volver a ochoymedio.info

Archivo para la categoría 'Actualidad'

Lo mejor del año que se fue

Monday, January 14, 2013 por Carolina Morales

Una selección muy personal sobre lo mejor que pude ver durante 2012. Películas de todo tipo, una serie de televisión y por supuesto un espacio dedicado al buen año del cine colombiano hacen parte de esta lista. Solo resta esperar que durante este nuevo capítulo de la vida, la magia del cine nos traiga muchos más joyas para no olvidar.

Shame

Shame
Una obra de arte de principio a fin, donde todo está puesto en su sitio en el momento indicado, justo como Steve McQueen sabe hacerlo. Michael Fassbender actúa de manera impecable, ganándose un lugar en la lista de los mejores actores contemporáneos.

The artist

The artist
Esta película es una joya con la que reímos y lloramos. El cuidado de cada detalle, su música y el final, que nos deja sin aliento, son motivos suficientes para sentir que se trata de un regalo para quienes amamos el cine.

Hugo

Hugo
Un homenaje perfecto para George Méliès. Una película hermosa e inolvidable que, como pocas, logra emocionar con igual éxito a grandes y chicos.

Drive

Drive
Acción, pasión, amor, melancolía, tristeza, odio, ira y mucha velocidad. Todo en justas dosis y con la actuación perfecta de Ryan Gosling. Todo lo anterior y su banda sonora, la convierten en uno de los mejores dramas del año.

Ted

Ted
No importa si su humor es muy gringo o si toca aguantarse hora y media a Mark Wahlberg. TED es una comedia delirante, que al final nos deja una que otra enseñanza sobre el valor de la amistad y el respeto. Seth MacFarlane es un genio.

Girls

Girls
Me declaro fan de Sex and the city, sin embargo jamás saldría a la calle vestida como Carrie ni tampoco tendría el dinero para desayunar todos los días en los exclusivos restaurantes de New York. Girls tiene esa dosis de realismo que la hace cercana, íntima y perfecta. Una comedia inteligente, divertida y refrescante.

The dark knight rises

The dark knight rises
Perturbadora, emocionante y con una narrativa perfecta. No hay mucho más que adicionar a todo lo que ya se ha dicho sobre una de las historias mejor contadas en el cine durante 2012.

Moonrise Kingdom

Moonrise Kingdom
Bizarra, colorida y hermosa, una historia donde dos niños se liberan para disfrutar de su primer amor, mientras todos, quizá viéndonos en un espejo, nos burlamos de la tristeza y torpeza que cubre la vida de los adultos.

Argo

Argo
Si una película hace que usted se pare de su silla en la sala de cine sin importarle nada, tiene que estar en la lista de lo mejor del año. Argo es la señal irrefutable de lo que significa el talento de Ben Affleck como director. Sin duda, la mejor película de suspenso del año.

Intouchable

Amigos
Podría repetirla una y otra vez. Reí, lloré y me deleité con la belleza de Omar Sy. Una película para tener en casa y compartir con buenos amigos.

Las acacias

Las acacias
En el cine no se necesitan grandes historias, algunas veces de la sencillez resultan tesoros. Esta película ha recorrido el mundo robando corazones con su sutileza y con su belleza natural y desinteresada.

La sirga

La sirga
Tenía de donde escoger la cuota criolla, pues durante 2012 se vivió un legítimo renacimiento del cine colombiano. Sin embargo me quedo con esta poesía que me robó el corazón y que considero una de las mejores cintas nacionales del año que acaba de terminar. ¡Que se vengan más!

Lo mejor del año que se fue

Wednesday, January 9, 2013 por Samuel Castro

No hay mejor momento para pensar en el cine y la televisión vistos durante el año que pasó, que en medio de la preparación del sancocho del primero de enero, tradición que hace parte de la vida cotidiana de la mitad de los colombianos. Mientras la familia busca con desespero en medio de las profundidades de la olla algún pedazo de carne, yo me sumerjo también en el mar de imágenes vistas para no dejar nada importante por fuera. Como siempre, tengo que hacer una advertencia a los lectores de este post, especialmente a los que viven en Colombia: este conteo es personal e intransferible. No está conformado por películas que pasaron por nuestras carteleras (ni siquiera por películas sólo de este año), sino por lo mejor entre lo que vi, tanto en salas, como en cineclubes y DVD de amplia procedencia. Y aunque eso podría llevar a pensar en un terreno muy grande, hay que aclarar que no tuve acceso a mucho cine de calidad que se estrenó en 2012, especialmente porque no tengo la paciencia para soportar descargas de torrents o subtítulos mal puestos en copias editadas en Vietnam. Aquí no están ni Amour de Haneke, ni Bernie de Linklater, ni algunos de los estrenos más importantes de festivales. Puede que en 2013 ocupen su lugar. Pero es lo que hay, y en vez de quejarnos habrá que seguir reclamándole a los exhibidores, como propósito para el 2013, que se arriesguen un poquito más, a ver si este listado de 12 se hace todavía más diverso en 2014.

 Welcome

Welcome: Al pensar en películas de inmigrantes las primeras tramas que se nos vienen a la mente seguramente tendrán que ver con latinoamericanos que intentan alcanzar Estados Unidos por “el hueco”. Pero en esta cinta francesa nos cuentan una historia, por lo menos para mí, desconocida: la de los inmigrantes de la India, que llegan a Francia e intentan cruzar el Canal de la Mancha, para encontrarse con algún pariente hace tiempo instalado en Londres. Vincent Lindon, su protagonista, es una maravilla como intérprete: su cara, perfecta para encarnar a tipos “duros” y a villanos, logra comunicar la epifanía emocional que siente cuando conoce al joven al que ayudará primero como una forma de reivindicarse frente a su esposa y después, por simple afecto.

We need to talk about Kevin

We need to talk about Kevin: Tilda Swinton brinda un concierto interpretativo en la piel de una madre que se siente extraña desde el momento mismo de la concepción de su hijo. En esta película visualmente impactante, en la cual cada plano parece hecho para una campaña publicitaria, ese mito facilista de que los hijos son siempre una bendición, se resquebraja frente a todos, gota a gota, hasta que la copa que se rebosa se convierte en una tragedia.

The ides of march

The ides of march: Todo el mundo amó a Ryan Gosling en Drive pero yo lo preferí en esta película de George Clooney por un motivo muy simple: él encarna acá toda la inocencia de los jóvenes de hoy, tan seguros de sí mismos y de sus posgrados, ante la política real. Como animales domésticos que sueltan en la selva, a su personaje sólo le queda comer y no ser comido. Y las escenas de los monólogos de Paul Giamatti y Philip Seymour Hoffman, son magia pura.

Homeland

Homeland y otros dramas televisivos: Yo sí me siento privilegiado por poder presenciar la edad de oro de la televisión norteamericana, y le ruego a todos los santos que se mantenga por muchos años más en ese nivel, ahora que ni en Pixar se puede confiar. Y entre todas las maravillas de las que he hablado en otros años (Dexter y su inteligente comienzo del fin, Mad men y su fantástica quinta temporada) hay que mencionar a la serie favorita de Obama: Homeland. Que Claire Danes haya encontrado un lugar donde su mirada de loca quede perfecta ya es una suerte, pero aquí además nos enfrentamos a un gran uso del terrorismo como generador de suspenso, mezclado, como debe ser, con una historia de amor imposible.

The flowers of war

The flowers of war: Ah, las historias  de época grandiosas, contadas con lujo de detalles, con escenografías costosas donde no se ahorra en extras, ni en vestuarios. Pero cuando esas películas están acompañadas además por una historia que lo tiene todo, que es capaz de retratar el momento en el que se desarrolla (la invasión de China por parte de Japón) sin abandonar ni a sus personajes ni el melodrama, el resultado es esta gran cinta de Zhang Yimou sobre un estafador (con el rostro de Christian Bale) que un día se encuentra sin querer al mando de un internado de señoritas, que servirá de refugio para un grupo de prostitutas. Un drama como pocos, con uno de los mejores planos secuencia que he visto en la vida.

The dark knight rises

The dark knight rises: Se ha escrito tanto sobre esta película (se escribe tanto sobre las películas de superhéroes) que sólo diré que todos los pecados del cine de Christopher Nolan (la duración excesiva, los diálogos tan inteligentes que a veces suenan postizos, los guiones con demasiadas trampas) se perdonan cuando el resultado es una película capaz de hacer de la historia de un enmascarado con capa, una reflexión sobre la justicia, sin evadir las grandiosas secuencias de acción que necesita el público masivo. Y como si eso no bastara, está Anne Hathaway vestida de cuero negro. Nada más hace falta.

Moonrise kingdom

Moonrise kingdom: Los que me han oído hablar de lo que pienso sobre el cine de Wes Anderson podrán extrañarse con esta selección en la lista. Pero los que hayan visto esta hermosísima película sabrán que el preciosismo de siempre de Anderson (innegable su maestría en la composición visual y espacial de sus planos) esta vez se usa para contar una historia inocente y mágica, de dos niños que se están convirtiendo en adolescentes y que son el primer amor que cualquiera hubiera querido tener. Dos príncipes de cuento de hadas que iluminan con sus gestos a los adultos que les rodean. Tan hermosa que parece más un sueño que una película.

Monsieur Lazhar

Monsieur Lazhar: Las películas de profesores se han convertido durante los últimos años en melcochas azucaradas con guiones calcados los unos de los otros. Pero Monsieur Lazhar es la muestra de que cualquier género, por maltratado que esté, en las manos adecuadas es capaz de producir historias memorables. La delicadeza con que esta película canadiense afronta temas tan complicado como la muerte o el suicidio, es conmovedora. Y su último plano, ese abrazo que los gringos hubieran editado por políticamente incorrecto, hace llorar al más curtido.

HOW I MET YOUR MOTHER

How I met your mother: Hace mucho rato que tenía pendiente dedicarme a ver esta comedia, que hoy todavía no sé en qué canal del cable nacional dan ni a qué horas. Gracias a Netflix he podido maravillarme con esta comedia inteligente, creativa y arriesgada desde lo narrativo. Muchos la consideran el reemplazo de Friends pero yo creo que por derecho propio, por su reparto, por capítulos perfectos como “El hombre desnudo” (búsquenlo por favor), How I met your mother merece su propia casilla entre las grandes comedias televisivas de los últimos años.

Hugo

Hugo: Es el maestro Martin Scorsese, que hace películas en las que cada plano tiene una explicación, haciendo por primera vez una película familiar, en 3D y rindiéndole homenaje a uno de los primeros magos del cine, George Méliès. ¿Se necesita decir más?

the girl with dragon

Girl with the dragon tattoo: Creo que David Fincher es uno de los cineastas imprescindibles de nuestra época. Por eso cuando me enteré de que iba a asumir la adaptación anglo de las novelas de Stieg Larsson, a sabiendas de que ya existía una versión europea, ni siquiera me inquieté. Sabía que iba a ser buena, porque el regular de Fincher es la cima a la que algunos nunca llegarán en toda su vida. Pero al verla la disfruté todavía más, porque su belleza formal, la actuación de Rooney Mara y la perfección quirúrgica de cada plano sí le hacían justicia a uno de los mejores personajes femeninos de la literatura contemporánea.

Argo

Argo: A ningún crítico le gusta escribir dos veces sobre la misma película. Porque es complicado no repetirse y porque uno teme quedarse estancado en la mitad de uno de los textos. Con Argo me pasó, pero no hubo tal bloqueo. Porque me gustó mucho y siempre me faltaba espacio para elogiar a Ben Affleck, para destacar a un reparto que ofrece un alto nivel en todas sus intervenciones (mis respetos, señor John Goodman) o para hablar de las muchas virtudes de la cinta. Hoy, cuando seguramente estará en varias de las categorías del Oscar, quisiera volverla a ver, sin presiones ni la atención alerta para alimentar la escritura. Sólo para sentir esa maravillosa tensión que sólo los buenos thrillers, los que son inteligentes y bien hechos, pueden producir en el público.

Lo mejor del año que se fue

Tuesday, January 8, 2013 por Iván Gallo

Melancholia

1. Melancolía. Con su habitual radicalismo Lars Von Trier nos contó su visión del fin del mundo. Descarnada y claustrofóbica el realizador danés ha realizado este año su mejor película desde Dogville.

Looper

2. Looper. Hace rato el cine no nos regalaba una reflexión sobre los viajes en el tiempo. Toda una revelación, con un guion escrito con inteligencia y solidez, en Looper nadie es completamente bueno ni malo, todo es relativo, como el tiempo. Una extraña mezcla de cine negro y ciencia ficción. Todo un clásico en potencia.

Breaking bad

3. Breaking Bad. Nunca antes una serie de televisión había mantenido la intensidad e interés que desplegó durante cinco temporadas. Con el capítulo final de la obra maestra de Vince Guilligan ha quedado un hueco muy difícil de llenar en la televisión nuestra de cada día. La intrincada vida de Walter White es de lo más emocionante que hayamos podido ver en décadas de insulsa televisión.

We need to talk about Kevin

4. Tenemos que hablar de Kevin. A nadie se le había ocurrido pensar en la vida que podría tener la madre de uno de esos niños sicópatas que entran armados a las escuelas norteamericanas, con la firme intención de arrasar todo lo que se mueva. Impactante, sincera y seca como un gancho al hígado, la adaptación de la novela de Lionel Schriver fue uno de los picos mal altos del año. El hecho de que la actuación de Tilda Swilton haya pasado desapercibida para los dinosaurios de la Academia habla una vez más de los dudosos criterios con los cuales se determinan las nominaciones y premiaciones de los Oscar.

Hugo

5. Hugo. Todo cineasta tiene una deuda con George Méliès. Este es el intento de Martin Scorsese por saldarlo. Con unos revolucionarios efectos especiales, Hugo justifica el todavía polémico formato del 3D. Para mí no cabe ninguna duda que es la mejor película del año. Homenaje sublime al cine.

Mad men

6. Mad Men. La quinta temporada de Mad Men fue de lo mejor que le sucedió a la televisión. Con suma paciencia se han venido desarrollando los personajes y toda la tensión que se sintió en las primeras tres temporadas ha explotado en este último año. Los que todavía se resisten al encanto de Don Draper no pierdan más tiempo y sean testigos de cómo se conformaron los sesenta, la última edad de oro que ha vivido la humanidad.

Drive

7. Drive. Sin duda la sorpresa del año. Con reminiscencias a la frenética Vanishing Point  y los componentes del mejor drama.  Dentro de pocos años se transformará en película de culto y todos aquellos que hablaron mal de ella tendrán que tragarse sus palabras. Notable la actuación de Ryan Gosling como un doble de acción que maneja como nadie sus autos setenteros. Velocidad y sangre en sus justas proporciones.

The grey

8. Infierno Blanco. Emocionante, escalofriante. El talento de Liam Neeson estaba intacto, lo que pasaba es que estaba aceptando todos esos papeles en películas de acción para proveerle un futuro promisorio a sus descendientes. Alaska y sus lobos, el hombre contra Dios, las ganas de vivir por encima de cualquier cosa. Lamentablemente el público le dio la espalda a un filme que merecía mejor suerte. No se la pierdan por nada del mundo. Es emoción y adrenalina pura.

Ted

9. Ted. La comedia del año. Gracias a su Family Guy Seth MacFarlane se ha consagrado como un digno sucesor de Terry Jones y sus Monty Python. El oso que todos tuvimos, el amigo cómplice que todos queremos tener, para MacFarlane no hay nada sagrado. Para él lo más chistoso es romper con todos los cánones, mearse en lo sagrado, fumarse un porro con las hojas de la biblia.

Life of Pi

10. La vida de Pi. El regreso de Ang Lee constituyó uno de los momentos más altos de este fin de año. Desde hace más de una década, cuando Tom Hanks inmortalizó una pelota de voleibol bautizándola Wilson, no sufríamos tanto con un náufrago. Los efectos especiales desplegados en este filme fueron comparados con los de Avatar. Seguramente La vida de Pi (Una aventura extraodrinaria) llegará a la primavera como una de las más ganadoras de la temporada.

Carnage

11. Carnage. Infame la manera como fue distribuida en el país esta nueva joyita del polaco.  Siguiendo el ambiente asfixiante de Cul- De- Sac y sobre todo de La muerte y la doncella, Roman Polanski encierra a dos parejas de padres de familia en un apartamento. La excusa es hablar de una riña que han tenido sus hijos pero en realidad lo que incuba allí son las razones por las cuales la sociedad norteamericana está en franca decadencia. Notables las actuaciones de Kate Winsley y Christoph Waltz.

Escobar el patrón

12. Escobar, el patrón del mal. Hace años la televisión colombiana no sacaba algo con esta calidad técnica y sobre todo argumental. Quedó demostrado que si acá no se hace buena televisión no es por falta de talento sino porque a los canales privados les interesa más su labor de embrutecer al público. Esta fue una serie necesaria ya que  las nuevas generaciones de colombianos necesitaban saber que Escobar era más parecido a un monstruo que a Robin Hood.

Lo mejor del año que se fue

Tuesday, January 8, 2013 por Andrés Rodelo

1. Argo
2. Holy Motors
3. The ides of march (Poder y traición)
4. Take shelter (Atormentado)
5. Tinker Tailor Soldier Spy (El topo)
6. Una separación (Jodaeiye Nader az Simin)
7. Looper
8. Miss Bala
9. Moonrise kingdom
10. Red State
11. 50/50
12. Moneyball

Para mí nada, niño Jesús

Tuesday, December 18, 2012 por Samuel Castro

Adorado Niño Jesús. En vista de que no fui mejor persona este año (prueba de ello es que jamás tuve la paciencia para aguantar más de 20 segundos de Mundos opuestos, y seguí viendo los partidos de eliminatorias con el radio prendido porque no aguanto a ningún narrador de televisión) quiero escribirte, con el mismo fervor que RCN tiene por las ideas de Fernando Gaitán, pidiéndote algunos regalos para esta Navidad, que no serán para mí, divino niño, sino para aquellos que de verdad lo merecen. Mi lista es, como tú, pequeña pero justa:

La red

A Diva Jessurum y a la Negra Candela, niño Jesús, las principales “periodistas” de El lavadero y de La red, dales por favor una suscripción a televisión por cable, para que vean el canal E! y entiendan cómo se hacen programas de farándula y chismes entretenidos, amenos y bien producidos. Ah, y no olvides encimarles un diccionario, para que puedan entender los chistes de Joan Rivers en Fashion pólice.

A los productores de los canales de este país, venerado infante, regálales una pizca de sentido común, del que no tienen nada, a ver si algún día comprenden que el formato de Gran hermano no funciona en Colombia. Que a la gente de este país no le importa la convivencia. Lo que quieren es ver modelos en ropa interior, con cualquier excusa: diciendo que quieren ser actores, o que son cavernícolas, o que viven en el futuro.

NP&

A los reencauchados del Noticiero NP&, dales por favor, como a Pinocho, la oportunidad de convertirse en personas de carne y hueso, para que dejen de confundirlos con un programa infantil y pueda tener el éxito que se merece el único programa de humor político al aire.

A Luis Carlos Vélez, Dios en pañales (te hablo a ti, no a él, niño Jesús, su ego hace necesaria la aclaración) regálale una fábrica de gel para el pelo, porque usando un frasco cada vez que va a salir al aire, no hay sueldo por grande que sea, que aguante.

How I met your mother

Alarga, niño Jesús, la existencia por varias temporadas más de programas como The big bang theory, How I met your mother o Modern family, pues nuestros canales privados parecen incapaces de crear comedias que no sean telenovelas donde se burlen de los pobres o de las idiosincrasias regionales.

Permítele a Colombia, niño Jesús, la llegada a sus pantallas de más programas que se parezcan a La voz Colombia, donde felizmente se fijan más en el talento que en las medidas de sus participantes.

Como dice la novena, Divino Niño, espero que acojáis y despachéis estas súplicas, pues con esos regalos ajenos, también me harías muy feliz.

Publicado originalmente en Revista ÚNETE N°64

Eso nos pasa por sapos

Sunday, December 2, 2012 por Samuel Castro

¿Qué país vive diciendo que está cansado de que lo identifiquen en el mundo con narcotráfico, mafiosos y cocaína, pero cuando tiene la oportunidad de escoger la película que lo representará en los Premios Oscar decide enviar como candidata una película que trata sobre narcotráfico, mafiosos y cocaína? La respuesta es Colombia.

Aunque, en honor a la verdad, ese no es el problema, o al menos no el principal. El asunto es que la sola escogencia de El cartel de los sapos demuestra que los encargados gubernamentales de nuestro cine no entienden muy bien cuáles son los criterios de los Premios de la Academia en esa categoría. Es cierto que los ganadores recientes de película en idioma extranjero (piensen en El secreto de sus ojos o en La vida de los otros) son películas que a su manera cuentan un pedazo específico de la historia del país al que representan, como lo hace El cartel de los sapos, pero lo hacen de una forma única y original, de una forma que en Hollywood no se atreverían a hacer. Por eso los premian. Porque le recuerdan a la meca del cine, que hay otras formas de narrar, otros guiones que se salen de los esquemas prefabricados, otro tipo de personajes.

Pero no, en nuestra infinita sabiduría, tan “vivos” como nos creemos, decidimos mandarles una historia de maleantes igualita a las que ellos hacen desde hace décadas, en cine y en televisión. Sí, claro, puede que debamos enorgullecernos de que por fin tenemos un sonido decente y que los diálogos de los personajes se escuchan incluso en las escenas de balaceras, pero la mejor secuencia de acción de El cartel de los sapos no tiene nada que hacer al lado de, por poner un solo ejemplo, un capítulo cualquiera de las ocho temporadas de 24. Tan inocente y provinciana es la cinta, que nadie fue capaz de contarle a Robinson Díaz, que su personaje, el Cabo, que en el formato de telenovela (porque eso es narrativamente El cartel de los sapos, una de nuestras telenovelas de acción comprimida en dos horas) se desarrollaba a través de la historia, y daba miedo por sus contradicciones y sus vicios, en una película se iba a ver como una especie de villano de caricatura al que le gustan los marranitos. Con decirles que el mejor actor de la cinta es Diego Cadavid. ¡Calculen!

Igual no vamos a ganar nada, pero al menos debimos haber intentado perder con algo más de dignidad, sin tratar de vestirnos como la dueña de la casa, ni copiar en versión pobre, la pinta del niño rico de la cuadra. Para no quedar como los sapos de la fiesta.

Publicado originalmente en Revista ÚNETE N° 63

Oscar 2012: hagan sus apuestas, señoras y señores

Sunday, February 26, 2012 por Samuel Castro

Hoy es la ceremonia del Oscar. Ya ustedes saben, porque pasa lo mismo cada año. Si me llaman los despacharé muy rápido y si insisten seré incluso grosero. Sólo acepto otras apuestas por los resultados. Y aunque en 2012 pareciera todo cocinado, al final siempre hay una sorpresa o dos que hacen que valga la pena ver la transmisión, sobre todo porque este año vuelve Billy Cristal (y mañana todos dirán que no estuvo a la altura y que la Academia debe renovarse, y propondrán a Rocky Gervais en lo que yo llamo la “indignación cíclica”) y repite, una década después, el Circo del Sol. Apostemos entonces, y como queda por escrito, no hay trampas de último minuto que valgan. Vamos a ver si logro un mejor resultado que el año pasado.

MEJOR CORTO DE ACCIÓN REAL
The shore
La historia de dos amigos que viven un malentendido durante 25 años. Cirian Hinds, ese señor actor, siempre escondido de los reflectores, le da a la historia un peso dramático que maravilla.

MEJOR CORTO ANIMADO
La luna
Este año Pixar no clasificó en la categoría de largo animado por el corto vuelo de uno de sus films más flojos, Cars 2. Pero este cortometraje, preciosista, puede ser la compensación. La otra que podría ganar es The fantastic flying books of Mr. Morris Lessmore pero a mí no me convenció.
 
MEJOR CORTO DOCUMENTAL
The tsunami and the cherry blossom
No se ha hecho todavía un documental de categoría sobre el tsunami pero este corto logra emocionar con imágenes impactantes del desastre y un conmovedor relato como le gusta a la Academia: lleno de esperanza.

MEJOR DOCUMENTAL
Pina
Un documental en 3D. Y además filmado por un reconocido director extranjero. Y a eso agréguenle que es sobre danza y una de las más importantes coreógrafas de la historia. Muchos motivos para ganar en un año que no parece el apropiado para volver a entristecerse con la triste realidad del mundo.

MEJOR PELÍCULA EXTRANJERA
Jodaeiye nader az simin (A separation)
Además de ser la oportunidad de recordarle a Washington que en Hollywood piensan “distinto” premiando una película iraní, la verdad es que esta cinta ha arrasado dondequiera que va, lo que dejaría muy mal parada a la Academia si no vota por ella.

MEJOR PELÍCULA ANIMADA
Rango
Entre una categoría huérfana de la película que debió ganar, que por supuesto era Tintín, sobresale este homenaje al western protagonizado en la voz por ese verdadero camaleón de la actuación que es Johnny Depp

MEJORES EFECTOS VISUALES
Hugo
En general estas son las categorías donde los tanques taquilleros de robots del espacio tienen oportunidad, pero este año los miembros de la Academia tienen la oportunidad de premiar a una gran película. Los transformers también lloran.

MEJOR EDICIÓN DE SONIDO
War horse
Un caballo que corre en medio de las trincheras es algo que se dice fácil pero que cuesta mucho trabajo. Y de alguna manera habría que compensar este gran título de Spielberg que no tuvo la suerte que él esperaba.

MEJOR MEZCLA DE SONIDO
Hugo
Véanse las mismas razones que escribí dos categorías más arriba.

MEJOR CANCIÓN ORIGINAL
“Man or muppet” de The muppets
Puede que a todos les guste la música brasilera y por una especie de solidaridad latinoamericana queramos que ganen Sergio Mendes y Carlinhos Brown, pero creo que a la Academia le producen más nostalgia la Rana René y Miss Piggy.

MEJOR PARTITURA PARA UNA PELÍCULA
Ludovic Bource por The Artist
The Artist le debe la mitad de su fuerza a esta partitura elegante y apropiada, que le imprime la emoción justa a cada escena. Si hay un Oscar que de verdad merezca The Artist, es éste.

MEJOR MAQUILLAJE
Albert Nobbs
Es probable que este Oscar sea la única consolación que tenga la cinta dirigida por Rodrigo García que, supongo, es Colombia en el Oscar. Debería ganar Harry Potter, pero no sé por qué la Academia no aprecia mucho a esta franquicia inglesa.

MEJOR VESTUARIO
Sandy Powell por Hugo
La van a odiar, porque cada vez que gana un Oscar (lleva 3) da un discurso pretencioso y engreído. Pero es también una maestra en su trabajo y en Hugo recreó los disfraces de las películas mudas de Méliès.

MEJOR DIRECCIÓN DE ARTE
Dante Ferreti y Francesca Lo Schiavo por Hugo
Podría ganar también Midnight in Paris, pero lo que hacen con la estación de Montparnasse estos dos grandes profesionales, es excepcional

MEJOR EDICIÓN
Thelma Schoonmaker por Hugo
Yo se lo daría a los editores de Girl with dragon tattoo pero con Hugo pasa que el impulso de sus muchas nominaciones le da un impacto adicional. Y dárselo a Thelma Schoonmaker es reconocer el trabajo de una de las mejores editoras de la historia del cine.

MEJOR FOTOGRAFÍA
Emmanuel Lubezki por The tree of life
Esta será la única estatuilla que se lleve The tree of life porque las imágenes que logra el “Chivo” Lubezki son la poesía que sostiene la película frente a nuestros ojos. 
 
MEJOR GUIÓN ADAPTADO
Alexander Payne, Nat Faxon y Jim Rash por The descendants
Si algo tiene bonito The descendants es la sensibilidad y la piedad por sus personajes de su guion, la marca de fábrica del hombre que creó Sideways

MEJOR GUIÓN ORIGINAL
Woody Allen por Midnight in Paris
La ceremonia necesita acortarse cada año. Y si además de hacer justicia se pueden ahorrar algunos minutos con la segura ausencia del neoyorquino… Aquí la pregunta es cuál de los presentadores lo recibirá en su nombre.

MEJOR DIRECTOR
Martin Scorsese por Hugo
Sé que me estoy apartando de las predicciones. Pero la única manera de ganar las apuestas es no ir siempre por lo seguro. Y creo que la Academia adora la oportunidad de premiar al director vivo más importante del planeta, sobre la de destacar a un desconocido francés. Es su fiesta, ¿no?

MEJOR ACTRIZ DE REPARTO
Octavia Spencer por The help
Apuesta fija. Además de ser políticamente correcto, es justo.

MEJOR ACTOR DE REPARTO
Christopher Plummer por Beginners
¡Qué maravilloso será ver al Capitán Von Trapp recibiendo el Oscar casi medio siglo después de su participación en La novicia rebelde

MEJOR ACTRIZ PRINCIPAL
Viola Davis por The help
A este sí le tengo pereza. En un mundo justo se lo llevaría Rooney Mara, o incluso Meryl Streep, como en una pelea que se gana por puntos. Pero la Academia va a aprovechar para hacer “una moñona histórica” premiando a dos actrices negras, en una película donde las mujeres son el mayor encanto.

MEJOR ACTOR PRINCIPAL
Jean Dujardin por The Artist
La Academia no se va a perder la oportunidad de que el francés baile un par de pasos de claqué antes de recibir la estatuilla de manos de Natalie Portman. Y aunque Clooney es muy popular, cada cierto número de años los Oscar se sienten felices de convertir en estrella a un desconocido actor internacional.

MEJOR PELÍCULA
Hugo
Ya sé que voy contra las apuestas. Pero pienso que Hugo, una película norteamericana dirigida por Scorsese que rinde homenaje a un cineasta francés, es un voto más lógico para la Academia (una mayoría de hombres blancos mayores de 60 años) que una película francesa que rinde homenaje a Hollywood.

Listo el asunto. Como siempre digo, vamos a ver si mis presentimientos funcionan y lo más importante, vamos a usar la apuesta para divertirnos con el show que algunos esperamos todo el año.

Un pelao de barrio en el Teatro Heredia

Saturday, January 28, 2012 por Samuel Castro

Como siempre pasa en el Hay Festival, la primera charla, la que inaugura el evento, es una de las más concurridas, sobre todas porque hay demasiadas personas de Cartagena que quieren salir en la foto de sociales de los periódicos o en la sección de farándula de RCN. A pesar de eso, el personaje que convocaba, John Leguízamo, tenía el suficiente prestigio como para pensar que asistiríamos a una charla muy interesante.

Hubo más entrevistado que entrevistador. Como si sufriera un terrible jet-lag, o tal vez porque su conocimiento sobre cine es mucho menos que el que tiene sobre música, Roberto Pombo, director de El Tiempo, no pareció nunca estar cómodo y realizó una entrevista que fue amena gracias a las respuestas llenas de alegría de Leguízamo, pero sin el picante que ha sabido imprimirle el mismo Pombo en otros años.

Leguízamo, con su acento indefinible, que pasa del paisa al chicano, del mexicano al costeño y luego al rolo, habló de sus pocos recuerdos de infancia asociados a Colombia, que tenían que ver con la compañía que había aquí, contrastada con la soledad que tuvo que vivir su familia al comienzo en Estados Unidos. Habló de su madre, que se mataba trabajando mientras su papá le dedicaba mucho tiempo a conquistar mujeres, y contó lo que le dijo mientras planchaba: “Chucho, tú tienes el toque de Midas pero al revés; todo lo que tocas lo conviertes en mierda”. Recordó que sus habilidades para la actuación comenzaron a desarrollarse por la necesidad de ser gracioso y lograr que no le pegaran a él mismo, uno de los pocos latinos que había en su barrio en aquel entonces; narró la historia de cuando, alentado por sus amigos, tomó el micrófono de la línea 7 del metro de New York y comenzó a contar sus historias y sus chistes. Como lo arrestaron por eso, su mamá fue a la comisaría diciéndoles a los policías: “Él no es un delincuente. Solamente es hiperactivo”.

También recordó su primer contacto con el teatro, a los 17 años, en el que conoció a Shakespeare y a las grandes autores, lo que hizo que se enamorara de la actuación y de la dramaturgia, empezando a escribir sus obras. Con una de ellas, lograría que al teatro de 70 sillas donde se presentó por primera vez (¡qué tal que viera nuestros teatros de 15 sillas!) fueran a verlo Madonna, Al Pacino, Rubén Blades y algunos de los que hoy siguen siendo sus amigos en el star system de Hollywood. Vendrían entonces sus primeros papeles en el cine, destacándose el de mafioso que hizo en Carlito’s way, en el que le gritaba (y cómo él dijo, le escupía mientras lo hacía), a dos centímetros de su rostro a Pacino. Relató con gracia, su paso por Two wong foo thanks for everything, Julie Newman en el que hacía junto a Patrick Swayze y Wesley Snipes, el papel de tres drag queens atrapadas en un pequeño pueblo. Según Leguízamo, se metieron tanto en sus personajes que a Swayze y a él les dio síndrome premenstrual y se fueron a las manos en algún momento de la filmación.

Hubo comentarios acerca del momento actual de Hollywood: nada que no supiéramos, por supuesto. Ese fue el tipo de temas que Pombo introdujo en la conversación que fueron un desperdicio de minutos, tanto como las supuestas “escenas importantes” de la trayectoria del actor, que eran vistas en una pantalla de video y que en vez de representar una carrera, más bien mostraban haber sido seleccionadas “a la carrera”, pues en casi todas, la aparición de Leguízamo en ese momento justo de la película, era intrascendental. Además, habría que poner en el podio de los errores, las preguntas sobre si Leguízamo pensaba en español o en inglés y la equivocadísima afirmación del entrevistador (que demuestra poco conocimiento del mundo del cine) en la que pensaba que en Hollywood eran más de derecha que de izquierda, a lo que el actor contestó que casi todos eran demócratas, con excepción de algunos tipos raros por ahí, como Arnold Schwarzenegger.

Un descubrimiento para los fans de La era del hielo: la voz de Sid nace del estudio de Leguízamo de los osos perezosos, cuando descubre que estos animales guardan comida en sus bocas, prueba él mismo con un pedazo de sándwich y decide que ese acento y esa forma de pronunciar las palabras es perfecto para su personaje animado. En el tema de los doblajes, anunció que su voz estará presente en la próxima Men in black III dándole vida a una especie de marciano graffiti.

Nos enteramos también de que Leguízamo le rogó a Baz Luhrman, con quien ya había trabajado en Romeo y Julieta, que lo dejara probar en una audición para Moulin Rouge y hacer su versión de Toulouse-Lautrec; con este fin se preparó durante un mes para hablar inglés con acento francés, contratando a un profesor de dicción y cuando llegó a la audición le ganó el papel a Rowan Atkinson, porque fue capaz de correr de rodillas durante varias horas. Aunque de todas las anécdotas, la que más le salió del alma a Leguízamo fue la de su odio por Steven Seagal (tema que aparece también en una de sus obras de teatro, cuyos extractos en video asombraron por la asombrosa capacidad de imitación de Leguízamo), debido a que en alguna filmación de una película de Seagal, éste se dirigió al colombiano, muy serio, diciéndole: “Yo soy la ley. Aquí se hace mi voluntad” y ante la risa de Leguízamo (porque “quién habla así”, pensó) le asestó un codazo que lo lanzó contra una pared dejándolo sin aire. Así que la charla fue una buena oportunidad para vengarse un poco e imitar la forma de correr de Seagal, como una “viejita miedosa”.

Finalmente se habló de sus espectáculos teatrales y de sus recientes amistades con directores jóvenes y entusiastas como Simon Brand, que le han permitido trabajar también en el creativo mundo del cine independiente. No mencionaremos aquí la intervención de Salvo Basile (“dejan entrar a cualquiera”, le explicó Pombo con buen humor a Leguízamo) porque es tan vergonzosa, que lo mejor para ella es el olvido. Como ven, la charla estuvo muy entretenida a pesar de las flaquezas del entrevistador, y funcionó bien como el contacto que cada año el Hay Festival tiene con el cine.

Harry: un amigo que te quiere bien

Saturday, July 30, 2011 por Samuel Castro

Cuando terminó la segunda parte de Harry Potter y las reliquias de la muerte una muchachita (la cédula todavía sin estrenar) que estaba a mi lado, dijo: bueno, ahora sí se acabó la infancia. No era para menos. La comprendo. Desde que es un ser pensante, durante más de una década, ha tenido la presencia de los libros y las películas del joven hechicero en su vida, Harry Potter ha sido uno de sus más cercanos amigos y la partida de un amigo le duele a cualquiera.

 

Hay, sin embargo, un problema en los medios de comunicación más grandes de Colombia (y supongo que en otros territorios) para poder reflejar en sus páginas, en sus espacios radiales o en sus notas televisivas, la verdadera trascendencia del fenómeno de Harry Potter y ofrecer a miles de jóvenes como la del primer párrafo, información y opiniones interesantes para ellos. Muchas de las personas que analizan la saga (periodistas culturales, críticos de cine, analistas políticos inclusive, porque así son los medios acá) nunca han leído los libros, un poco por desprecio, un poco por prejuicio, otro poco por pereza. Y al no hacerlo, así sea por celo profesional, pierden autoridad frente a gran parte del público para el que están trabajando.

 

Yo descubrí los libros de Harry Potter mientras trabajaba en un supermercado hace más de doce años, cuando aún no habían salido las películas y a escondidas de mis supervisores leía en los espacios entre un cliente y otro. Me atrajeron los nombres de los libros y el hecho de que hubiera novelas de extensión considerable vendiéndose junto a las chocolatinas y los chicles. Y me convertí, como sólo me había ocurrido con la música de Fito Páez, en un fan. No perdía oportunidad de recomendarle a quien me quisiera escuchar esos relatos atrapantes y perfectamente construidos por un autor que ni siquiera sabía que era mujer (todavía uno no consultaba en Google). Supongo yo, a pesar de lo que pueda decir Harold Bloom, que la emoción que uno siente leyendo a Harry debe ser comparable con la que sentían los obreros ingleses cuando leían las novelas por entregas de Charles Dickens: un algo que genera identificación (ya sea el sentirse distinto, el no saber qué cualidades heredamos de nuestros papás, el miedo ante lo nuevo, el anhelo por trascender en lo que hacemos) sumado a una historia atrapante y a una narración capaz de crear con detalle un universo.

 

Por eso la mayor parte de lo que leo, oigo o escucho sobre Harry Potter me parece tremendamente fuera de foco, inclusive cuando viene de personas (algunas, amigos) cuyas opiniones normalmente respeto. Si uno de ellos se queja de que la séptima película de la saga es muy lenta para lo que se supone que debe ser un gran blockbuster, refunfuño en silencio porque si quien lo dice hubiera leído el libro entendería que es tal vez la mejor de las adaptaciones a cargo de David Yates; si otro opina que de esta saga no se podía esperar profundidad en los personajes, la rabia es mayor, porque si algo ha hecho bien J.K. Rowling es lograr que Hermione, Harry, Ron, Voldemort o Snape sean mucho más que caricaturas. Que el cine tenga que centrarse más en las acciones que en retratarnos el alma de sus criaturas, por simples cuestiones de formato, no es excusa para que extendamos nuestras opiniones sobre una historia que no conocemos, y de paso ofendamos a los que sí.

 

Advierto entonces que mi balance, no es estrictamente cinematográfico; que hablo teniendo en mente las horas disfrutadas sumergido en la lectura de las novelas y la profunda admiración por todo aquello que tenga que ver con Hogwarts. Y el resultado del balance, por fortuna, tiene muchas más cosas positivas que negativas. Desde el comienzo, el esfuerzo de Warner (supongo que algo obligados por el contrato con la autora) por ser fieles a los detalles, se notó en la producción y en intentar que todos los actores de la película fueran británicos. El casting puede ser uno de los mejores que haya tenido nunca una súper producción: Emma Watson, Daniel Radcliffe y Rupert Grint fueron hasta el final, las encarnaciones perfectas de los personajes principales. Aun cuando hubo un par de desaciertos importantes (que los profesores sean como 10 años mayores de lo que debían ser por la lógica de los libros, que Gary Oldman fuera una pésima decisión para estar en los zapatos de Sirius Black por su presencia física) en general lo que uno veía en la pantalla se correspondía muy bien con lo que había leído.

 

Tal vez hubiera sido mejor si a partir del quinto libro, Warner hubiera tomado la misma decisión que tomó con el séptimo y hubiera partido las películas en dos partes, por la extensión de las novelas y para que David Yates, el peor de los directores de la saga en el balance (la quinta es la película más lamentable) adquiriera “cancha” más rápido. De la misma manera resulta incomprensible que Alfonso Cuarón, el que mejor hizo las cosas (logrando una combinación perfecta entre SU estilo y las exigencias del mundo de Rowling) en El prisionero de Azkabán no volviera a trabajar para la saga. Su ausencia se suma a otras cosas lamentables, como la muerte de Richard Harris, el perfecto Dumbledore, o el recorte de personajes entrañables y escenas memorables, que a los que leímos la novela, nos dolieron como puñaladas.

 

Pero en general lo lograron. Uno salía de cada nueva entrega con la felicidad enorme de ver en imágenes reales algunos de los párrafos que más lo habían conmovido y pensando con anticipación cómo harían tal o cuál capítulo. Algunos hasta se animaron a leer las novelas gracias a lo mucho que les gustó la película. Por eso duele que ya no vaya a existir otra noche de estreno y que por unos años (seguramente en unos cuántos harán miniseries para la BBC) no haya más hechizos en nuestra vida. La magia ha terminado y Harry, el amigo de tantas horas, debe despedirse. Puede que el fenómeno de taquilla no exista más. Pero un nuevo personaje inmortal, ha terminado de instalarse en la memoria de millones de personas en el mundo, que lo identificarán para siempre, con una parte de sus vidas.

No se habla español en Asgard

Sunday, May 8, 2011 por Samuel Castro

Hace un par de años, estaba en una finca con mi novia y unos amigos. No recuerdo qué película era la que íbamos a ver pero yo me demoré un rato largo en el menú del DVD porque quería buscar la opción de idioma original. Luego comenzamos otra película y Jorge, uno de los visitantes, también intentó buscar en el menú algunos ajustes de idioma. Fue entonces cuando su esposa no pudo soportar más y le espetó: “¿vos también vas a seguir con las bobadas de Samuel”.

Parece que para muchas personas no es importante ver las películas en el idioma en que fueron hechas. Como si exigir escuchar a los actores que realmente hicieron los papeles, con su entonación y sus expresiones, parte esencial de su trabajo artístico, fuera una manía de cinéfilos trasnochados. Son los mismos que ven con tranquilidad las versiones dobladas que presentan en Premier Caracol y que prefieren TNT a MGM porque les da pereza leer. Respetable como gusto, terrible como norma.

Y lo peor es que esta tendencia malsana se está imponiendo entre nosotros. Cuando lanzaron la primera Toy Story, había más o menos la misma cantidad de salas con las voces de Tom Hanks y Tim Allen que aquellas que tenían a un Woody y a un Buzz mexicanos (supuestamente de acento neutro, pero ¿a quién quieren engañar?). El año pasado, cuando salió la tercera parte, sólo había una sala en Medellín donde se pudiera ver la historia de los juguetes parlantes con subtítulos.

Digamos que con las películas animadas no hay tanto problema. Finalmente en ellas, los actores que ponen las voces hicieron básicamente el mismo trabajo que los intérpretes de doblaje. Y aunque con las técnicas de animación actuales el lip-sync (la sincronización que hay entre los movimientos de los personajes cuando hablan y lo que dicen) es perfecto en inglés, como lo que uno ve en pantalla son seres irreales, nadie siente que TENGAN que hablar de determinada manera (me gusta mucho más la antigua voz de Homero Simpson en español que la de su borrachina y ronca personalidad en inglés) o que esa sea su única entonación posible.

Pero cuando hablamos de unos actores reales, que para filmar lo que vemos estuvieron en un set bajo las órdenes de un director que les dio instrucciones sobre cómo quería la escena, cuyos movimientos influyeron en la manera en que decían su parlamento, que trabajan su voz (como Sean Penn, como Meryl Streep o Philip Seymour Hoffman) para diferenciar a su personaje de otros que han hecho en su carrera, el doblaje es casi un insulto. ¿Quién puede gritar como Kiefer Sutherland haciendo de Jack Bauer en 24? Cuando pasan esas versiones dobladas de Dexter por ahí, cambio de canal desesperadamente, antes de escuchar a alguien que no sea Michael C. Hall decir “Esta noche es la noche”.

Por eso es que me siento indignado con lo que está pasando con Thor en esta ciudad, y no sé si en otras ciudades o países latinoamericanos esté ocurriendo lo mismo. Un amigo tuvo que salirse de la sala, porque le prometieron una función con subtítulos desde el anuncio en el periódico y al sentarse se encontró viendo a Odín, el mandamás de Asgard, encarnado por Sir Anthony Hopkins, con una voz que había oído en algún programa de Discovery. ¡Por Dios (o por Odin)! ¿Se supone que el actor de doblaje iba a imitar el sutil acento británico de Hopkins? El director de esta película es Kenneth Branagh, que algo sabe de dramaturgia… ¿y vamos a perdernos todo lo que hizo para que Chris Hemsworth encarnara a un dios creíble y fuera el Thor superhéroe que conocemos, porque a alguien le da pereza leer? Si ese es el argumento, ¿les parece bien que estemos educando a nuestros niños para que no lean, ni siquiera en la sala de cine? Para no hablar del trauma que nos genera a algunos no poder escuchar la voz de Natalie Portman, que es muy distinta a la de Natalia París, a quien doblar al inglés no sería un insulto sino una caridad.

Yo me niego a ver Thor así. Aunque tenga que esperar al DVD para poder saciar mi ansia de súper héroes. Puede que en Colombia no tengamos que soportar las abominaciones que ven en España (donde Mel Gibson dice “coño” en vez de “fuck” cuando maldice en Arma mortal) pero yo no quiero que en el paraíso anglosajón hablen con acento argentino, o rolo, o neutro. Quiero que Asgard siga siendo sagrado. Y el arte cinematográfico, como lo conciben sus creadores, también.