volver a ochoymedio.info

Archivo para la categoría 'Listas'

Roger & me: ¿se unen a a la apuesta del Oscar?

Sunday, February 27, 2011 por Samuel Castro

Hoy es la ceremonia del Oscar. Para muchos (yo me incluyo) esa frase debería significar “hoy a partir de las 7 de la noche no contesto el teléfono, no acepto regaños ni llamados al orden si grito por algo y nadie cocina”. Aunque hay invitaciones a ver la ceremonia en el bar de un amigo, me abstengo de esas salidas porque sé cuánto me puedo emocionar con la transmisión. Y este año con mayor razón, pues están en juego 100.000 dólares. ¿No me creen? Esa es la cantidad que se puede llevar aquel que acierte en TODAS las categorías de los premios, apostando a través de esa magnífica página que antes se conocía como “The auteurs” y que hoy simplemente se llama MUBI. Ahí, imitando el título del documental que le dio fama a Michael Moore, todos podemos intentar tener más aciertos que Roger Ebert, el respetado crítico del Chicago Sun-Times. Si al menos le ganamos a él, nos llevamos una suscripción a la página, que vale 45 dólares. Estas son mis apuestas, las definitivas, basadas tanto en la razón como en el corazón (no puede ser de otra manera si el cine está involucrado) para mañana poder avergonzarme por lo mal que me fue (yo le intento pegar a todas las categorías) o escaparme por un par de meses si me gano el premio mayor. Aquí vamos.

Mejor corto de acción real
Wish 143
A la Academia le gustan los niños. Y en este cortometraje, un niño que sufre una enfermedad terminal recibe la visita de una de esas fundaciones que se encarga de cumplir los últimos deseos de las personas. El problema es que el deseo del protagonista es perder su virginidad antes de morir. Aunque el tema sea controvertido para Hollywood, el poder de la anécdota me atrae mucho como elección.

Mejor corto animado
Day & Night
Si Toy story 3 fue una experiencia cinéfila perfecta, se debe en parte a que el corto que veíamos antes de la película nos ponía en una disposición ideal. Esta historia, ingeniosa, capaz de sacarle partido al 3D como pocas, es tan conmovedora como cualquier gran título de Píxar.
 
Mejor corto documental
Strangers no more
Las categorías de documental en los últimos años se han convertido en la manera que tiene Hollywood de contarnos sus opiniones políticas y bienpensantes. Y este cortometraje documental, que cuenta la historia de una escuela en Tel-Aviv donde conviven niños de 48 países que han tenido que salir por múltiples razones y violencias de sus tierras, es la mejor idea que el Oscar puede ayudar a propagar.

Mejor documental
Inside job
No sé si recuerdan que varios actores importantes de Hollywood perdieron un buen porcentaje de sus fortunas con Madoff y con la crisis. Que este documental que trata de explicar lo que pasó tenga la narración de un consentido de Hollywood como Matt Damon, podría ser el caramelo que lleve a muchos a votar por esta película.

Mejor película extranjera
Hævnen
No sólo porque la directora de esta película es la creadora de ese drama conmovedor que era A corazón abierto (no confundir con la versión colombiana de Grey’s anatomy) es que Hævnen tiene tantas posibilidades. Ganó el Globo y habla sobre lo difícil que es intentar parar la violencia (en la sociedad, en nuestra familia) sin que nos ensuciemos un poco las manos en el proceso.

Mejor película animada
Toy story 3
Repito la misma frase del año pasado con Up. Es la única animada en las 10 nominadas a mejor película. ¿Necesito decir más?

Mejores efectos visuales
Inception
La razón por la que ganará Inception es sencilla: todo lo que vimos en esa película, incluida la ciudad que se dobla sobre sí misma y la pelea en un corredor sin gravedad, parecía perfectamente real.

Mejor edición de sonido
TRON: Legacy

Sé que estoy jugando acá con fuego, pero estas categorías también pueden sorprender a veces. Y hacer los sonidos de esas motos futuristas que rompen la barrera del sonido, o de esas batallas entre cuerpos que se sacan chispas, más la nostalgia que todos tenemos de la primera Tron, pueden lograr lo imposible. 

Mejor mezcla de sonido
Inception

Aquí debe volver todo a su cauce, y aunque Inception compita contra otras grandes contendientes, se llevará esta categoría por un asunto de cantidad de minutos en que la mezcla de sonido necesitó perfección.

Mejor canción original
“We belong together” de Toy Story 3
El año pasado Randy Newman estaba dos veces nominado por La princesa y el sapo y perdió contra una canción country. Espero que este año la Academia compense y le entreguen el Oscar por esta excelente canción.

Mejor partitura para una película
Trent Reznor y Atticus Ross por The social network
Yo creía que se lo iban a dar a Alexandre Desplat por ser su cuarta nominación. Pero después de ver lo poco importante que es su música en The king’s speech supongo que las atmósferas electrizantes que sí llenan muchas de las escenas de The social network serán tenidas en cuenta.

Mejor maquillaje
Barney’s version
En una elección donde las películas nominadas no tienen nada que ver con el resto de candidatas, todo es especulación. Pero como Paul Giamatti ganó un Globo de Oro por el papel protagónico en esta película, es probable que a Barney’s versión la hayan visto los que votan, más que a las otras dos.

Mejor vestuario
Mary Zophres por True grit
Esta mujer creó la vestimenta icónica de Anton Chigurh y del gran Lebowsky. Un western de época puede ser la ocasión perfecta para que esta mujer gane lo que hace rato se merece.

Mejor dirección de arte
Robert Stromberg y Karen O’Hara por Alice in Wonderland
Este puede ser el justo premio a una de las pocas cosas que funciona bien en la última película de Tim Burton.

Mejor edición
Tariq Anwar por The King’s speech
Yo se lo daría a los editores de The social network por el ritmo que logran con unas conversaciones en una mesa, pero no soy yo el que escoge y la edición es la que logra mucho del encanto teatral de la película del rey tartamudo.

Mejor fotografía
Roger Deakins por True grit
Como en el fútbol, esto no es un asunto de merecimientos de una carrera. Pero después de ocho nominaciones, y de convertirse en un maestro capaz de fotografiar la agonía de un caballo negro en una noche obscura, ha llegado la hora de que Roger Deakins suba al escenario.

Mejor guión adaptado
Aaron Sorkin por The social network
Tomar un libro de no ficción y convertirlo en un drama shakesperiano que retrata el sentimiento interior de una generación merece un hombrecito dorado. Y deberían encimarle otro por esos diálogos.

Mejor guión original
David Seidler por The king’s speech
Cuando uno es capaz de encontrar una historia de la realeza que nadie más había llevado a la pantalla y de esperar por un asunto de honor a que la reina madre muriera, debe recibir su recompensa.

Mejor director
David Fincher por The social network
Si en una carrera de 8 películas uno ha hecho 4 obras maestras, por algo será. Y el perfeccionismo de Fincher es una de esas cosas que nos permite seguir teniendo fe en el cine que se hace en Estados Unidos.

Mejor actriz de reparto
Melissa Leo por The fighter
Perdió con Kate Winslet en el 2009, pero su interpretación era realmente impresionante. Ahora, con esta mamá que parece una mezcla de gangster con esposa de tragedia griega, la neoyorquina va por su estatuilla con algo más resistente que un río helado bajo sus pies.

Mejor actor de reparto
Titular de mañana. Batman gana el Oscar.

Mejor actriz principal
Natalie Portman por Black swan
A la Academia le encanta que una actriz tenga que aprender un oficio para hacer un papel. Que se vuelvan cocineras, o trapecistas, o, como en este caso, bailarinas de ballet. Y también le gusta que sus actrices favoritas tengan hijos. Moñona por todos lados, y el Oscar para la niña asustada capaz de imitar a Chaplin.

Mejor actor principal
Colin Firth por The King’s speech
El año pasado merecía este premio por A single man y se lo llevó Jeff Bridges por Crazy heart. Pero como la justicia en Hollywood siempre cojea y termina llegando, este año pasará al revés, y Firth le quitará la estatua que merece Bridges por su papel de vaquero gordo y alcohólico. Podrían intercambiar estatuillas.

Mejor película
The social network
Ya sé que voy contra las apuestas. Pero el año pasado me la jugué por lo seguro, y perdí. Si esta es la ceremonia de internet, que quiere captar audiencias juveniles, no veo por qué habrían de darle el Oscar a una cinta inglesa, que es bastante menos buena que The social network y que en unos años será utilizada en conferencias de superación personal. Y no sé, tengo ganas de que Hollywood sea capaz de premiar a una cinta que retrata el pulso de su tiempo.

En un par de horas, en unos minutos, veremos cuánta razón o cuánta suerte tenemos y si le gano o no a Roger Ebert. ¡Que comience la función!

Lo mejor del año que se fue

Tuesday, January 11, 2011 por Samuel Castro

Cada vez es más preocupante este listado de comienzos de año que hago escogiendo entre las películas que vi el anterior (ojo, no entre las que estrenaron, por eso hay clásicos metidos en la lista) porque cada vez hay menos estrenos importantes que correspondan a la fecha en que deberíamos verlos y se retrasa más la fecha en que podemos ver más cine que vale la pena (y mejor no mencionemos acá de qué manera se complica la cosa si hablamos de la ciudad en la que vivo, Medellín, con respecto a las fechas de Bogotá). Como con la lista de lo mejor de la década hemos hablado ya de algunas películas que tendrían que estar obligatoriamente en este listado (Déjame entrar, El secreto de sus ojos), preferí mencionar otra creaciones para ser tenidas en cuenta en esta enumeración que les permite tener al menos un gran título para cada mes de este 2011. Espero que todos se animen a incluir en sus comentarios películas que les gustaron a ustedes o a contarme si creen que se me pasó algo. Y a ver todo esto, porque al final, toda recomendación es una invitación.

Toy story 3: ¿Han pensado lo difícil que es hacer una secuela digna? ¿Y qué tal una tercera parte? Pues como siempre, Pixar, experta en triunfar donde otros no logran nada, homenajeando ese subgénero peculiar que son las películas de fuga carcelaria, crea una trilogía que se une a Volver al futuro y a El señor de los anillos, en el pequeñísimo grupo de las trilogías casi perfectas.

Shutter island: Por un problema de fechas, la más reciente película argumental del maestro Scorsese no será tenida en cuenta en los próximos premios Oscar. Pero este relato que juega con lo que entendemos como locura, en un empaque impecable de thriller de suspenso, es una de esas cintas que nos hacen creer en la inmortalidad de los verdaderos artistas.

Up in the air: Cada vez me gusta más esta película. También pude haberla reemplazado por otra, porque de ella hablamos en otras ocasiones, pero creo que sigue siendo importante una película que habla del desempleo, de lo que pasa en la vida cuando nos sentimos atascados con lo que hacemos. Y además, es una manera de defenderla de comentarios que comentaristas radiales han hecho sobre ella: curiosamente, todos ellos con empleos bien pagados y exitosos. Tal vez por eso no la disfrutaron.

To be or not to be: Como ha pasado en los últimos años con este listado, la visita asidua al ciclo de cine de la universidad Eafit que dirige Juan Carlos González cada lunes, siempre logra que entre a esta lista una gran película de otros tiempos. Y esta, una joya de la comedia y del humor, de eso que Billy Wilder llamaba “el toque Lubitsch”, es además de una violenta sátira contra el nazismo, la inspiración casi obvia de Inglorious basterds. Como para que los adolescentes que creen que el cine se lo inventó Tarantino, dejen de creerse el ombligo del universo.

Capitalism: a love story: A mí Michael Moore me encanta. No sólo porque tiene barba y está gordo y tiene el ego grande (un asunto de complicidad de caracteres), sino porque es un provocador inteligente, que sabe decir lo que piensa de forma convincente, como cuando le exige a los bancos que monten en el carro de valores que él conduce, los ahorros que nos han esquilmado. Y para un mundo como éste, en el que Wall Street como la isla de un náufrago, vive rodeada de tiburones, nada mejor que una historia de amor con Michael Moore.

Mad men: Sí. Nada que hacer. Hoy la televisión se ha graduado con honores en este asunto de mostrar historias bien contadas. Porque donde una película de dos horas exige efectismo y efectos especiales, las series proponen sutilezas y personajes bien armados. Y pocos como Don Draper, el hombre que se hizo a sí mismo (literalmente) en el mundo de la recién nacida publicidad norteamericana de finales de los cincuenta. La avenida Madison y sus hombres es, con mucho, una experiencia audiovisual más valiosa que la mitad de los largometrajes que llenan (¿rellenan?) nuestras carteleras.

Whip it: ¿Una película sobre unas muchachas que se dedican a dar vueltas en patines mientras se golpean como actividad deportiva? ¿Y eso combinado con una historia de descubrimiento personal y con un drama acerca de la amistad? ¿De verdad? La respuesta a esas preguntas es sí, y corresponde a esta película tierna y divertida, debut en la dirección argumental de Dew Barrymore. Tal vez la despedida de Ellen Page de sus roles de adolescente incomprendida.

A single man: Los que vieron esta película y Crazy heart saben que el Oscar para Jeff Bridges fue más una atención a su carrera que una elección justa, pues la realidad es que la actuación de Colin Firth en este título es de verdad impresionante. Que el adjetivo que se le viene a uno a la cabeza para describir a una película sea ELEGANTE sólo es un indicio de lo hermosa que se ve A single man en pantalla.

Steamboat Bill Jr: Cuando veo a los niños que a veces me rodean perdiendo su tiempo con películas de Cody Banks y a los adultos que me rodean perdiendo su tiempo con comedias de Adam Sandler, pienso que un clásico como éste, en el que Buster Keaton todavía hoy, 83 años después es capaz de sorprendernos, maravillarnos y hacernos reír, debería ser obligatorio en el currículum cinematográfico de toda escuela sobre la faz de la tierra.

Buried: Si Memento consagró a Christopher Nolan como un realizador y a los hermanos Nolan como guionistas, gracias a la buena idea de contar una historia que iba de adelante hacia atrás en el tiempo, Buried debería proporcionarle toneladas de trabajo a Rodrigo Cortés, su director, quien demuestra ser capaz de asumir con competencia lo que parecía imposible: contar una buena historia sin salirse del espacio de un ataúd.

Roman holiday: Hay mucha gente que no entiende cuál es la magia que tenía Audrey Hepburn, por qué todos hablan de ella y la siguen recordando como una figura irremplazable. Basta con ver esta pequeña maravilla de William Wyler, que le da sopa y seco a las historias de Disney sobre princesas que se escapan de sus responsabilidades monárquicas, para entender por qué todos quieren desayunar en Tiffany’s.

Dexter: Envidio a todos aquellos que no han visto un capítulo de Dexter porque pueden tener la experiencia maravillosa de ver las 5 temporadas que se han hecho hasta el momento como quien se lee una gran novela, sobre un asesino en serie que anda por el mundo acabando con tipos como él. Michael C. Hall pinta uno de los personajes paradigmáticos de los tiempos que corren con el talento de un genio de la actuación. Y uno, como alguien que escribe, se quita el sombrero ante capítulos a los que no les sobra ni una coma y que han convertido la frase “Tonight is the night” en un mantra.

Lo mejor de la década: listado final

Saturday, January 1, 2011 por Samuel Castro

¡Lo logramos! Menos de 12 horas después de que nos abrazamos diciendo ¡Feliz año! y de comernos las 12 uvas y de caminar alrededor de la cuadra cargando la maleta, logramos concluir esta lista, con lo mejor de la década Y aquí es donde además de listado este post se convierte en una queja, pues de todos los títulos que las revistas internacionales especializadas escogieron como lo mejor del año, en Colombia no se ha estrenado ni la cuarta parte: no hemos visto Biutiful ni Black swan, ni The kids are alright o The king’s speech. Afortunadamente nosotros somos de los que creemos que la década comenzó en 2000 y por lo tanto lo mejor de 2010 pertenece al siguiente conteo. Mientras llega el próximo año y todos somos felices frente a una pantalla (porque hay cosas que no queremos que cambien con el paso del tiempo) rememoremos las que aquí en ochoymedio hemos escogido como las mejores que pudimos ver en Colombia desde el 2000 hasta el 2009. ¿Quién dijo que había que ser pesimistas por el destino del cine? Como lo prueba esta lista donde hay de todo, desde grandes superproducciones con efectos especiales (necesarios para las historias que pretendían contar) hasta piezas independientes, donde hay títulos mexicanos, franceses, italianos y finlandeses, donde hay películas de guerra, thrillers y cintas que en lo audiovisual que se salen de los esquemas usuales, lo único que debe estar claro es que siempre habrá películas que valgan la pena. Está en manos de los que nos decimos críticos, descubrirlas, para que ustedes armen una filmoteca digna, como la que resultaría de comprar esta selección. ¡Feliz año para todos!

2000
Wo hu can long (El tigre y el dragón):
Fa yeung nin wa (Deseando amar):
Memento
Réquiem for a dream
Amores perros

2001
No man´s land (En tierra de nadie
La stanza del figlio (La habitación del hijo)
Moulin Rouge
Le fabuleux destin d’Amelie Poulain (Amelie)
Artificial Intelligence (AI)
Donnie Darko
Shrek
Y tu mamá también
The others

2002
El hombre sin pasado (Mies vailla menneisyyttä
The hours
The pianist
Ciudad de Dios (Cidade de Deus)
Bowling for Columbine

2003
Dogville

Elephant
Kill Bill vol. 1

Lost in translation
Las invasiones bárbaras
Mystic river
Finding Nemo
Mi vida sin mí
Oldboy

2004
Eternal sunshine of the spotless mind
Los edukadores

Machuca
Antes del atardecer

Temporada de patos
Vera Drake
Mar adentro
Sideways

2005
El niño
Una historia violenta

El jardinero fiel
Match point
El aura

2006
Once
Gwoemul (The host)
Das leben der anderen (La vida de los otros)
The departed
El laberinto del fauno

2007
4 luni, 3 saptamâni si 2 zile (4 meses, 3 semanas y 2 días)

Atonement
Juno
Le scaphandre et le papillon (La escafandra y la mariposa)

Ratatouille
The visitor

2008
Gran Torino
Låt den rätte komma in (Déjame entrar)
The dark knight
WALL-E
Revolutionary road

2009
Bastardos sin gloria
Up in the air
A single man
Up
El secreto de sus ojos

Lo mejor de la década: 2009

Thursday, December 30, 2010 por Samuel Castro

En menos de 48 horas se acaba este año. Y yo, en medio de fincas familiares y deseos de futuro venturoso en el 2011, corro todo lo que puedo para que Alejandro no gane su desafío y podamos terminar de nombrar las mejores películas de la década antes de la media noche de mañana. El 2009 fue un muy buen año para el cine y por el hecho de que reducimos esta lista a cinco por cada año (para que al final nos queden 50) se tuvieron que quedar por fuera de este listado anual grandes películas como Capitalismo: una historia de amor o Un profeta. Además, tengo que advertirlo, no está en este listado La cinta blanca porque por múltiples razones no la he visto aún (ya sé que decirlo es casi un crimen) y no me parece honesto con ustedes hablar de una película que tengo pendientes. Con esa salvedad, que espero excusen, veamos la lista de 2009.

Inglorious basterds: Tarantino cada vez lo hace mejor. En esta magnífica mezcla (que no es parodia, ni homenaje, sino todo lo contrario, como diría Cantinflas) de géneros y tonos, Quentin le declara su amor y su admiración al cine. Por eso el héroe es un crítico de cine y el combustible del incendio vengador es la antigua cinta fílmica de nitrato. Todo combinado en su justa medida para lograr una cinta imprescindible.

Up in the air: Ya escribí todo lo que podía escribir de esta película magnífica. Pero en los últimos días me he asombrado al escuchar muchos comentarios de personas que dicen que les pareció aburrida esta cinta. Al margen de respetar los gustos, creo que esas personas tal vez están demasiado cómodas con sus vidas y no han sentido esa angustia que, sobre todo en estos días de fin de año, nos llena el alma.

A single man: Yo soy un gran defensor de las buenas historias como la materia prima esencial de las buenas películas, pero me fascina aún más cuando un director logra encontrar la mejor manera visual de contar su historia. Si quieren un ejemplo de eso vean el primer trabajo del antiguo modisto Tom Ford. De continuar con este nivel, estamos hablando, sin lugar a dudas, de un verdadero autor de cine.

Up: Un anciano como protagonista. Un niño gordo como su segundo de abordo. Y así, a punta de ir en contra de los esquemas y de recordar las verdaderas películas de aventuras en cada secuencia, Pixar logró otra vez crear un nuevo clásico. Si alguien se perdió la secuencia en la que cuentan la vida del protagonista y su esposa en pocos minutos, salga ya mismo a comprar el DVD.

El secreto de sus ojos: Sí, todos la vieron este año. Pero oficialmente esta maravillosa historia se lanzó en 2009, logrando que los argentinos volvieran a creer en su cine y que los latinoamericanos tengamos dónde mirar cuando alguien dice que aquí no se pueden hacer grandes películas. Ésta, más que grande, es grandiosa.

Ya sólo queda que escojamos las mejores películas de 2010, para que la década esté completa. No dejen de visitarnos mañana.

Lo mejor de la década: 2008

Friday, December 24, 2010 por Samuel Castro

Mientras escribo esta nota, en la radio suenan efectos de sonido que imitan fuegos artificiales como fondo dramático de una locutora que está gritando “que viva diciembre” antes de darle paso a canciones que en Colombia se escuchan sólo en esta época y que tienen letras tan poéticas como “aguardiente pa’l chofer”. No sé si sea el ambiente adecuado para reflexionar sobre el cine, pero esos son los riesgos que impone el objetivo de terminar con esta selección de “lo mejor de la década” y no perder la apuesta que hicimos con Alejandro Martín. Antes de que sirvan la cena de Navidad, repasemos entonces lo que para mí fueron las mejores películas que se estrenaron en 2008.

Gran Torino: Para los adolescentes de hoy en día, Clint Eastwood es un nombre que no les dice nada. No saben quién es Harry el sucio (seguramente ya habrá alguien planeando el remake) y creen que las películas de vaqueros son una rara curiosidad. Por eso fue bueno que el maestro en que se ha convertido Eastwood sea capaz de seguir dando lecciones de buen cine, incluso bajo el disfraz de un viejo gruñón que descubre, al final de su vida, cuánto nos parecemos a personas que tienen otro color de piel

Låt den rätte komma in (Déjame entrar): ¿En qué momento las películas “de terror” se convirtieron en una sopa de sangre y gritos desenfrenados sin sentido? ¿Cuándo convertimos los sustos en un insulto a la inteligencia? La prueba de que no miento es que esta película sueca que cuenta una historia de niños y de personas que se alimentan de otras con una economía de recursos admirable, cause una conmoción en todo aquel que la ve.

The dark knight: En The big bang theory tienen razón: a veces pareciera que lo único que ha hecho Christian Bale por la figura de Batman es fingir la voz de su personaje para que parezca un cantante de metal. Por fortuna, detrás de él está un director como Christopher Nolan, capaz de crear una atmósfera y una historia que trasciende el mundo de los superhéroes y se convierte en una tragedia universal. Una tragedia con el toque realmente magistral de Heath Ledger que sin saberlo, estaba a punto de convertirse en el mejor actor de su generación.

WALL-E: Hay que esperar 39 minutos desde que comienza esta película para escuchar la primera palabra que pronuncia un ser humano. Lo mejor de todo es que nadie extraña los diálogos en esta obra bellísima, que recupera el sentido de las primeras historias de Disney, con un robot que nos conmueve más que Lassie y una moraleja ecológica que, como siempre pasa con Pixar, no parece ñoña.

Revolutionary road (Sólo un sueño): ¿Quién puede negar que uno de los aciertos de Titanic era la química absoluta que había entre sus protagonistas? En este drama intenso y desgarrador, Leonardo DiCaprio y Kate Winslet muestran cuánto han crecido como actores desde aquellos años y nos regalan unas actuaciones que no se borran de la memoria ni del alma.

Bueno. Esto fue el 2008. Y ya están a punto de servir la cena de navidad. Espero que aprovechen estas fiestas para ver algunas de estas grandes películas. Y para pensar cuáles pueden ser las elegidas de 2009. ¡Feliz Navidad de parte de ochoymedio para todos los amantes del cine!

Lo mejor de la década: 2007

Wednesday, December 15, 2010 por Samuel Castro

Ya nos quedará tiempo (o al menos eso quiero pensar) para hablar de muchas cosas importantísimas: de los superhéroes que se toman las pantallas, de las nominaciones de los Globo (¿Burlesque? ¡Por Dios!, ¿en qué están pensando?, ¿tan malo fue el cine de este año?), de la afortunada decisión de Scarlett Johansson de separarse. Pero como dijo Alejandro, no podemos dejar que se acabe este año sin que terminemos de definir cuáles fueron las mejores películas de la década.

Este 2007 tiene una excepción a las normas que estábamos siguiendo. Hasta ahora, teníamos listas de 5 películas. Les juro que intenté por todos los premios ceñirme a ese número pero no fui capaz de quitar ninguna de las siguientes cintas. Lo siento, pero sin cualquiera de ellas, mi año cinematográfico quedaría chueco emocionalmente. Vamos a ver qué tan de acuerdo están ustedes:

4 luni, 3 saptamâni si 2 zile (4 meses, 3 semanas y 2 días): ¿Por qué una película que se siente como una patada en el estómago, que te deja sin aliento y te causa dolor, está en este listado? Porque ese dolor y esa angustia las logra transmitir a pura sinceridad, mostrándonos esas desgracias que cualquiera, en una mala racha, podría vivir.

Atonement: Ian McEwan tiene la suerte de que buenos directores han decidido adaptar sus libros. Y aquí, Joe Wright toma a Keira Knightley, de la que sabe sacar lo mejor, y la convierte en la heroína de un drama imposible, romántico y hermoso, filmado con un gusto exquisito por las formas y por las posibilidades estéticas que potencian las buenas historias.

Juno: Los que habíamos visto Hard candy sabíamos que Ellen Page era una de esas actrices que tiene un cuerpo demasiado pequeño para la energía que posee. Pero cuando la vimos encarnando a Juno, esa adolescente irónica y mordaz que se embarazaba de su mejor amigo, Page se convirtió en un ícono. Las palabras que Diablo Cody escribió para ella en esta película, la volvieron inmortal.

Le scaphandre et le papillon (La escafandra y la mariposa): Yo había leído el libro cuando estaba en el ejército y me había conmovido hasta las lágrimas. Pero la forma que escogió Julian Schnabel para contar esta historia, con la mirada imposible y perturbadora de un hombre a quien su cuerpo no le responde, es tan asombrosa que cualquier intento de describir la película se queda corto. Hay que verla.

Ratatouille: Si nos gustan tanto las historias de héroes imposibles, ¿por qué a nadie se le había ocurrido lo que pasaría si una rata sucia y cochina, tuviera vocación de chef? Pixar lo pensó, y llevando toda la belleza de París a una cinta animada, creó una de esos relatos eternos, que servirán para que los niños crezcan creyendo que todas las películas del mundo son así de maravillosas.

 

The visitor: Richard Jenkins tuvo que actuar en 51 largometrajes (sin contar sus trabajos para televisión) antes de que lo nominaran al Oscar como mejor actor. Y la Academia lo hizo porque el personaje que crea en esta película, ese hombre gris que un día ve la oportunidad de ayudar a un par de personas que se cruzan en su camino mientras vuelve a creer en la vida, es un regalo para el espíritu.

¿Ya pensaron cuáles pueden ser las de 2008?

Error en la elección de la reina

Friday, December 3, 2010 por Samuel Castro

Este es uno de esos títulos que no parecen de ochoymedio sino de Caras, de TVyNovelas o de Jet-Set. Lo sé. Pero como en el asunto a tratar está involucrado un concurso de belleza, me pareció bueno aprovechar la oportunidad de escribir una frase que los lectores jamás esperarían encontrar acá.

Y esta es mi forma de decir que la embarré: en el post de lo mejor del 2006 debo patrasearme porque Miss Sunshine, la señorita que hacía parte de mi selección de las cinco mejores del año, debe ceder su puesto a una película pequeña y hermosa, simple y única, que le gana en mi corazón: Once.

No sé por qué la olvidé. Supongo que porque la vi en el 2007 (cuando escribí su reseña) y una de sus canciones fue premiada apenas en los Oscar del 2008. Pero esta película con textura y fotografía de documental, que combina de forma mágica el musical con la comedia romántica, cuyos protagonistas ni siquiera son actores profesionales, es de lo más bonito y conmovedor que he visto en la vida.

Así que, con todo respeto por nuestros lectores, debo aceptar mi olvido y poner la corrección. Oficialmente lo mejor de 2006 para este crítico fue: Once, Gwoemul (The host), Das leven der anderen (La vida de los otros), The departed y El laberinto del fauno.

Espero que, viendo la película, entiendan que esta corrección era absolutamente necesaria. Como las canciones de amor.

Lo mejor de la década: 2006

Friday, November 19, 2010 por Samuel Castro

Alejandro Martín, el fundador de ochoymedio, intuye que no voy a alcanzar a publicar los post con lo mejor de la década antes de que se termine el año. No tanto por llevarle la contraria como por intentar cumplir al menos uno de los propósitos que me había hecho para este 2010 (mismos que espero no incumplir en 2011) aquí va la lista de mis películas preferidas de 2006.

Little Miss Sunshine: Dudé mucho en este quinto puesto de la lista (para los otros cuatro no hubo vacilación) pues como finalistas estaban Babel y Children of men. Pero esta comedia sobre otra familia disfuncional (¿y la de quién no lo es?) que se apoyaba mutuamente persiguiendo el sueño de una niñita ñoña, y que reunía dentro de una camioneta a esos tremendos actores que son Toni Collette, Steve Carell (lo es, no lo han aprovechado todavía), Paul Dano, Alan Arkin y Abigail Breslin, me decía más del estado del mundo (con esas niñas horribles del concurso de belleza, con el hermano que no habla y el académico que quiere suicidarse) de una forma más simple, que la grandilocuencia babélica o la estilizada parábola de Cuarón. Y además, con una escena de baile que la quisiera cualquiera que haga una comedia.

Gwoemul (The host): Eso que ustedes ven desenfocado en el fondo de la foto, esa cosa sin forma a la que la niña que siempre queda de tercera en los concursos de tiro busca dispararle, es el monstruo más original del cine de los últimos años. En esta película espléndida, donde no sabemos nunca qué demonios estamos viendo (ni en la forma del monstruo ni en el género de la película), Joon-ho Bong (¿o es al revés?, nunca he podido saber) fue capaz de hablar de las pasiones y las inseguridades humanas, de la corrupción gubernamental, de los vínculos familiares, mientras nos contaba la caza absurda de un monstruo que, como la maldad verdadera, mataba sin motivo.

Das leben der anderen (La vida de los otros): ¿Quién dice que todas las películas de espías son iguales? El director de nombre más largo en actividad (Florian Henckel von Donnersmarck) tenía la suerte de presenciar bajo su mando una de las mejores actuaciones de Ulrich Mühe (que era el papá en la versión original de Funny games de Haneke) convertido en ese hombre sin escrúpulos que un día se da cuenta de que la intimidad de las personas y la música de piano, eran capaces de conmoverlo. Y de cambiarlo. Porque lo malo no son las películas con mensaje (en este caso que “nunca es tarde para redimirse”), lo malo, siempre serán las malas películas.

The departed (Infiltrados): Yo vi la versión original, Infernal affairs. Y a pesar de lo que digan muchos críticos españoles (siempre un poco obnubilados por lo exótico, mientras que los latinoamericanos SOMOS exóticos) Martin Scorsese es tan maestro de cine, que es capaz de hacer un remake y superar por muchos kilómetros (y por un actor como Jack Nicholson, inolvidable con sus manos ensangrentadas) al original. Ver esta película es la mejor manera de recordar por qué los thrillers se llaman así.

El laberinto del fauno: Cuando uno ve la ficha de Guillermo del Toro en IMDb, puede comprobar que este gordito bonachón ha sido de todo: maquillador, director de cásting, director de segunda unidad, editor (en una entrevista en Gatopardo, Alejandro Gonzáles Iñárritu dijo que de no haber sido por él no hubiera podido editar la secuencia del choque en Amores perros), productor y escritor. Sólo una mente verdaderamente multifacética podía generar una combinación como ésta: una mezcla de cine de terror, con thriller político, con fantasía infantil, con cuento de hadas. Y como resultado una película que expresa mejor que casi todas aquello de “la magia del cine”.

Lo mejor de la década: 2005

Monday, November 8, 2010 por Samuel Castro

Casi que no. Hasta Diana Ospina, mi querida amiga y mi compañera usual en esta página y en este blog, se preocupó por mi ausencia. Por fortuna, todo se debió a unas vacaciones que me alegraron la vida. Y aunque lo lógico sería comenzar con las críticas que siguen pendientes, como ya “se acabó este año” es necesario seguir escogiendo lo que para mí fue lo mejor de la década (ya saben que Diana también tiene su propia versión, que pueden leer en post anteriores) antes de que el 2010 termine y la lista deje de tener sentido. Esto es, entonces, según mi opinión, lo mejor de 2005.

El niño: Lo mejor de los hermanos Dardenne es que su cine sirve para que aquellos que ven sus películas no crean más en el mito de que Europa es un mundo perfecto donde todos están bien. Y el padre de la criatura, el aquí inmenso Jérémie Renier, me recuerda, no sé por qué, a muchos de los inconscientes adolescentes que nos rodean.

Una historia de violencia: Casi 6 años después de verla, aún recuerdo la sensación que me produjo la última secuencia de esta cinta, en una cocina silenciosa e la que una familia se sentaba a comer. Era como si el pasado de un hombre volviera a reclamarle por la felicidad de su presente. Y la escena de sexo entre Mortensen y María Bello puede ser una de las mejores que he visto en la vida.

El jardinero fiel: Yo recuerdo el miedo que tenía por comprobar si Fernando Meirelles era capaz de mantener el pulso firme que nos sorprendió a todos en Ciudad de Dios. No sólo lo hizo, sino que manejó de la mejor manera el recital de actuación que dan Ralph Fiennes y Rachel Weisz en esta historia lúcida y deprimente, es decir, maravillosa.

Match point: Gente que amo espera siempre que Woody Allen no actúe en sus películas para que les gusten más. Con esta historia, un Crimen y castigo en una versión postmoderna (en la que el malo no pierde), todos nos enamoramos de Scarlett Johansson, nos emocionamos con una banda sonora a pura ópera y recordamos al gran contador de historias que puede ser Allen.

El aura: ¿Por qué se murió Fabián Bielinsky? Cada vez que veo esta película casi perfecta, esta historia universal en la que Ricardo Darín vuelve a mostrar toda su calidad y su magnífica presencia en pantalla, pienso con pesar qué más habría podido hacer el director argentino si la vida no se le hubiera acabado tan rápido.

Un camión lleno de trailers

Tuesday, September 7, 2010 por Samuel Castro

Así como me gusta más decir “lámina” que “cromo” o “mona” para referirme a las imágenes con las que se llena un álbum, prefiero hablar de los “cortos” (aunque no sean cortos, aunque sea incorrecta la expresión… cuestión de costumbres) para hablar de los trailers, esas piezas antojadoras creadas para que nos den muchas ganas de ver una película que coming soon. ¿Qué hacemos? Yo oigo trailer y pienso en un camión, en una de esas tractomulas que a paso de tortuga siempre están en nuestro carril y no en el otro, cuando vamos por carretera.

Sabemos que cualquier película se puede ver atractiva con un gran corto (o trailer, como ustedes prefieran) pero eso sí, si una película es mala en su corto, nos jodimos. Nada que hacer. Nadie, ni el mejor protagonista, la podrá salvar. Porque se supone que en el trailer con una gran música (que a veces ni aparece en la película), una voz como de Dios que comienza diciendo: “Un hombre…” o “En un mundo…” y una edición endemoniada, está toda la “carne” de la película. ¿O no?

A mí me fascinan los cortos. No me los pierdo y me enojo si llego tarde a la sala y ya están en pantalla en los comerciales sobre los productos de la cafetería. Por eso me dio curiosidad cuando vi que IFC (Independent Film Channel) había escogido los 50 mejores cortos de la historia (que generalmente son del cine gringo, los estadounidenses creen que el cine mundial es SU CINE) y me sorprendí. No como pudieran creer ustedes, sólo con los últimos trailers, con los más modernos y sorprendentes, de montaje más vertiginoso. Algunas de las mejores sorpresas fueron con cortos de hace 50 años. Por ejemplo, los que se hacían sin utilizar escenas de la película, que se filmaban específicamente como piezas independientes. Es mejor si lo ven: en el tráiler de Anatomía de un asesinato de 1959, el mismo Otto Preminger le decía a las personas que eran ellas las que debían juzgar si el acusado era culpable, que iban a ser ellos los miembros del jurado (¡y hoy los publicistas hablan de involucrarnos con las tramas!). 13 años antes, en el corto de The big sleep, Humphrey Bogart, que era el protagonista, llegaba a una librería a preguntarle a la encargada (Lauren Bacall, por supuesto) por un libro que fuera tan bueno como El halcón maltés. A ella, sólo se le ocurría una alternativa… The big sleep

Hay otros que son originales y graciosos, como el corto de The bishop’s wife en el que los actores, con sus nombres originales (Cary Grant entre ellos), caminan por los estudios porque acaban de terminar la filmación y recuerdan de repente que no hicieron el trailer. Sin embargo, en la explicación que le hacen al guardia de seguridad que no los deja pasar (los porteros han sido igualitos siempre) hacen la mejor exposición de las fortalezas de la película.

También hay grandes frases, como aquella de que si llega 5 minutos después de que empiece la película no va a entender nada, que utilizan en el corto de The manchurian candidate o la sentencia final en el trailer de Alien, una pieza que comienza como un video aficionado (los efectos eran todavía precarios en 1979) y termina aterrando y siendo inolvidable (es el número 1 de la lista)

Están las curiosidades, como la del director de Maximum overdrive, enloqueciendo mientras explica la trama de su cinta. Por supuesto que tiene lógica si pensamos que el personaje en cuestión en el corto es Stephen King. Aunque como personaje es impagable ver al productor William Castle diciendo que en su última película (la teoría del autor no funcionaba en Hollywood en 1961) el público podía seleccionar el final del protagonista. Véanlo en el corto de Mr Sardonicus para que se den cuenta que la interactividad no se la inventaron los directores de El proyecto de la bruja de Blair.

Como ven, los que más me gustaron entran en la categoría de teaser trailer, el nombre con el que se nombra esos cortos que aunque tienen que ver con la película, a veces ni utilizan imágenes de ella. No se pierdan el trailer de Strange days, esa fantástica película de la reciente ganadora del Oscar, Kathryn Bigelow, que como un comercial, nos trata de vender el aparato fundamental para la trama de la cinta (que es lo mejor y lo más impredecible que ha escrito su esposo, James Cameron). O el campeón, que paradójicamente es el que pertenece a una película regular, el corto de Comedian, la película de Jerry Seinfeld, que se burla de todas esas frases grandilocuentes a las que ya estamos acostumbrados. Una joya.

Hay varios que yo no incluiría en la lista. Por ejemplo, el de Pulp fiction, que es infinitamente inferior a la película. O el de Independence day, que es tan malo como la cinta que quiere publicitar. Y otros que me parecen envidiables, que me hubiera gustado pensar, editar o escribir, como el corto de The night of the iguana (mucho más erótico y atrevido en 1964 que un montón de trailers del siglo XXI) o el corto de Miracle in the 34th street que era una pequeña venganza contra los productores que creían saber demasiado.

¿Qué no hay películas recientes? Sí, sí las hay. Está el trailer de Where the wild things are que es el complemento perfecto de esa canción hermosísima de Arcade Fire que usan, o el corto de Garden State que no podría ser más poético ni aunque quisiera. Están el trailer de Little children que juega con el sonido de un tren y hace que sintamos lo que significa estrellarse contra el mundo; la maestría de Stanley Kubrick en el corto de The shining, probando que no importa lo que se muestra, sino CÓMO se muestra o la entrada de Pierce Brosnan en el corto de GoldenEye que nos pregunta ¿A quién más esperaban?

Yo no sé qué piensan ustedes, pero estos son grandes cortos. ¿A ustedes cuáles se les ocurren? ¿Será que le faltaron varios en la lista a IFC? Sólo con ver los que les mencioné hubiera corrido a comprar las boletas para todas las películas que anuncian. Y habría tenido una disposición muy positiva cuando me enfrentara con ellas. Lo que demuestra que a veces menospreciamos el poder de un trailer, pues si aceptamos la diferencia entre el largometraje y el cortometraje, (abusando de Cortázar) el trailer vendría siendo un asesinato con veneno, un infarto al miocardio, una puñalada en el corazón. Una muerte rápida que deja al cadáver con una sonrisa. O tal vez, por qué no, el choque mortal con un camión.