point: Gente que amo espera siempre que Woody Allen no actúe en sus películas para que les gusten más. Con esta historia, un Crimen y castigo en una versión postmoderna (en la que el malo no pierde), todos nos enamoramos de Scarlett Johansson, nos emocionamos con una banda sonora a pura ópera y recordamos al gran contador de historias que puede ser Allen.

El aura: ¿Por qué se murió Fabián Bielinsky? Cada vez que veo esta película casi perfecta, esta historia universal en la que Ricardo Darín vuelve a mostrar toda su calidad y su magnífica presencia en pantalla, pienso con pesar qué más habría podido hacer el director argentino si la vida no se le hubiera acabado tan rápido.

Las películas que yo incluyo en lo mejor de 2004

Saturday, July 31, 2010 por Samuel Castro

Hace cinco días dije que la cartelera era un asco. ¿Qué se puede decir hoy? Cuando pensamos que vivimos niveles pobres en cuanto a calidad, nuestros exhibidores nos comprueban que están listos para superarse cada día. Siempre se puede caer más bajo; esa es la lección.

Así que lo mejor será salir donde los piratas, quienes parecen haber entendido que la diversidad, el hecho de que cada persona vaya comprendiendo qué le gusta y qué no a punta de ofrecerle todo, a punta de probarlo todo, siempre será mejor negocio que acostumbrar a los espectadores a un único tipo de cine.

La otra opción es ir a una tienda de alquiler y llevarnos alguno de esos títulos que dejamos ir sin verlos (o que nunca llegaron) y pasar la tarde en buena compañía cinematográfica para evitar la compañía equina, demasiado ostentosa y apabullante en mi ciudad, Medellín, por estos días. Miremos el pasado y recordemos las que para mí, fueron las mejores películas de 2004, en esta remembranza espaciada que seguimos haciendo en ochoymedio, entre Diana y yo, con lo mejor de la década que terminó.

Temporada de patos

Temporada de patos: Hay vida en México más allá del cine de los Cuarón y de González-Iñárritu. Puede que no tenga ni la explosividad ni el picante de los anteriores, pero Temporada de patos conserva esa extraña poesía urbana, que tal vez sea el signo común de una cinematografía que dejó los sombreros anchos y las mochilas azules atrás.

Vera Drake

Vera Drake: Es un drama de Mike Leigh. Las actuaciones son increíbles por lo naturales (paradójicamente fruto de innumerables ensayos) y la historia, que repasa de forma contundente este “asuntico” de la doble moral de nuestras sociedades, ocultándolo tras el disfraz de una cinta de época, nos cuestiona hasta la incomodidad.

Mar adentro

Mar adentro: No sé si se han dado cuenta, leyendo críticas en la revista Fotogramas o en los medios de España especializados en cine, que una de las expresiones favoritas de los críticos españoles es “en estado de gracia” para hablar de un actor que se fajó un papelazo. Esa es la expresión que se viene a la cabeza, para hablar de las interpretaciones de Belén Rueda, Lola Dueñas y Javier Bardem, en esta historia magníficamente dirigida por Alejandro Amenábar, en la que un hombre, a pesar de su simpatía e inteligencia, ha decidido poner fin a su vida, una vida que ya no le satisface.

Sideways

Sideways: Los viñeros de California vieron cómo gracias a esta película, el turismo por sus viñas y el consumo de Pinot Noir subían como (no puedo evitar la comparación) espuma de champaña. Virginia Madsen y Thomas Haden Church revivieron sus carreras y Paul Giamatti mereció su primera nominación en los Globos de Oro. Todo por un relato de amistad y melancolía contado con pulso seguro por Alexander Payne.

Eternal sunshine

Eternal sunshine of the spotless mind: Nunca ha hecho Michel Gondry algo como esto, porque creyó que podía ser igual de genial (una empresa que se contrata para borrar a alguien de nuestra memoria es por lo menos, una buena idea) sin tener a Charlie Kaufman como su guionista. Y no. Ni él, ni Jim Carrey han vuelto a hacer algo de este nivel.

Las películas que yo incluyo en lo mejor de 2003

Friday, June 18, 2010 por Samuel Castro

Lo bueno del cine es que cada par de ojos ve una película distinta. Y aunque me parecen muy importantes las películas de la selección de Diana del 2003, yo tengo otras candidatas. No sé si más buenas, o si mejores. Sé que me gustaron más a mí. Y claro, lo de Lost in translation sí es inquina: a mí no me llegó ni poquito al alma y me ha parecido siempre una película “inflada”. Pero por eso el cine es mejor que la política (mucho, muchísimo mejor): porque se puede disentir sin pelear.  Esta es mi selección 2003:

 Les invasions barbares

Las invasiones bárbaras: ¿Cómo hacer de la muerte, de la pérdida inevitable y final, un acontecimiento festivo? ¿Podrá uno, al final de todo, reunirse con lo más parecido que he visto a “la conciencia tranquila”, hablar con todos los que han pasado por nuestra vida y sentir de ellos lo mucho que nos quieren, a pesar de nuestros defectos. Coincido con Diana, en que esta cinta es extraordinaria, y fue justa ganadora del Oscar a Mejor Película Extranjera.

Mystic river

Mystic river: ¿Hay alguna duda de que Clint Eastwood es un maestro contemporáneo del cine? Si les queda algún resquicio de incertidumbre vean esta película, gocen con un reparto que parece tocado por un ángel de gracia y dejen que la angustia se apodere de ustedes.

 Finding Nemo

Finding Nemo: ¡Pixar es capaz de hacer una historia de padre e hijo, combinada con road movie, en la que matan a una mamá en la primera escena y aún así lograr que uno no pueda parar de reír! ¿Eso no es un signo de absoluta grandeza? Una obra maestra más del estudio que nos ha acostumbrado a la perfección.

 My life without me

Mi vida sin mí: Hay una relación cercana entre esta película y Las invasiones bárbaras. Si la de Denys Arcand habla de un hombre que siente que tuvo una vida plena y por eso puede preparar una buena muerte, ésta cinta de Isabel Coixet, con una extraordinaria Sarah Polley en el papel principal, nos da una vuelta de tuerca al asunto: la muerte que te quita la vida a mitad del camino y lo que eso puede implicar para nuestros planes del futuro, que de un momento a otro se desvanecen. Si me voy a morir… ¿para qué ser fiel?, ¿qué puedo hacer para que los que queremos puedan superar nuestra muerte?

 Oldboy

Oldboy: Una de las cosas especiales que tiene esta película es que permitió el vínculo con Patxo, colaborador de este blog y amigo queridísimo. Así que Oldboy es, de alguna manera, el comienzo de mi relación con ochoymedio. Pero no por eso es que esta película es extraordinaria: es porque nos cuenta una historia que nunca es obvia, que jamás sabemos para dónde va a coger. Porque es la mejor entre la trilogía de la venganza a la que pertenece. Porque sentimos una profunda compasión por ese hombre al que le destruyen la vida sin saber por qué.

Lo mejor de la década: 2002

Sunday, April 11, 2010 por Samuel Castro

Como ven con el post de la batichica de ochoymedio, Diana Ospina, eso que mencionamos tanto acá de la diversidad de opiniones es mucho más que un cuento que vendemos por ser unos “bacanes”. Aquí de verdad creemos en el respetuoso disenso como una posibilidad, tanto en el cine como en muchas de las áreas de la vida. Por eso tengo que decirles a los lectores que preguntaron por Mulholland Drive que no va a estar en las listas que yo haga. Sí, creo que tiene una de las escenas de tensión sexual más sugerentes que he visto, pero eso no alcanza para sentir que es una película indispensable, algo que todos tienen que ver. Y adelantándome un poco a la respuesta a James, tal vez todo se deba a que soy tradicional en algo cuando voy a cine: a mí me gusta que me cuenten historias. Y para eso se necesita cierta coherencia narrativa que a Lynch no le gusta tanto. No es que no crea que es un cineasta importante: es que su cine no me toca el alma. Así de simple.

Sigo con la selección de lo mejor de la década y por eso aquí les presento las cinco películas que creo, fueron lo mejor de 2002.

El hombre sin pasado

El hombre sin pasado (Mies vailla menneisyyttä): ¿Qué es un hombre sin pasado? Tal vez lo única respuesta posible sea: aquello que quiere ser. Y Aki Kaurismaki, con una poesía conmovedora, convierte esa respuesta en una historia sencilla que nos habla a todos, a pesar de que casi nadie entienda finlandés.

The hours

The hours: Hay muchas amigas que se enojan cuando yo digo en una conversación que una película “es para mujeres”. Jamás lo he dicho despectivamente. En general hablo de aquellas cintas que tienen un contenido y una forma de presentar a sus personajes femeninos, que nosotros sólo podemos entender a la mitad. Y The hours es una película devastadora para el género femenino, que habla de todo aquello que ponen en juego, para sentirse realizadas.

The pianist

The pianist: Adrien Brody tuvo su premio pudiendo besar como lo hizo en la ceremonia del Oscar a Halle Berry por esta película que hablaba del Holocausto como de una desgracia terrible que a pesar de todo no pudo aniquilar lo bueno que había en el alma de sus víctimas, en este caso, la música.

Ciudad de Dios

Ciudad de Dios (Cidade de Deus): La escena de la gallina que persiguen al comienzo para matarla, era un resumen de lo que fue esta película fantástica: un derroche de energía y adrenalina, donde la realidad latinoamericana era narrada con una fuerza desbocada. Una lección para aquellos que creen que filmar con actores naturales es la perfecta excusa para la mediocridad.

Bowling for Columbine

Bowling for Columbine: Gracias a esta película pudimos saber quién era Michael Moore. Y con todo lo que pueda decirse contra él, Moore debería ser reconocido como el hombre que le recordó a muchos, que los documentales no tenían que ser “imparciales”. Que bastaba con que fueran inteligentes, audaces y creativos. Que ser tendencioso, también podía ser una cualidad.