volver a ochoymedio.info

Blogumental de cine: Mauricio Bonnett

Mar 30, 2011 por Diana Ospina

Continuando con la iniciativa de las entrevistas aquí va: Mauricio Bonnett.

Quién es: escritor, guionista y director colombiano radicado en Londres desde 1987. Célebre por: Además de por ser inteligente y buen conversador, por dos hermosos libros que toca leer, La mujer en el umbral (2005) y El triunfo de la muerte (2010), y por por seguirle los pasos a Mario Vargas Llosa, entre el 2002 y el 2005, para realizar dos documentales sobre el, ahora, Premio Nobel.

1. ¿Recuerda qué se siente ir a cine por primera vez?

Mis recuerdos varían y se mezclan, unos placenteros y otros espantosos, y no estoy seguro de que alguno corresponda a mi primera vista al cine. Sin embargo todos lo parecen y tal vez alguno lo fue. Recuerdo la pantalla del Metro Teusaquillo, enorme y blanca como un farallón, y el hormigueo expectante que sentía en el estómago mientras oía la música de Ligeti que servía de preámbulo a la proyección de “2001: Odisea del espacio”. También recuerdo con horror los momentos previos a salir de la casa a ver una película bíblica (¿”Rey de reyes”, tal vez?). Yo no quería ir porque tenía terror del momento en que se “rasga el velo del templo” y se “abren los cielos”. Ese abrir de los cielos me hacía prever imágenes de un horror paralizante. Además no ayudaba a mi ánimo que días antes se habían tratado de entrar los ladrones y mis papás, antes de salir, decidieron guardar todos los objetos de valor como si de un momento a otro fueran a invadir lo Hunos. Después de tanto terror y suspenso, cuando llegó la temida escena, los efectos especiales resultaron tan ridículos que me sentí estafado.
2. ¿Cuáles son las películas de su vida que puede comparar con (haberlas visto fue para usted) un gran evento como la primera comunión o la graduación o el matrimonio?

Cuando tenía 15 años, me preparé largo tiempo para el estreno de “Barry Lyndon”. Mi hermano, que me lleva ocho años, me había contado “Naranja Mecánica” en gran detalle unos años antes, y la proyección de la nueva película de Kubrick iba a ser mi iniciación en los misterios del “verdadero” cine. Me disfracé de adulto (o, mejor dicho, simplemente me disfracé) y, para mi sorpresa, entré sin problema alguno. La película resultó todavía más perfecta de lo que había soñado y ese día decidí que tenía que hacer cine. Digamos que esa pudo ser mi “primera comunión” cinematográfica. Semanas después vi en el cine La Comedia, “Gritos y susurros” de Bergman, y quedé tan traumatizado que tuve pesadillas varios días seguidos: creo que eso, sin duda, me preparó para los horrores del matrimonio. Un par de años después, en la Cinemateca Distrital, vi “Nos amamos tanto” de Ettore Scola. Quedé conmovido y feliz, y la vi casi a diario mientras duró en cartelera. Ese fue, sin duda, mi el equivalente cinematográfico a mi “primer amor”. Tanto así que no soy capaz de verla ahora por miedo a defraudarme.

3. Si acabara de conocer a alguien que ve pocas películas, y quisiera presentarse como es, ¿qué películas lo pondría a ver con usted?

Depende, si es hombre trataría de convertirlo a los misterios del cine de Bresson y de Tarkovsky. Si es mujer, me iría por “Nos amamos tanto” o, si estoy lanzado, por “El imperio de los sentidos”. El cine es una maravillosa arma de seducción.
4. ¿Cuáles son sus películas malas favoritas, es decir, cuáles son sus principales placeres culposos del cine?

Yo se que debería tener una película mala entre mis favoritas, pero por más que lo pienso no encuentro una. De vez en cuando, en televisión, he visto comedias románticas con cierto dudoso placer, pero la verdad es que ni siquiera me acuerdo de sus títulos.


5. ¿Por qué no puede dejar de hacer cine? O: ¿por qué no puede dejar de ver cine, de escribir sobre cine, de escribir cine?

Si puedo, claro que puedo. Siempre me queda la literatura…

 

 

Un comentario para “Blogumental de cine: Mauricio Bonnett”

  1. Herny Hernández dice:

    BiblioRed tiene un excelente plan para este mes, foros y talleres sobre cine. http://scr.bi/BibloRedFebrero

Dejar un comentario